Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Kandakulu escriba una noticia?

La locura colectiva

11/06/2011 08:03 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

¿Realmente los mexicanos tenemos opciones con el actual sistema de partidos o estamos condenados a una eterna "partidocracia"?

La locura colectiva.

Uno de los síntomas mas visibles de la locura es el hecho de esperar resultados distintos cuando repetimos la misma conducta. Por ejemplo, cuesta trabajo entender a la mujer que, golpeada constantemente, no deja a su marido, y se convence a sí misma que ésta vez será la última y que él ha cambiado, o al empleado que, habiendo perdido todo en el hipódromo en una tarde, espera con ansia la próxima quincena para nuevamente apostar a los caballos, creyendo sin lugar a dudas que ésta vez no perderá.

Cada tres años nuestra sociedad espera que los partidos políticos la representen, y que los diputados locales y federales, senadores y presidentes municipales entreguen su tiempo y dedicación a la obtención del bién común dejando de lado intereses personales, partidistas, sectarios, sindicales o corporativos. Frecuentemente, el encanto desaparece incluso antes de la toma de protesta de los funcionarios elegidos y, sin embargo, cada tres años el patrón se repite.

La realidad es que el estado actual de las cosas no va a cambiar de manera espontánea: ni los diputados, senadores y presidentes municipales se verán iluminados por un halo de luz republicana, ni los grupos de interés que los manipulan (Partidos, sindicatos, corporaciones e inclusive, grupos de delincuencia organizada) estarán dispuestos a sacrificar en aras del bien común su posición.

Un esfuerzo serio, pero inocente, fue el del llamado "Partido del voto nulo" durante las pasadas elecciones; serio, porque fue una manera de mostrar desprecio hacia los políticos y partidos de siempre, pero inocente, porque resulta absurdo esperar que quienes han puesto la mesa para servirse se retiren de la mesa de forma espontánea. La realidad es que el voto nulo no moverá sus conciencias y no les preocupa en absoluto, ya que sus cotos de poder se basan precísamente en lo contrario, el voto duro de los sectores, sindicatos y grupos a los que sirven. Es mas, grupos como éste, que promueven el absentismo y el voto nulo, benefician a los partidos que con sus cuotas de poder garantizan el resultado electoral ante la falta de votos en favor de otras opciones.

La única manera de tener una alternativa real al estado actual de las cosas es generar opciones distintas. De otro modo no seremos distintos de la mujer abusada o del jugador, ya que estaremos, en nuestra locura (que algunos calificarían de obligada), esperando un cambio que nunca hemos procurado.

Y le llamo locura obligada, porque en tanto la ley electoral no sea modificada para permitir candidatos independientes, las opciones se acotan a dos: Crear un partido político o participar en alguno de los que ya existen, pero ¿Estas son realmente opciones para lograr un cambio de fondo? Probablemente no sean óptimas, pero son las únicas, ya que los partidos políticos se han encargado de garantizar una larga vida a la "partidocracia" al cerrar las puertas a otras opciones de acceso al poder.

Cuando el secretario de la autoridad local preguntó si a los del otro partido les surtirían agua de riego, el interpelado respondió: por supuesto que no, pero déjalos que saquen agua de la presa a jicarazos, ¡no vayan a decir que no les damos!... Ese es el escenario con que se encuentra la fundación de un nuevo partido; es tan difícil crearlo, que muy pocos cuentan con los recursos necesarios para crearlo.

Así, resulta que los ciudadanos que pertenecen a un partido político, pueden ejercer plenamente su derecho a ser votados, siempre que los postule su partido (O cualquier otro, ya que hemos sido testigos en innumerables ocasiones del fenómeno del político "intercambiable"), y los ciudadanos comunes se convierten en ciudadanos de "segunda", ya que para ejercer su derecho a ser votados, tienen que incorporarse a las filas de un partido político.

Aunque se encuentra en discusión un proyecto de legislación electoral que permitiría las candidaturas independientes, mi posición no es nada optimista: seguramente los defensores de la "partidocracia" encontrarán la manera de hacerlo tan difícil que queden intactos sus cotos de poder. ¡Y después gritarán a los cuatro vientos el gran servicio que han prestado a la democracia mexicana! Y seguramente dejarán abierta la posibilidad de que todos los ciuadanos accedamos al poder ¡A Jicarazos!


Sobre esta noticia

Autor:
Kandakulu (4 noticias)
Visitas:
113
Tipo:
Opinión
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.