Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Cronicasrevista escriba una noticia?

El "Estado Islámico" y la Contabilidad del Terror.

04/10/2014 17:02 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

imagePor Teresa Da Cunha Lopes / Grupo Crónicas Revista

Uno de mis columnistas favoritos (a nivel mundial) es Delfeil de Ton (obvio, es un pseudonimo), pluma que consigue colocar algo de humor, cada lunes, en el agreste y desolador panorama de la "actualidad" y que colecciona las noticias imposibles, burlescas, ridiculas, impresentables, surrealistas que día con día la irracionalidad humana produce. Uno de los ejemplos, aparentemente, perfectos de esta irracionalidad es el "Estado Islámico" (ya saben, aquel grupo que no es un "estado" y que de "islámico" tendrá algo, no mucho) . Pero es una "irracionalidad" ficticia.

Es una irracionalidad transmitida por un plan de marketing informativo del grupo que conscientemente esconde la planeación precisa y minuciosa de objetivos, bajo la fría racionalidad y lógica de estructuras del terror.

Como consecuencia, nos sentimos transportados al universo inverosimel de la casa de los horrores de un circo tercermundista. Claro, después de pasar por la tienda de los espejos en que todo está retorcido, deformado, ampliado. Esta sensación de circo, sanguinario a la manera de los grandes espectáculos de Cómodo en las arenas del Coliseo en la Antigua Roma, es magnificada, por un lado por economías de escala, típicas de los conflictos armados modernos y, por otro lado por la reproducción mediátia, 24 sobre 24, de millares de tragedias humanas.

Los "espejos" de esta simulación mediática de peligro inminente, son construídos con voces y faces familiares. Inevitablemente, tenemos que caer en la psicosis de que el enemigo está en el patio, que todos seremos decapitados en nuestras camas y que Lisboa y Madrid van ser reconquistadas por el califato en dos años. Nada más lejos de la realidad, pero extremadamente efectivo en términos de escenificación de un peligro engrandecido, que no corresponde a la realidad de la organización que se autodenomina EI ( o DAESH por su acronimo árabe).

Esta psicosis es creada por la proyección propagandística de los combatientes extranjeros, gente anodina de los suburbios occidentales convertida al Islam y que se transforman en las estrellas de las redes sociales. Yihadistas extranjeros, muchos de Europa, se encontran entre los que irrumpieron en Mosul y se han extendido por el centro de Irak desde entonces. La mayoría de sus nombres ya eran conocidos por las agencias de inteligencia que habían tratado de rastrear sus movimientos después de llegar a Turquía, luego desaparecieron, inicialmente a través de la frontera con Siria. Los nombres de guerra asumidos por los recién llegados dejaron sus rastros en frío. Ahora, después de diversos operativos de grupos de operaciones especiales sobre el terreno, se ha recuperado abundante información que ha permitido a los funcionarios de los servicios de inteligencia conseguir detalles de familiares, y con frecuencia los números de teléfono y correos electrónicos.

La propaganda del DAESH (EI) se sirve de estos Yihadistas extranjeros, las voces de los "ninis" de los suburbios de Londres; la de los "beauf" de Marsella y de Paris y la de los retrazados mentales y desaptados de todo tipo del Wyoming, de Oklahoma y del "corn belt norteamericano", para difundir una narrativa simple pero eficiente del terror que conlleva la idea del "enemigo interior", el "enemigo en casa".

Las imagénes trabajadas, pensadas e intencionalmente construidas de las decapitaciones, de los fusillamientos, del terror, de la sangre, de la antecipación del cataclismo, son narrativas que hacen apelo a pulsiones ancestrales, a esquemas psicológicos que están presentes en cada individuo. Véase, por ejemplo, la atración por los géneros cinematográficos como las películas de horror, las sagas de vampiros, los zombies asesinos, tan populares en las series televisas y cuya estructura y elementos estéticos son usados en la propaganda del DAESH.

Es por demás evidente que la "corte de los milagros" internacionalista de las brigadas de yahdistas occidentales, no tiene ni los medios financieros, ni la agudez intelectual para iniciar y después desarrollar el circo sangriento del califato del terror.

Cuando hablamos del financiamiento del DAESH estamos hablando de las grandes ligas. Para Günter Meyer ( y no sólo ), director del Centro para la Investigación sobre el Mundo Árabe de la Universidad de Maguncia (Alemania), resulta obvio quién financia a estos radicales: "La fuente más importante de financiación del Estado Islámico hasta la fecha proviene de los países del golfo Pérsico, sobre todo de Arabia Saudita, pero también de Catar, Kuwait y los Emiratos Árabes Unidos".

