Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Radurulf Orchard escriba una noticia?

¿Por qué los jóvenes mexicanos no quieren votar?

01/07/2009 18:32 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

La juventud ya no cree en las propuestas falaces de los partidos políticos

A cuatro días de las elecciones a diputados, se pueden encontrar tanto en los medios de comunicación como en las conversaciones cotidianas que el pueblo mexicano ya se encuentra escéptico del panorama político que se ha venido gestando desde el cambio de sexenio hasta ahora, en nuestros días próximos a elecciones. Por fortuna el pueblo ha podido percatarse –aunque a las malas- de que las campañas políticas han dejado de ser lo que necesitarían ser, y se han metamorfoseado en campañas publicitarias-mercantilistas de ideologías. Si bien el problema no es que se desarrollen estas formas de proselitismo, la disyuntiva reside en la paradójica situación de que, en plena crisis económica y con el enervante y aumentante índice de desempleo, millones de pesos se estén derrochando en este tipo de luchas por la popularidad partidista, cuando el pueblo está sufriendo de hambre.

Los mexicanos ya no creen, ni se pueden dar el lujo de creer, en las utópicas y contradictorias promesas que cada candidato ofrece, muchas de ellas rayando la inconstitucionalidad y, sobre todo, los derechos humanos fundamentales.

Los jóvenes ya no creen en ningún color partidista, han preferido abstenerse o anular su derecho al voto

Como joven, uno se puede percatar que el panorama que se vislumbra en el horizonte de este país cada vez es más asfixiante, sin posibilidades de progreso ni mejora, con una creciente represión en todos los sentidos, sea de expresión, sea laboral, sea personal... Si existe el escepticismo en la política actual, no se le puede culpar, como pretenden algunos partidos y la mayoría de los medio de comunicación corporatizados como Televisa y TV Azteca, a grupos minoritarios “rapaces” que intentan destruir la democracia, como bien nos lo ha dejado plasmado el queridísimo Peje. No. La causa y origen es la política misma que ha venido extendiendo su putrefacción. Y los jóvenes mexicanos ya no soportan más esta situación. Si no se expresa fervientemente este sentimiento no es más que por miedo a las represalias que se puedan avenir sobre todo hacia este grupo, que siempre es el que se manifiesta y el que termina más oprimido y violado en sus garantías individuales. Una imagen me viene a la cabeza. Mientras que todas las arterias principales que comunican a las comunidades, pueblos y ciudades se hallan atiborrados de propaganda política patrocinada por el gobierno, o sea, por todos nosotros, cierto día que recorría la Ciudad de México por medio de su Sistema Colectivo Metro, aprecié la acallada voz del pueblo. Esto no es más que la campaña anti-política que el pueblo ha desarrollado, y consiste en proposiciones en etiquetas escritas a mano y sobre los carteles publicitarios de los partidos políticos en los vagones, en las paredes de las estaciones de este medio de transporte, en sus escaleras eléctricas, en postes, en bancas, en asientos, y en general, en todo aquel lugar que no haya sido ultrajado por las coloridas falacias de la propaganda partidista. Ésta es la voz del pueblo que ya no aguanta y que incita a negarles el voto a quienes, desde esta perspectiva, no lo merecen. El pueblo se niega a ser cocinado; se niega a reducir su libertad solamente a la elección de la salsa con la cual serán aderezados. Y los jóvenes mexicanos saben que el rumbo que ha tomado la política impide un verdadero cambio, el verdadero cambio. Los jóvenes, ante la situación de terrorismo estatal, sólo pueden darse media vuelta si es que pretenden conservar sus vidas; no se permitirán una vez más sólo votar por votar aunque no estén firmemente convencidos de las propuestas del partido. Votar no es entregarle nuestro apoyo al “menos peor” o al “menos chafa”, es creer fervientemente en lo que se postula. Ergo, como el pueblo, y en especial los jóvenes ya no creen en ningún color partidista, han preferido abstenerse o anular su derecho al voto.


Sobre esta noticia

Autor:
Radurulf Orchard (1 noticias)
Visitas:
2412
Tipo:
Opinión
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.