Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Cronicasrevista escriba una noticia?

José Sócrates diseñó un plan fiscal para regularizar 20 millones de euros. Hoy se encuentra detenido

23/11/2014 13:20 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

imagePor Andrés Torres

EFE

El ex primer ministro portugués José Sócrates ya ha pasado dos noches en dependencias policiales y dos días en el Tribunal. Aunque el sábado estuvo más de cinco horas en la sede del Tribunal Central de Instrucción Criminal y hoy se encuentra allí desde primera hora de la mañana, el mutismo sigue siendo la nota dominante en torno a su interrogatorio judicial.

Su abogado, João Araújo, no ha querido comentar nada a la entrada del Campus de la Justicia, un lugar en el que ya había estado el ex jefe del Gobierno luso hace años, cuando fue el encargado de inaugurarlo, tal y como puede verse en una placa conmemorativa del acto.

Sócrates ha vuelto ahora como sospechoso de supuestos delitos de fraude fiscal, blanqueo de capitales y corrupción, por lo que fue detenido la noche del viernes en el aeropuerto de Lisboa, nada más aterrizar procedente de París.

Algunos medios apuntan que los investigadores de este caso sospechan que el ex primer ministro sabía lo que iba a ocurrir y estaba informado de las otras detenciones, registradas el jueves, porque había retrasado su vuelo de regreso a Lisboa en dos ocasiones.

Añaden que el hecho de que haya regresado voluntariamente puede ser considerado un atenuante por el juez.

Es un caso que ha provocado una gran conmoción en el país porque se trata del primer ex jefe del Gobierno detenido por delitos de corrupción. Las reacciones políticas a su situación siguen siendo de mucha prudencia y cautela, aunque todos coinciden en que este escándalo puede tener repercusiones en las elecciones legislativas del próximo año y, sobre todo, en el Partido Socialista (PS), que estrena nuevo líder en medio de todo esto.

Estupor en el Partido Socialista portugués

Se trata del popular y carismático alcalde de Lisboa, António Costa, elegido secretario general anoche con el 96 por ciento del apoyo de los simpatizantes. En su primer discurso como líder de la oposición, Costa incidió en que hay que separar los sentimientos de amistad y solidaridad de la acción política y la misión del partido.

No obstante, dio un espaldarazo a Sócrates, al afirmar que el PS "no adopta las malas prácticas estalinistas de eliminación de las fotografías de este o aquel".

El partido, añadió, "asume toda su historia de buenos y malos momentos", es solidario personalmente y respetará "escrupulosamente" el dictamen de la Justicia en éste y en cualquier otro proceso.

Desde el Gobierno no ha habido reacciones, aunque hoy el primer ministro, Pedro Passos Coelho, lanzó un mensaje claramente alusivo, sin citar a Sócrates en ningún momento, al afirmar que los políticos en Portugal "no todos somos iguales".

Los sueños y los objetivos en política se alcanzan con esfuerzo, y lo que no se puede hacer es dar marcha atrás ante la primera dificultad, afirmó el jefe del Ejecutivo en un acto de su partido celebrado en la localidad de Guarda, en el centro de Portugal.

Este domingo, incidió Passos Coelho, se puede decir: "No todos somos iguales", gracias a que se ha trabajado mucho por lograr "esa diferencia".

Un fraude fiscal a medida

Ni su pensión, ni ingresos ordinarios, ni siquiera presuntas herencias familiares. Nada justifica la fortuna de veinte millones de euros que atesora el exprimer ministro portugués José Sócrates detenido este viernes en el aeropuerto de Lisboa por un macroescándalo de fraude fiscal, blanqueo de capitales y corrupción.

Tan es así que para justificar semejante botín, el otrora gran promesa del socialismo luso, ha recurrido desde hace tres años a su amigo de la infancia, Carlos Santos Silva, a cuyo nombre figuran pisos y cuentas en diversos bancos y sociedades offshore. No parece por tanto casualidad que Santos Silva, exadministrador de la empresa LENA vendiese a Venezuela 50.000 viviendas sociales prefabricadas, aprovechando la amistad que Sócrates mantenía con el difunto Hugo Chávez en sus días de vino y rosas como primer ministro del país vecino. Santos Silva es otro de los detenidos.

