Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Josefasuarez350 escriba una noticia?

La Meditación

06/02/2021 03:41 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

¿Por qué debemos meditar? Lo debemos hacer porque somos seres espirituales

Resultado de imagen para meditar en grupo

¿Por qué debemos meditar? Lo debemos hacer porque somos seres espirituales. Debemos rezar, orar, porque pasamos un año terrible con el COVID19 y la anormal situación de una Venezuela enferma. El hombre, al recibir la vida, debería crecer sano y llegar a ser feliz; pero no lo es, sobre todo en la época que le ha tocado vivir. Y donde el ser humano presenta mayores conflictos es en sus cuerpos: físico y emocional, porque ellos, de saber vivir, tendrían que encontrar como aliados: el equilibrio, el bienestar y la salud. Y en la actualidad, el venezolano, especialmente, se siente triste, abatido y disperso, lo que acarrea enfermedades, sufrimiento y dolor, esto afecta inclusive a las personas preparadas y con una gran confianza en Dios de que ya deberíamos salir de esta situación. Debemos meditar para que al hacer contacto con instancias superiores y hacer contacto espiritual con el Padre, pidamos por la terminación de esta dictadura que lleva más de 20 años.

Y hoy, dentro de mi disciplina de trabajo intelectual como es: el estar investigando y escribiendo para enviar mis crónicas a Globedia.com, y poder colaborar desde mi casa para ayudar a concientizar a los venezolanos. Y en la revisión que hice en los días navideños, encontré unos pequeños libros (sin publicar aún), escritos por mí entre los años 1998 – 2000, que denominé: Los Caminos del Hombre, Los Caminos de la Luz, Los caminos del Amor y Los Caminos de la Energía. Este último, me llevó 10 años de investigación. Revisando esos escritos, apareció La Meditación, la cual creí oportuno publicar. Posteriormente, irá con La Sanación.

La Meditación es un proceso espiritual, que como disciplina, se ejercita para lograr el acercamiento del ser humano a su Ser Superior, su Ser Divino. Esta disciplina está siendo practicada por grupos e individualmente por las personas que trabajan por su elevación en el camino espiritual, el trabajo en grupo es bastante nuevo en Occidente, ya que en Oriente se practica la meditación desde hace siglos. La meditación en grupo contribuye a fortalecer un trabajo para cada uno de los hombres y para toda la humanidad. Si al grupo lo mueve un gran deseo de ayuda, un gran amor por el Padre, y la firme determinación de elevar su energía hasta establecer contacto que acreciente en los éteres la armonía, la tranquilidad, el amor, la luz y la paz en este planeta. Esta disciplina cae en el campo de la Metafísica, que es descrita por el compilador de las obras de Aristóteles (uno de los más grandes filósofos griegos), como los escritos que vienen después de la Física, los cuales trataban del Ser, la sustancia, la materia, la forma, las causas eficientes y las causas finales, Dios y las verdades morales. Puede definirse como “el conocimiento de lo absoluto”, “lo que está detrás de la naturaleza y lo hace posible”. Según Schopenhauer: “como la Ciencia de la existencia general, de ciertas existencias inaccesibles, en sí mismas a la experiencia, (Dios, el Alma) y de todas las existencias, o sea, el mundo”. La Metafísica nos provee de innumerables conocimientos, nos conduce a verdades trascendentes, que muchas doctrinas religiosas ocultan; en Metafísica buscamos el conocimiento dentro y lo explicamos y aplicamos en una enseñanza exterior bien fundamentada. La Meditación, como toda disciplina, requiere de una Planificación, en ésta, se trazan metas a largo plazo y objetivos a corto plazo, con una pregunta: ¿por qué?  

En la Meditación, también podemos preguntar ¿Por qué?. La respuesta es: porque somos seres espirituales, porque siento que soy un ser espiritual, que estoy convencid@ Que vengo de Dios, vengo de una instancia ultraterrena, que tengo que vivir bajo su amparo, que está conmigo en todos los momentos de mi vida y que todos vamos a Él un día, cuando se haya cumplido el trabajo que vinimos a hacer aquí en la tierra, y regresar por el camino de Luz ese día. En planificación, es importante ubicarla en un lugar, aún los más actualizados en Meditación, tenemos el privilegio de llevar el lugar siempre con nosotros, en nuestro corazón, en nuestro mundo interior, del que estamos dotados como seres espirituales, en el fondo del alma, en ese santuario interior que poseemos, levantando las tablas del Arca de Dios, como señala el hermano Hildebrando Bastidas en sus escritos, y si buscamos un lugar exterior para meditar, tenemos la naturaleza plena, frente al mar, una montaña, un río, en el jardín de nuestra casa y en los templos, sin olvidar nuestro templo interior...

