Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Cultura escriba una noticia?

Está Jorge F. Hernández enamorado de la Ciudad de México

06/07/2009 07:47 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Enamorado de la Ciudad de México, a la que también odia -según sus palabras-, como le sucede a muchos de sus habitantes, Jorge F. Hernández, autor del libro "Requiem para un ángel", se identifica con su personaje principal, un ángel, quien decide convertirse en el auténtico salvador de esta urbe. Entrevistado por Notimex, el autor de "La Emperatriz de Lavapiés", finalista en el Premio Internacional de Novela Alfaguara 1997, señaló que entre la ciudad y sus habitantes se genera un romance que provoca adrenalina, que se convierte en ansia por embellecer la ciudad, limpiarla y hacerla más bonita". Hernández explicó que "ese personaje fue creciendo, de pronto se desbordó y se volvió una especie de monstruo que me rondaba". Agregó: "Yo estaba escribiendo otra novela, ésta la tenía empolvándose y de pronto la desempolvé y dije el ángel tiene razón, vamos a darle chance de que vuele.", entonces éste trata de arreglar la ciudad y al mismo tiempo aprende muchas cosas, del coro de personajes que son la ciudad". Todos los personajes tienen apellidos de colonias de la ciudad de México y todos a su manera tratan de ir enseñando cosas, adujo orgulloso. "Cuando Angel Andrade sale de su vida, cambia de apellido y decide llamarse Angel Anáhuac, ya una persona que se pone ese nombre ya es un demente y dentro de su desquiciamiento irracional él cree que va a poder salvarnos, quizá porque cree que con ello también se va a salvar él", explicó emocionado. "Lo que quiero es que la gente lea, lo primero que quiero es eso y que algunas personas reflexionen, en particular los que tienen responsabilidades y no solamente porque ejercen el poder, sino también el que tira basura en la calle ejerce una responsabilidad, está contrayendo una responsabilidad con los demás", afirmó contundente. Acotó que además incluye el que no hace nada cuando está de testigo ocular de un asalto, contrae una responsabilidad con los demás, es más con la humanidad. "Se trata de un recorrido medio alucinante por lo que es esta ciudad, que es delirante, con muchos colores, sabores, muchas cosas, en los semáforos te venden un perchero y también un litro de leche si tú quieres o te venden un manual para corregir ortografía, es increíble, esta ciudad es un carnaval", apuntó el autor. "Entonces lo que me preocupaba en primer lugar era terminar la aventura de este orate Angel Anáhuac, hacer un coro que estuviera bien, que no estuviera desafinado, de una ciudad que es tan grande que realmente parece difícil abarcarla, no sé si lo logré, pero el propósito final es que la gente tenga una historia que en el fondo es entrañable sobre la capital de México", comentó. "Escribo porque no puedo entender la vida sin escribir, es decir, escribo diario, aunque sea un párrafo y más que escribir me dedico a leer, leo mucho, leer es lo único que nos salva", comentó orgulloso. "Tengo la intención de seguir publicando novela; escribo en una columna semanal, que es de lo que vivo, tengo que entregarla porque si no, no cobro". "El germen de la primera idea comenzó más o menos hace 10 años y eso se quedó empolvándose por diversas razones, vaivenes y descalabros que ha tenido mi vida personal, en mudanzas y que de esto no se vive, yo vivo de talachas, de cosas que hago por fuera, por otros lados, de dar clases, de cuidar a mis hijos, eso es lo que me da vida", recordó. "Poco a poco fue madurando la idea, sobre todo fue creciendo el personaje del angelito, ya cuando tenía las alas bien puestas, pues propiamente esto se terminó en el transcurso de 16 meses más o menos, que fue lo que me tardé en escribirlo", comentó. Abundó: "Mi libro lo puede leer quien guste, no creo que haya qué dividir a los lectores a priori, a mí no me gustan los escritores, ni los locutores de televisión que nos hablan como si fuéramos imbéciles". "Yo sí creo en la inteligencia de todos los lectores y todas las personas que lean de cualquier edad, de cualquier nivel de alfabetización que tengan pueden acceder a este libro, en donde no solamente está mi voz, yo creo que está la voz de muchísimos personajes de la Ciudad de México, entonces el chiste está en reconocerse", señaló. Hernández nació en México en 1962; hizo estudios de doctorado en historia en la Universidad Complutense de Madrid. En 1987, su libro "La soledad del silencio. Microhistoria del Santuario de Atotonilco", obtuvo el Premio Nacional de Historia Regional Atanasio G. Saravia. En 2000 ganó el Premio Nacional de Cuento Efrén Hernández, con el relato "Noche de ronda". Ha publicado los libros de cuento "En las nubes" (1996), "Escenarios del sueño" (2005) y "SeisCuentosSeis y uno de regalo" (2009). Su novela "La Emperatriz de Lavapiés" (1999) quedó finalista en el Premio Internacional de Novela Alfaguara 1997 y ha sido reeditada en formato de bolsillo por Punto de Lectura. Como ensayista ha publiacado "Requiem taurino" (1998), "territorios del tiempo: antología de entrevistas con Carlos Fuentes" (1999), "Espejo de historias y otros reflejos" (2000) y "Signos de admiración" (2006). Actualmente publica la columna "Agua de azar" en el diario Milenio. Es tutor en la Fundación para las Letras Mexicanas. "Por ahí viene otra novela que estoy escribiendo, con un tema distinto, haber si esa me consolida como escritor", concluyó el autor capitalino.


Sobre esta noticia

Autor:
Cultura (17131 noticias)
Visitas:
1407
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.