De acuerdo con la edición especial del semanario portugués Sol -titulado Toda a Verdade (Toda la Verdad)- la trama de enriquecimiento ilícito del que fuera el gran barón socialista portugués arranca en 2010, una año antes de que dejara de ser primer ministro. Gracias al plan de regularización fiscal de capitales aprobado por el propio Sócrates, 20 millones de euros depositados en el banco suizo USB fueron transferidos a una cuenta del Banco Espírito Santo de Portugal a nombre de su socio Santos Silva. Un retorno de divisas que pasó de tributar un 50% a un 5% merced a la 'amnistía fiscal' ad hoc auspiciada por el primer ministro socialista.

Ya retirado de la escena política portuguesa, Sócrates se muda a París en 2011 sin ninguna nómina conocida, al margen de la pensión de 2.000 euros mensuales que concede el Gobierno portugués a los antiguos primeros ministros; una cantidad a todas luces insuficiente para vivir en pleno centro de la Ciudad de la Luz y disfrutar de la haute cuisine de los más prestigiosos restaurantes parisinos, tal y como se hizo eco la prensa portuguesa. Cabe recordar que aquellos 20 millones de euros regularizados oficialmente pertenecían a Carlos Santos Silva.

Blanqueo de dinero

Santos Silva, a través del abogado Gonçalo Ferreira, también detenido, hacía llegar a Sócrates una "paga" de 10.000 euros mensuales, insuficiente para el elevado tren de vida del exmandatario portugués de paladar exquisito y aficionado al glamour de París. Para blanquear más dinero la trama tenía en la madre del exprimer ministro a una actriz fundamental. Santos Silva le compró a su madre en 2011 dos apartamentos por valor de 175.000 euros, un dinero que es transferido poco a poco, a través de 'mamá', ya blanqueado.

En 2012 la progenitora de Sócrates vende a Santos Silva otra vivienda en el edificio lisboeta Heron Castillo por 600.000 euros que también transfiere a su hijo. Aunque todas estas operaciones de compra-venta de inmuebles acaban por salir a la luz pública, Sócrates las justifica como una herencia familiar.

Una nómina de 12.000 euros mensuales insuficientes

En enero de 2013, José Sócrates encuentra trabajo. Y no un empleo cualquiera. Es contratado por la farmacéutica Octapharma por un jugoso sueldo de 12.000 euros mensuales tras haber suscribido numerosos contratos con los laboratorios en su etapa como primer ministro luso. No parece suficiente para su avaricia de modo que de nuevo Santos Silva transfiere otros 12.000 euros al mes a través de una offshore a un representante de Octapharma en Portugal que a su ves se lo entrega al político socialista.

La caída del Banco Espírito Santo

En agosto el Banco de Portugal rescata al Banco Espírito Santo para evitar el riesgo sistémico, es decir, que las dificultades de una de sus entidades más importantes arrastrara al resto del sistema financiero. Así, la entidad financiera se escinde en dos entidades. Un "banco bueno" (Novo Banco) y otro "banco malo". Los activos tóxicos, entre ellos los títulos de deuda de alto riesgo de la familia Espirito Santo serán colocados en el seno de una estructura de disociación ("bad bank"), encargada de liquidarlos.

En esta operación del regulador luso, se congelan las cuentas de la familia Espírito Santo y de algunos administradores. Alarmado, Santos Silva se apresura a transferir la fortuna depositda en el BES a otra entidad.

El dirigente socialista, de 57 años, se ha visto cuestionado, entre otros, por el caso inmobiliario Freeport, por la dudosa obtención de su título de ingeniero en una universidad privada y por su relación con condenados en el megacaso de corrupción "Face Oculta (Cara Oculta)". Sin embargo, en esta ocasión la Fiscalía apunta a un sospechoso movimiento de dinero del que habría informado una entidad financiera.