Otra pregunta de la planificación general que podemos trasladarla a la planificación del proceso de meditación, es: ¿Cómo? ¿De qué medios? En nuestro espacio, buscando el tiempo – espacio, recibimos y damos amor, nos llega luz y la irradiamos. ¿Cuándo hacer meditación?. ? Un día, todos los días y el Último día, como se señala en la Oración del Ángel de la Guarda de nuestro Hermano Hildebrando Bastidas, al entrar al proceso de meditación; pero no podemos olvidar que meditar no es rezar, no es orar, no es poner a volar nuestra imaginación, es pasar a otro estado, a otra instancia, tú, si amas profundamente a Dios, sentirás que pasas, que das como un salto, te sientes en silencio, pero sientes una presencia, tu alma, tu espíritu... buscando... buscando el acercamiento al Padre, la constatación, el Amor, la Luz y la Paz

¿Qué sentimos al meditar?

Las experiencias son individuales, únicas, como es único el ser humano; no todas las personas logran entrar al proceso de la Meditación inicialmente, se necesitaría tener una mente totalmente equilibrada, una gran armonía interior, un escudo de templanza y bienaventuranza y un manto de serenidad, y en este mundo convulsivo, se hace difícil, porque la tierra en que vivimos recoge las acciones armónicas e inarmónicas de sus habitantes que nos afectan y la mente, no se queda tranquila, se desborda como un cántaro de leche por todas partes, como dice nuestra hermana Miriam Velasco: para que esto no suceda, están: la voluntad, la fe de poder hacerlo, las disciplina diaria y los ejercicios de respiración y relajación que nos ayudarán a lograrlo. Cuando practicamos con fe y Amor, logramos acercarnos, unir el microcosmos con el universo en grande, ya que nuestra razón de ser, radica en la unidad. Al estar en meditación sentimos la energía en las manos y una luz a nuestro alrededor, somos energía y luz, nos ayuda a sentirla, esa energía busca a su Dios, busca a su Creador, sentir que somos energía, ha sido comprobado científicamente y lo aceptan los escritores más escépticos, entre ellos, Krala Nahuma, lo acepta y describe magistralmente cómo actúa esa energía en un “Nuevo Amanecer”. Él escribe: “...el evolucionista busca la respuesta de la materia bajo el lente del microscopio... el religioso, todo lo atribuye a la Divinidad... y los teóricos afirman que somos producto del azar, se olvidan que somos materia y energía, se puede afirmar que cualquiera sea la fuente, es Creación” (*) Esa creación parte de un hecho al considerar que somos energía, que puede ser tangible o intangible, sobre ese conocimiento es que podemos entrar al laboratorio de la meditación donde sentimos que pasamos a otra instancia, a otro nivel, donde sentimos que somos parte del Universo, en paisajes indescriptibles, que nunca hemos visto, que ni siquiera hemos imaginado, con una sinfonía de colores como cuadros maravillosos de tonalidades incandescentes, degradantes, lumínicos, resplandecientes, difíciles de expresar y de explicar. Ves colores límpidos como un azul intenso con puntos luminosos, ves colores fusionados de todos los colores de las mariposas de la tierra, olas de un azul intenso encrespado hasta llegar a unos suave de cascada serena y bella, ves todos los azules de los mares de la tierra, todos los verdes de todos los árboles y todos los colores de todas las flores de la tierra; pero lo grande, es que tú lo ves, no lo imaginas, se abren espacios como lagos bordeados de un verde difícil de identificar, dentro de los prismas de los colores que conocemos, aparece el arco iris con semicírculos con los colores que lo caracterizan; pero fusionados unos con otros, semejando prismas, como los caleidoscopios que manejamos de niños, parecen escamas de peces de mil colores, tonalidades intensas y degradadas hasta que las sentimos suaves y hermosas dándonos mucha paz...