Típica situación a la Delfeil De Ton: primero se establece un plan del negocios, bajo la estrategia de "start-up" del terror, y después se exporta en la modalidad de franquicia a diversas regiones desde Filipinas, pasando por Indonesia, claro Siria e Irak, sin olvidar a todos los "stan" ( Afaganistán y compañia), flirteando con Hamas, norte de África y el Cuerno de África, pero concentrando, finalmente, el esfuerzo "empresarial" en la región del petróleo que puede autofinanciarse en la segunda etapa. Y, principalmente generar ingresos.

Más sobre

La "cereza sobre el pastel" del terror transformado en sólida empresa, cuyo ejemplo es la "start up" alauita, fue la toma de Mossul . Sobre esta "start-up" del terror como empresa de lucro financiero mundial y sobre sus métodos operativos tenemos abundante información.Las 160 USB con datos meticulosamente agrupados en hojas Excell recuperados en la casa de Abdulrahman al-Bilawi, dos días antes, muestran un detalle contabilístico que cualquier servicio de hacienda aplaudiría.

De cierta forma existe un paralelismo extraordinario entre el detalle admnistrativo y el cuidado en el registro de los números de la "solucción final" nazi y los principios meticulosos de administración del DAESH (EI).

Antes de Mosul, su dinero en efectivo y los activos totales fueron de $ 875 millones de dólares originados en los circuitos de financiamiento con origen en los Emiratos árabes, Arabia Saudita y Qatar, lavados a través de Turquía. . Después de la toma de los pozos de crudo en Irak y Siria, con el dinero que robaron de los bancos y el valor de los suministros militares que saquearon, podrían agregar otros $ 1.5 mil millones de dólares a la suma inicial.

La contabilidad interna contenida en la información recuperada en las USB puso al descubierto una serie de cifras asombrosas, perfectamente desglosadas que serían el orgullo de cualquier gran multinacional, además de la existencia de un modelo organizacional, con un riguroso ejercicio de control de cada círculo y de cada individuo al interior de esos círculos. Los líderes del grupo habían sido meticulosamente elegido y aislados para cada círculo. Muchos de los que iconforman el nivel superior ? todos los veteranos curtidos en la batalla de la insurgencia contra las fuerzas de Estados Unidos desde hace casi una década ? no saben los nombres de sus compañeros, ni tienen contacto entre sí.

La perspicacia estratégica de Isis fue impresionante ? así como también su atención al detalle. Sólo superada por la ineptitud de los servicios de inteligencia occidentales en identificar el riesgo de estas nuevas estructuras y por la metida de pata política de Obama, con su ya característica calidad de "reluctant warrior" de enfrentar el problema que se dibujaba ante sus ojos desde hace tres años.

Durante el año pasado, funcionarios de inteligencia extranjeros habían aprendido que Isis controlaba ya flujos de efectivo masivo provenientes de los campos petrolíferos del este de Siria, que controlaba dese finales del 2012, y que algunos de los líderes se habían vendido de nuevo al régimen sirio. También se sabe que han cosechado ganancias inesperadas por el contrabando de todo tipo de materias primas saqueadas desde el estado en ruinas, así como antigüedades de valor incalculable de las excavaciones arqueológicas.

Queda claro, del análisis forense de las 160 USB que en menos de tres años, Isis (DAESH o EI) había pasado de ser una banda de gentuza de extremistas a quizás el grupo terrorista más rico en efectivo y con capacidad operativa en el mundo. Tan sólo para gastos de entrenamiento de operativos se habían llevado $ 36 millones de dólares al-Nabuk (un área en las montañas al oeste de Damasco Qalamoun).

La escala de los recursos del DAESH parece haberlos preparado para lo improbable: la ocupación casi relámpago de casi 1/3 de Irak y largas porciones del terrritorio sirio. Es contra esta máquina infernal empresarial y no sólo contra grupos operativos militares que occidente tiene que luchar.

A pesar de pensar que las operaciones aéreas de apoyo a las fuerzas kurdas sobre el terreno, acopladas con las misiones de operaciones especiales, son eficientes para frenar el avance del DAESH y obligarlo a regresar a una clandestinidad de células terroristas, dudo que sean suficientes. La guerra es siempre un fenómeno económico. Sea la guerra clásica, sean las nuevas formas de guerra no estatal, su fuerza o su debilidad es siempre la clásica. Así siendo, la verdadera lucha será por la eliminación de los financiamientos, de los operadores financieros y del acceso a nuevas fuentes de alimentación de las "empresas" del terror.

Caso contrario, ganaremos todas las batallas, pero perderemos la guerra.


Sobre esta noticia

Autor:
Cronicasrevista (4993 noticias)
Fuente:
grupocronicasrevista.org
Visitas:
214
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.