De acuerdo con el Diario de Noticias, este banco sería la Caixa Geral de Depósitos. Sea como fuere la sombra de la corrupción parece haber alcanzado al que fuera una de las más grandes esperanzas del socialismo en nuestro país vecino.

La sombra de la sospecha

El Caso Freeport -un centro comercial- iniciado por una denuncia anónima en 2004, fue el escándalo que le dio mayores dolores de cabeza a Sócrates, que atribuyó su vinculación en este caso a una cacería política y a los "poderes ocultos".

Las licencias de construcción de este centro a las afueras de Lisboa estuvieron bajo investigación de la Fiscalía portuguesa por irregularidades de concesión que salpicaban al ex jefe de Gobierno cuando era ministro de Medio Ambiente en el año 2002.

Se investigó, concretamente, el papel de Sócrates en la atribución de las licencias de construcción en un área próxima a un espacio protegido en el estuario del Tajo.

Después de años de investigación, se acabó por dar carpetazo al asunto sin que, ni siquiera, el dirigente socialista compareciese ante la Justicia.

El título de ingeniero civil que obtuvo en los años 90 en la Universidad Independiente (UnI) fue otro asunto peliagudo en sus años de Gobierno (2005-2011).

La oposición y la prensa portuguesa especularon con que Sócrates había tenido un trato de favor en la obtención del diploma pues uno de sus profesores era militante socialista.

La propia institución, de carácter privado, tuvo incluso que ser cerrada en 2007 por el Gobierno de Sócrates por una crisis de denuncias de corrupción y enfrentamientos entre directivos, que acabó con dos de ellos en prisión preventiva.

Sócrates, que ya se había graduado como ingeniero técnico civil en los años 70 en Coimbra, tildó entonces de calumnias las insinuaciones sobre cómo había logrado el título de ingeniero y defendió su pasado de buen estudiante y su vocación de completar la formación académica aunque fuera a edad tardía (39 años).

Su nombre también circuló en el escándalo "Face Oculta", que implicó a 36 acusados por una red de tráfico de influencias, fraude, corrupción y blanqueo de dinero, entre ellos a Armando Vara, amigo de Sócrates y exministro del Gobierno de António Guterres (1995-2002).

En la investigación del caso se interceptaron cinco conversaciones telefónicas y 26 mensajes de texto entre Vara y Sócrates.

A Vara, ministro adjunto entre 1999 y 2000 y presidente del mayor banco privado, el Banco Comercial Portugués (BCP), le condenaron el pasado septiembre a cinco años de prisión efectiva por tres delitos de tráfico de influencias.

También hubo escuchas en el proceso judicial del Taguspark, que investigó las supuestas compensaciones ilícitas que la dirección de un parque tecnológico dio al exfutbolista Luis Figo para que éste apoyase la campaña electoral de Sócrates en 2009.

Sin embargo, todos los acusados por este proceso acabaron por ser absueltos en 2013.

Otro caso más con Sócrates de por medio fue el de la entrada de la operadora Portugal Telecom (PT) en Media Capital, filial de Prisa y dueña de TVI, el canal luso de más audiencia.

Con el ingreso de PT en TVI, José Sócrates, con muy buena relación con la operadora, habría orquestado un plan para que el canal suavizase las críticas a su Gobierno socialista y a su persona, según se denunció.

Ante las dudas del propio presidente de la República, el conservador Aníbal Cavaco Silva, el exdirigente socialista decidió "evitar sospechas" y vetar la entrada de PT en el canal televisivo.

Parte de la prensa local le asoció además al caso Monte Branco, una megainvestigación sobre fraude fiscal y blanqueo de capitales en la que está implicado Ricardo Salgado, antiguo líder del extinto


Sobre esta noticia

Autor:
Cronicasrevista (4993 noticias)
Fuente:
grupocronicasrevista.org
Visitas:
310
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.