Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Cultura escriba una noticia?

Fue Jean Baudrillard un feroz crítico de la realidad social

05/03/2012 05:18 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Un análisis sobre la simulación y el simulacro de la realidad, del filósofo y crítico Jean Baudrillard (1929-2007), fallecido hace un lustro, es retomado por el crítico de cine Enrique Olmedo Álvarez para discutir sobre el Séptimo arte y la producción de la realidad. Según Olmedo Álvarez, "Baudrillard entiende lo hiperreal como los signos de lo real o aquello que precede a lo real. Estos signos son los que se pueden manipular, entremezclar y se construyen como realidad. En este sentido, es la realidad producida que se consume como cualquier otro producto fabricado". Para que esta producción pueda ser llevada a cabo, es necesario que exista un productor, en este caso son los medios de comunicación los verdaderos artífices de la fabricación de "realidades", y es que los "mass-media" son los que ponen en situación a la masa para consumir determinadas realidades fabricadas. Es así, considera Olmedo, que el cine, aunque lo intente ocultar en la oscuridad de una sala, es un simulacro, porque llega a construir relatos tan bien elaborados, que muestran una realidad con sus ejemplos y contraejemplos, encuadrando aspectos concretos de la realidad que de otro modo podrían pasar inadvertidos. "El cine nos plantea discernir la diferencia entre realidad y ficción a través de esa realidad producida. El cine nos invita a reflexionar filosóficamente sobre estos aspectos y en nuestra mano e interés está aceptar o no esa invitación y desarrollar las capacidades descritas", concluyó Olmedo, en su portal "Cinemanet.info". Autor de una basta producción bibliográfica, relacionada con el análisis de la posmodernidad y la filosofía del postestructuralismo, Jean Baudrillard nació en Reims, Francia, el 20 de junio de 1929; a lo largo de su vida se desenvolvió en diversos ámbitos, entre los que destacan, el filosófico y el sociológico. En la década de los 60, comenzó a interesarse por la política a partir de la Guerra de Argelia y en 1962 y 1963 publicó críticas literarias en la revista “Les Temps Modernes” del filósofo existencialista Jean Paul Sartre. En 1966 defendió su tesis de doctorado "Le système des objets", bajo la dirección de Henri Lefebvre, y a partir de entonces, inició su actividad como docente de Sociología. Junto a Roland Barthes, fue uno de los fundadores de la revista Utopie y se adhirió a la idea sartreana de "intelectual", independiente de los partidos políticos y libre para dialogar con el marxismo. La influencia de Louis Althusser y Guy Debord es realmente importante para caracterizar al que Stevenson (1998) llama "primer Baudrillard". En 1960 sostuvo que las teorías marxistas habían quedado desactualizadas: según su pensamiento, la nueva base del orden social era el consumo y no la producción. En su libro "Crítica a la economía política del signo" se propuso explicar el surgimiento de la sociedad de consumo y la economía a través de la aplicación de las Teorías del Signo, originadas por la lingüística estructural de Ferdinand de Saussure, también adoptada por Roland Barthes. Así, en esta obra, Baudrillard atiende a las dinámicas de aislamiento y privatización del consumo que suponen la supremacía del sistema de dominación. A su vez, defiende que el marxismo es ya visto como "una corriente demasiado ocupada en cuestiones de economía política y demasiado alejada del análisis de la significación de la cultura. En 1990, antes de que iniciara la Guerra del Golfo, Baudrillard predijo que dicha guerra no ocurriría; después de la guerra, proclamó haber estado en lo cierto en "La Guerra del Golfo no tuvo lugar". En esta obra situó este acontecimiento como la inversa de la fórmula de Baudrillard predijo que dicha guerra no ocurriría. Después de la guerra, proclamó haber estado en lo cierto: "La Guerra del Golfo no tuvo lugar". En esta obra, Baudrillard presenta la primera Guerra del Golfo como la inversa de la fórmula de Clausewitz: no era la continuación de la política por otros medios, sino la continuación de la ausencia de la política por otros medios. Asimismo, aseguró que los medios de comunicación occidentales fueron cómplices, presentando la guerra en tiempo real, mediante el reciclaje de imágenes de guerra para propagar la idea de que los dos enemigos, los EE.UU. (y aliados) estaban en realidad luchando contra el ejército iraquí. Según su postura, Estados Unidos se vio comprometido con la ilusión de estar combatiendo, tal como la mente del jugador se ve inmersa en el videojuego, donde la experiencia engaña a la consciencia haciéndole creer que es un actor de algo que no está sucediendo. "Mientras el combate pudo haber sido real, sólo unas pocas personas en el otro extremo del planeta lo experimentaron. La "guerra" que fue transmitida por la televisión y, en consecuencia, la guerra tal como fue entendida por la mayoría de la gente, no fue real", aseguró el también autor de" El pacto de lucidez o la inteligencia del Mal". Para 2001 fue contratado por la European Graduate School de Saas-Fee, en Suiza, como profesor de Filosofía de la cultura y de los medios para sus seminarios intensivos de verano. A partir de los atentados del 11 S dictó conferencias en las que analizó semiológicamente los fenómenos del terrorismo y escribió "Requiem pour les Twin Towers" (2002) y "L'esprit du terrorisme" (2002). En mayo de 2005, publicó en "Libération" un artículo en contra del proyecto de Constitución europea, calificando el no francés como una respuesta y un desafío a un principio hegemónico que viene de arriba. Pensadores latinoamericanos, en particular de los escritores argentinos Jorge Luis Borges y Macedonio Fernández, quienes son citados con frecuencia en su obra, así como el poeta y ensayista mexicano Octavio Paz fueron algunas de las principales influencias intelectuales y estilísticas, de Baudrillard. Ejemplo de lo anterior, lo constituye el análisis del cuento de Borges "La lotería en Babilonia" que Baudrillard realiza en su libro "De la seducción" (1989), o el inicio de "La ilusión del fin" (1992) con una cita a Fernández, así como el diálogo que mantiene con la obra de Octavio Paz sobre el accidente en "El intercambio simbólico y la muerte". El filósofo y sociólogo francés Jean Baudrillard, feroz crítico de la sociedad de consumo y uno de los teóricos de la posmodernidad, murió el 6 de marzo en París, a los 77 años.


Sobre esta noticia

Autor:
Cultura (17131 noticias)
Visitas:
325
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.