Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Cronicasrevista escriba una noticia?

El Estado Islámico es demasiado extremo y brutal, incluso para Al Qaeda

13/08/2014 03:42 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

imageAgencias

En el escondite de Pakistán en el que Osama Bin Laden fue asesinado, las fuerzas especiales estadounidenses encontraron una carta de 21 páginas.

El documento, publica The Daily Mail, advierte sobre el surgimiento de un nuevo y despiadado grupo de extremistas islámicos, capaces de tal brutalidad que Al Qaeda se vio obligada a cortar todos los lazos con ella.

El grupo no es otro que Estado Islámico, que hoy siembra el terror en Irak y Siria, donde ha autoproclamado su propio califato. EI tiene tal desprecio por la vida civil, que Al Qaeda temía que pudiese dañar -aun más- su reputación.

La carta fue escrita por uno de los altos cargos de Bin Laden en 2011 y catalogaba los actos de barbarie de EI: uso de armas químicas, bombardeo de mezquitas y masacres en iglesias católicas.

Fundamentalmente el documento decía que EI es demasiado extremo, incluso para el grupo que mató a miles de personas en el atentado de las Torres Gemelas.

EI controla un territorio mayor que Gran Bretaña y seis millones de personas viven bajo su control y la imposición de su ley islámica.

Su característica bandera negra representa el yihadismo más extremo y se puede ver en el fondo de escalofriantes vídeos de internet que promocionan crucifixiones y decapitaciones de infieles.

El autoproclamado califato supondría -de ser reconocido- el mayor cambio en la geografía política de Oriente Medio desde que se elaboraron las fronteras de Siria e Irak en 1916.

Su fundador, Abu Bakr al Baghdadi, desprecia el gobierno chií de Irak y manda a más de 10.000 combatientes, muchos de ellos antiguos soldados de Saddam Hussein o suníes desencantados.

También preocupa el crecimiento de los extremistas islámicos extranjeros, entre ellos británicos y españoles.

Además, el grupo controla puntos clave como yacimientos de petróleo y grandes ciudades (Mosul), además de la ayuda económica de sunitas ricos de los países del Golfo.

imageEl presidente iraquí, Fuad Masum, encargó al el chií Haidar al Abadi, dirigente de la coalición Estado de Derecho, la formación de un nuevo gobierno.

Las televisiones locales mostraron escenas del acto en el que Masum encomendó a Al Abadi reemplazar al hasta ahora jefe del Ejecutivo, Nuri al Maliki, en presencia del presidente del Parlamento, Salim al Yaburi.

Tras este discurso, miembros de las Fuerzas Especiales leales al primer ministro comenzaron a desplegarse en puntos clave de Bagdad, en un gesto al que se han unido varias milicias chiíes también leales a Al Maliki, que han incrementado sus patrullas en la capital y sus alrededores.

A finales de julio, el primer ministro hizo un llamamiento a los partidos políticos del país para que superen sus diferencias y trabajasen para formar lo antes posible el nuevo Gobierno.

El llamamiento de Al Maliki llegó en medio de los intentos de los partidos políticos de poner fin al estancamiento existente desde la celebración de las elecciones parlamentarias en abril, especialmente debido a los avances del grupo extremista Estado Islámico ?antiguo Estado Islámico de Irak y el Levante (ISIS).

Al Maliki trataba de formar Gobierno pese a la oposición de suníes, kurdos y algunos chiíes. Clérigos chiíes del país y las potencias occidentales, por su parte, han presionado a los políticos para superar este estancamiento y formen un nuevo gobierno de unidad frente a la insurgencia.

"La seguridad de Irak está en sus manos. Los asuntos deben volver a su cauce normal", dijo Masum a Al Abadi al encargarle la formación de un Ejecutivo que debe calmar un país tremendamente polarizado y que sufre la ofensiva de los insurgentes suníes encabezados por el Estado Islámico (EI) en el norte del país.

Nacido en Bagdad en 1952 y doctorado en Ingeniería Electrónica por la universidad de Manchester (Reino Unido), Al Abadi es un destacado dirigente del partido islamista chií Al Dawa, dirigido por el propio Al Maliki, quien hasta el momento no se ha pronunciado sobre su sustitución.

En un discurso anoche, Al Maliki había anunciado que no pensaba renunciar a un nuevo mandato y acusado a Masum de entorpecer su camino.

Al Abadi vivió en Londres como opositor del régimen de Sadam Husein hasta la caída de éste en 2003, tras lo cual regresó a su país.

De 2003 a 2004, fue nombrado ministro de Telecomunicaciones dentro de la autoridad provisional de la ocupación estadounidense y, un año después, fue designado consejero del primer ministro en el primer Gobierno elegido en las urnas.

En el Parlamento, ha sido desde 2006 presidente de las comisiones de Economía y de Finanzas.

La UE apoya el nombramiento

"Celebramos la decisión tomada hoy por el presidente iraquí, Fuad Masum, de nombrar a Haidar al Abadi primer ministro designado de Irak", señaló la UE en un comunicado del Servicio Europeo de Acción Exterior.

Los Veintiocho consideran esta decisión "un paso positivo en el proceso constitucional hacia la formación de un nuevo Gobierno".

Instan además al primer ministro designado y a todos los líderes políticos iraquíes a que intensifiquen sus esfuerzos para lograr la "rápida formación de un nuevo gobierno que sea incluyente, que preserve la unidad nacional y que sea capaz de hacer frente a la crisis actual".

Irak está pendiente de la formación de un nuevo Gobierno desde las elecciones del pasado abril.


Sobre esta noticia

Autor:
Cronicasrevista (4993 noticias)
Fuente:
grupocronicasrevista.org
Visitas:
355
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.