Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Cultura escriba una noticia?

Buscó Juan Ramón Jiménez belleza absoluta de la poesía y el espíritu

28/05/2011 07:59 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

La residencia de Estudiantes de Madrid conmemora su centenario de vida con una exposición de las primeras ediciones de libros de autores españoles destacados, entre ellos Juan Ramón Jiménez, poeta español y ganador del Premio Nobel de Literatura 1956, quien murió el 29 de mayo de 1958. La muestra, que se exhibe hasta el 18 de julio en la Sala Zaida de Caja Rural de Granada, incluye las primeras ediciones de libros de alumnos residentes famosos, como Federico García Lorca, Juan Ramón Jiménez, José Moreno Villa y el mexicano Alfonso Reyes. Juan Ramón Jiménez nació en Moguer (Huelva) el 23 de noviembre de 1881. En 1896 se trasladó a Sevilla para ser pintor, creyendo que esa era su vocación. Allí frecuentó la biblioteca del Ateneo sevillano. Escribió sus primeros trabajos en prosa y verso y empezó a colaborar en periódicos y revistas de Sevilla y Huelva. Comenzó la carrera de Derecho, impuesta por su padre, en la Universidad de Sevilla, aunque la abandonó en 1899. En 1900 publicó sus dos primeros libros de textos: “Ninfeas” y Almas de violeta. Poco después se instaló en Madrid, haciendo varios viajes a Francia y luego a Estados Unidos. La muerte de su padre en este mismo año y la ruina familiar le causaron una honda preocupación, vivida intensamente a causa de su carácter hiperestésico, y en 1901 fue ingresado con depresión en un hospital en Burdeos, regresando a Madrid posteriormente al Sanatorio del Rosario. En 1902 publicó “Arias tristes” e intervino en la fundación de la revista literaria “Helios”. También abandonó el Sanatorio del Rosario y se trasladó al domicilio particular del Doctor Simarro. En 1904 publicó “Jardines lejanos”. El trabajo más destacado de Juan Ramón Jiménez Mantecón fue la conocida narración lírica “Platero y yo”. Los poemas de Rubén Darío, el miembro más destacado del Modernismo en lengua española, le conmovieron especialmente en su juventud. También fue importante la lectura de los simbolistas franceses, que acentuaron su inclinación hacia la melancolía. La obra poética de Juan Ramón Jiménez es muy numerosa, con libros que a lo largo de su vida, en un afán constante de superación, fue repudiando o de los que salvaba algún poema, casi siempre retocado en sus sucesivas selecciones. La influencia del modernismo se percibe en sus primeros libros, aunque su mundo poético pronto apunta, como el de Gustavo Adolfo Bécquer, hacia lo inefable, con unos poemas hechos a partir de sensaciones refinadas por la espiritualidad, y de sutiles estados líricos, con un lenguaje musical. Con el paso de los años su estilo se hizo cada vez más depurado, siempre en busca de la belleza absoluta, de la poesía y del espíritu que él intentó fundir con su lirismo esencial interior, sin dejar de ser al mismo tiempo metafísico y abstracto, como se aprecia en “Baladas de primavera” (1910) o “La soledad sonora” (1911). “Diario de un poeta recién casado” (1917), escrito básicamente durante su viaje a Estados Unidos, donde conoció y se casó con su esposa Zenobia, es uno de los grandes libros de la poesía española. Además de “Eternidades” (1918), “Piedra y cielo” (1919) y, uno de los puntos más altos de su poesía, “Estación total”, un libro escrito entre 1923 y 1936, aunque se publicó hasta 1946. En 1936 se vio obligado a abandonar España al estallar la Guerra Civil Española, trasladándose a Washington. Este momento marcó en su obra el paso de la etapa intelectual a una suficiente o verdadera. En 1946 el vate permaneció hospitalizado ocho meses a causa de otra crisis depresiva. En 1950 se volvió a trasladar a Puerto Rico y dio clases en la Universidad de la isla. En 1956 la Academia Sueca le otorgó el Premio Nobel de Literatura. Estaba en Puerto Rico, donde vivió gran parte de su vida en el exilio y trabajaba como profesor en la Universidad. Tres días después murió su esposa en San Juan. Él jamás se recuperó de esta pérdida y permaneció en Puerto Rico, mientras que Jaime Benítez, rector del Recinto de Río Piedras de la Universidad de Puerto Rico, aceptó el premio en su nombre. Juan Ramón Jiménez falleció dos años más tarde, en la misma clínica de San Juan, en la que murió su esposa. Sus restos fueron trasladados a España.


Sobre esta noticia

Autor:
Cultura (17131 noticias)
Visitas:
223
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.