Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Diamondhead escriba una noticia?

Jimena, a punto de llegar a costa mexicana, en categoría 3

02/09/2009 03:17 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

LOS CABOS, México (AP) - Cientos de turistas abandonaron sus alojamientos de lujo en el extremo sur de la península de Baja California a medida que el huracán Jimena avanzaba rugiente hacia allí el martes

Jimena se degradó el martes a la aún poderosa categoría 3, con vientos máximos sostenidos de 205 kilómetros por hora (125 mph). El huracán podría azotar con mucha fuerza esta región de desierto árido, playas pintorescas y aldeas pesqueras el martes por la noche.

Policías, bomberos y marinos mexicanos recorrían los asentamientos pobres cercanos a Los Cabos en busca de convencer a unos 10.000 habitantes de que evacuaran sus viviendas, construidas con tablas, cañas, láminas de plástico y hasta frazadas.

"Por su propia seguridad y la de su familia, aborden la unidad o diríjanse al albergue más cercano", voceaba el bombero Ricardo Villalobos por medio de un altavoz, mientras recorría las calles arenosas de la Colonia Obrera, un barrio pobre construido a lo largo del lecho de un río que se suele llenar cuando llega un huracán.

El gobierno mexicano declaró un estado de emergencia para Los Cabos y La Paz, capital del estado de Baja California Sur. Francisco Cota, director de protección civil de Los Cabos, dijo que más de 2.000 personas de vecindarios en terrenos bajos y campamentos de desamparados buscaron asilo en los refugios instalados en escuelas locales, y muchos más se fueron con familiares a zonas más seguras.

Otras 5.000 personas fueron evacuadas y ya funcionaban 159 refugios con una capacidad para 29.000 personas, dijo el vocero estatal de protección civil, Luis Armando Díaz.

La tormenta avanzaba la tarde del martes en dirección nor-noroeste a unos 19 kph (12 mph). Una advertencia de huracán permanecía en efecto para la parte sur de la península, que ya ha sido azotada por intensos vientos, grandes olas y lluvias torrenciales.

El vórtice del huracán pasaría cerca o por encima del extremo sur de la península el martes por la noche o el miércoles por la madrugada. Según los pronósticos, pasaría al noroeste de Los Cabos.

Se esperaba que unas 20.000 personas más evacuarían en otras poblaciones de la península. Las escuelas, muchos puertos y la mayoría de los comercios estaban cerrados. Trabajadores de rescate de la Cruz Roja y militares mexicanos se preparaban para tareas de auxilio tras el paso del huracán y dos aviones Hércules del Ejército mexicano trajeron suministros médicos.

Un grupo de niños corrían entre las fuertes ráfagas de viento el martes, ondeando pedazos de papel y bolsas de basura, bajo una lluvia intermitente. Los meteorólogos anticipan que el huracán arrojará entre 12 y 25 centímetros (5 y 10 pulgadas) de lluvia en la zona, pero ya los cauces secos de los arroyos mostraban torrentes caudalosos.

Hank y Maureen Butt, turistas de Los Gatos, California, sacaban fotos afuera de su hotel en Cabo San Lucas en medio de un viento intenso.

"Las olas han estado muy buenas", dijo Maureen Butt, enfermera de terapia intensiva.

"Creo que estaremos a salvo en lo que respecta a los daños mayores", dijo su esposo. "Estamos en un edificio muy bueno".

Cerca de allí, en un asentamiento pobre, Marco Nina, un albañil de 24 años, observaba con desconfianza un arroyo que crecía a metros de su vivienda de chapa.

"Estamos aquí con los nervios de punta", dijo. "Si se viene, el techo no va a resistir. Otras tormentas han pasado pero no tan fuertes".

Funcionarios locales dijeron que el huracán Juliet, de categoría 4, fue la tormenta más dañina en la historia del estado: dejó varias muertos y perjuicios por 20, 5 millones de dólares en septiembre del 2001.

Con la tormenta apenas a 175 kilómetros (110 millas) al sur de aquí, muchos turistas se apresuraron a dejar esta ciudad turística, donde estrellas de Hollywood suelen verse entre los condominios y complejos de tiempo compartido frente al mar.

Los hoteles, en temporada baja en esta época del año, estaban ocupados apenas en un 25%. La asociación de hoteleros locales estimó que en Los Cabos, ciudad de 58.000 habitantes, quedaban 7.000 turistas.

Algunos, sin embargo, lejos de huir, se arrojaban a las enormes olas causadas por el huracán.

Los vientos huracanados se extendían en un frente de 75 kilómetros (45 millas) y los vientos con fuerza de tormenta tropical llegaban a 220 kilómetros (140).

En tanto, la tormenta tropical Erika se formó en el Atlántico, lejos de las costas y al oriente de Antigua y Barbuda. La tormenta genera vientos de alrededor de 80 kph (50 mph) y podría intensificarse en los próximos dos días.


Sobre esta noticia

Autor:
Diamondhead (1 noticias)
Visitas:
115
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.