La Meditación es un proceso espiritual, que como disciplina, se ejercita para lograr el acercamiento del ser humano a su Ser Superior, su Ser Divino

Los colores, no sé describirlos; pero imagina nubes de plumajes de pavo real, elípticas bien definidas, paisajes del espacio que se unen a los espacios de la tierra, los tonos suben, bajan, brillan, se fusionan como la vida misma, en un vibrar sincrónico, hermoso, armonioso, como una música vibracional, intensa, única, celestial...

Nuestra experiencia de ver no es intensificada por las estrategias aplicadas por los métodos educacionales, ni es tomada en cuenta a no ser en actividades de algunas especialidades como la música, el teatro, la literatura, estudios de óptica, y muy específicos como la estereoscopia, por ejemplo, donde se utiliza un mecanismo visual binocular, (con los dos ojos) del ser humano para producir un efecto tridimensional de unos dibujos, presentados en dos dimensiones, estos ejercicios se hacen con los ojos abiertos; pero con los ojos cerrados, las técnicas de enseñanza no son muchas ni muy corrientes y sí se utilizan poco los ejercicios que ayudan al desarrollo intelectual, con menos frecuencia a nivel espiritual.

Yo utilizaba la técnica de ojos cerrados cuando fui maestra de niños, para imaginar un viaje, un cuento, un tema, una palabra, (la estrategia es buenísima para enseñar a leer), realmente, el resultado era hermoso, la imaginación infantil se desbordaba entre sus fantasías y realidades, la comunicación era increíble y siempre los colores jugaban en los cuentos de las mamás que escondían cosas en la barriga, hasta gatitos..., para pasar la alcabala que estaba en la vía Venezuela – Colombia. Aún recuerdo esas caritas pícaras de ojitos apurruñados, sonriendo, imaginando y contando sabrosos cuentos vacacionales, lindos cuentos infantiles que jamás olvidaré.

Bien, me estoy desviando un poco del tema de la Meditación, recordando mis experiencias primeras dentro de la Educación.

Cuando se tiene que intensificar la visión, la imaginación y la fijación de enseñanzas intelectuales, es recomendable estar tranquilos, relajados y dentro de la enseñanza – aprendizaje de la Meditación, es imprescindible estar tranquilos, serenos y hacer ejercicios de respiración profunda, aspirar y exhalar tratando de dejar nuestra mente sin imagen, en blanco, en un descanso sereno, tranquilo, para purificarla, para subir más y más..., hasta sentir solo una presencia, nuestra alma, buscando el espíritu, para constatar a nuestro Dios. Nos olvidamos del cuerpo físico, de las ataduras de la Tierra, de los apegos, tratamos de buscar nuestro “Yo Superior”

Actualmente, estoy leyendo los libros de Brian Weiss, los que me parecen excelentes. Hace mucho tiempo leí “Muchas vidas, muchos sabios”, cuando él empezó a escribir sobre la reencarnación, la que yo considero realmente cierta, pues es imposible que nuestro Dios, después de darnos la vida, al llegar la muerte, todo se acabe; en mi humilde opinión, eso no es posible, yo creo que tenemos que regresar para seguir cumpliendo lo que no se logró en una vida, y seguir aprendiendo, ya que por el conocimiento y una vida plena de amor, llegaremos a nuestra primera casa, buscando el espíritu para constatar a nuestro Dios. Para terminar, transcribo un escrito de Weiss en un pequeño librito que acabo de descubrir: “Meditando con Brian Weiss”

“Es importante observar que la Meditación misma – es altamente beneficiosa, cuando más profunda sea, más nos permite alejarnos del nivel de apariencia y tensión, de la frustración, la amargura y el resentimiento, y nos acercamos al Yo Superior, con su capacidad de amar. En consecuencia, al darnos cuenta que esta óptica de la vida y el mundo – y este amor ¡ está dentro de nosotros mismos, al descubrir que poseemos este precioso don, nos sentimos dignos de ser amados, capaces de lograr felicidad; somos seres esclarecidos y esclarecedores... Al estar condicionados a determinadas reacciones estereotipadas, nos enredamos en problemas y dificultades. Por momentos todo parece conducirnos a un callejón sin salida.”

La respuesta podría estar en dedicar apenas veinte minutos al día a la práctica de la Meditación(*) Meditando con Brian Weiss. Pp 10 - 11


Sobre esta noticia

Autor:
Josefasuarez350 (70 noticias)
Visitas:
4711
Tipo:
Opinión
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas
Lugares

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.