Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Elbuenfutbol escriba una noticia?

La fortuna del Negro

07/05/2012 15:17 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Con cariño para el Negro, a la locura que surge con la imaginación.

Creo que no les he hablado de él. Hace algunos años nos conocimos aquí en México. Vino de viaje de trabajo, pero coincidimos en la fiesta de una amiga que tenemos en común. Argentino y futbolero a morir, el Negro me adoptó de inmediato porque "amamos la belleza del balón". Aunque no fue un vínculo como uno quisiera. Actualmente le sirvo como una especie de psicoanalista lacaniano a distancia; me dedico a escucharlo hasta que se le agota la voz. En ocasiones se rinde hasta después de cuatro horas. Cabe decir que no cobro la terapia, pues todo ese dinero se derrocha en lo que él paga por las llamadas. A menudo lo regaño para que ya no gaste, sin embargo es imposible que haga caso. Terco y apasionado, Ariel encuentra la cura cada vez que se despide de forma rápida y cuelga.

imageFerviente hincha de Atlanta, equipo al que desea acompañar hasta que el mundo desaparezca, quiere ser enterrado con su playera y bandera para apoyar al Bohemio donde quiera que esté. Mientras eso ocurre, el paso de su club por la B Nacional no ha sido un sufrimiento exclusivo de él, sino también de un servidor. A lo largo del torneo, la tónica ha sido la siguiente: el teléfono suena, contesto y antes de saber quién llama escucho "esto no va bien, perdimos otra vez". Lo mismo pasa con los empates.

Un tránsito de enojos y tristezas han fluido a través del auricular durante toda esta temporada. El único momento de euforia, la sesión de terapia más corta, vino con el triunfo de Atlanta 1-0 sobre River Plate con el golazo de Fernando Lorefice. "¡Ganamos en Liniers! Me voy a festejar, adiós". Salvo ese episodio lo demás ha sido rabia para su pasión, llantos y gritos dedicados a los colores que ama.

Cabe decir que para aligerar las frustraciones, el Negro tiende a interpretar personajes o a disfrazarse en casa con el propósito de olvidar rápidamente los tragos amargos. Un día me llama vestido de astronauta porque "en la luna seguro ganamos". Otras veces se cree Salvador Dalí: "siempre dejamos ir puntos al final de cada partido, es surrealismo puro". Eso lo sé porque me describe a detalle su rol en turno o porque su hermano me manda un correo electrónico para contármelo.

Hace una semana, Atlanta perdió 0-3 ante Guillermo Brown. Sin embargo no hubo llamada ni correo electrónico de por medio. Sea por masoquismo o atención a mi paciente, me preocupé. Le escribí a su hermano, marqué a Buenos Aires, pero seguí sin saber nada de Ariel.

Una semana después, luego de que su equipo empatara a uno contra Boca Unidos, el Negro volvió a hacerse presente. Ahora su llamada no era para quejarse del Bohemio, sin embargo sí para hablar de fútbol.

Sara, su vecina de 60 años de edad, lo invitó a comer para platicar sobre algo muy importante. Ariel la vio tan preocupada, tan angustiada, que hasta dejó de lado el encuentro ante Guillermo Brown. No podía darse el lujo de fallarle a la mujer que le ayudó a pagar la escuela cuando en casa el dinero era escaso. Tampoco se negaría al ser que le compraba balones cuando él los perdía o se los robaban en el potrero.

Mucho menos iba dejar a su suerte a Sebastián, el esposo de Sara, hombre al que a sus 70 años le han detectado principios de Alzheimer. Ese anciano a punto de perder la memoria ha sido un gurú para el Negro. Además de la influencia de su padre, Ariel se adentró en el fútbol gracias al aporte de Sebastián.

De las narraciones improvisadas y relatos contados como hazañas por parte del anciano, el Negro revivía y sentía el triunfo de Atlanta por 3-1 contra Racing en 1960, partido con el cual el Bohemio obtuvo la Copa Suecia, su primer título profesional. Lo mismo ocurría para saber quiénes fueron Mario Griguol, Néstor Errea, Luis Artime, Hugo Gatti, entre otros míticos jugadores del club.

Sebastián y Sara no tuvieron hijos; él es estéril. Ariel y sus hermanos siempre fueron acogidos como hijos prestados, hecho que no incomodó para nada a los papás del Negro. Tras darle la noticia del Alzheimer, Sara le entregó un paquete a Ariel. "Es su tesoro. Guárdalo como si fuera tuyo. Cuando él ya no recuerde nada, cuando ya no sepa ni quién es, por favor dale sentido", le pidió la anciana.

El Negro Abrió el paquete y encontró varios cuadernos, varios diarios personales que albergaban figuras, partidos y goles de la historia del fútbol argentino. Recortes de periódicos, fotografías y algunos apuntes engrosan esos cuadernos. También hay uno sumamente especial. Uno de esos diarios guarda el crecimiento de Ariel y sus hermanos jugando al fútbol en los potreros.

-¿Y qué sentido puedo darle a algo que lo tiene por esencia?, le preguntó el Negro.

-Ahora que Sebastián pierda por completo la memoria, ven a casa y léele, cuéntale todo lo que viene en esos cuadernos. Sé que podrá no recordar nada, pero algo dentro de mí me dice que su gusto por el fútbol no se morirá con la memoria perdida.

La última llamada de Ariel fue para describirme este pasaje. Más que agradecer no haber visto la derrota de su equipo ante Guillermo Brown, el Negro aguarda con pena y dolor el momento en que su contador de historias sepulte la memoria. "No quiero que le pase. No se lo merece, no se lo merece", me dijo. Antes de colgar, me preguntó si puede ensayar conmigo el tono en qué habrá de contarle al anciano la vida acumulada en esos cuadernos. "También ensayaré con mi viejo. Gracias. Adiós".

Seguro pensarán que el Negro está loco. No es así. Únicamente es un afortunado; el poseedor de una riqueza invaluable y protector de una pasión que nunca muere.


Sobre esta noticia

Autor:
Elbuenfutbol (276 noticias)
Fuente:
elbuenfutbol.com
Visitas:
167
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas
Empresas
Lugares
Organizaciones

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.