Globedia.com

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Tótua Nia escriba una noticia?

La metamorfosis de la novela

15/10/2012 15:44
0

image

Por Lily Martínez

La variación en la arquitectura novelística es una característica de la metamorfosis de la novela, ésta tiene que ver con la forma en cómo se narra la historia y cómo percibiremos a los personajes.

En la novela moderna[1] se deja de lado la estructura lineal en la que existe un principio, una mitad y un final y se da paso a una nueva forma de narrar, en la que el tiempo, el narrador y los personajes pueden cambiar incesantemente.

Para ejemplificar éste aspecto de la metamorfosis de la novela, me basaré en dos obras: "La señora Dalloway" (1925) de Virginia Woolf y "Orgullo y prejuicio" (1813) de Jane Austen.

En "Orgullo y prejuicio" podemos observar que la forma de narrar de Jane Austen es de carácter lineal, pues relata los hechos en la vida de Elizabeth Bennet en orden, de forma cronológica; por otro lado, en "La señora Dalloway", Virginia Woolf nos cuenta un día en la vida de Clarissa Dalloway sin cronología alguna y mediante un transitar de recuerdos y pensamientos.

Por una lado, Austen describe a sus personajes y las acciones que éstos llevan a cabo tal y como ve los hechos desde un papel de narrador, enlazándolos con los sucesos que ocurren con los demás personajes, pero respetando siempre la cronología. Y por otro lado, Woolf escribe lo que resulta una suerte de fuga de remembranzas y pensamientos, donde nos da a conocer lo que ocurre con otros personajes que no necesariamente están ligados al personaje principal en espacio y/o en tiempo, el papel de narrador resulta bastante diferente al de Austen porque nos narra los hechos desde las conciencias de sus personajes, haciendo más compleja la manera de contar la historia.

Con los personajes de Jane Austen podemos identificarnos o podemos ver reflejado a alguien que conocemos, porque nos narra al mundo real y cómo es que los personajes se desenvuelven en él; la identificación no sucede con los personajes de Virginia Woolf, porque en su novela no vemos al mundo real como es, sino como lo mira el personaje; más concretamente, en "Orgullo y Prejuicio" vemos cómo fue una parte de Inglaterra en la época en que vivió Jane Austen y cómo bajo ese paradigma se desarrolla la historia de Elizabeth Bennet; con Virginia Woolf en "La señora Dalloway" vemos Londres como Clarissa Dalloway lo percibía y lo vivía, razón por la cual no puede haber una identificación con ella o con los personajes que surgen de los recuerdos.

Con la comparación anterior podemos observar que la manera de narrar una novela cambió bastante de la época de Austen a la de Woolf, obviamente debido a la diferencia de épocas y a los acontecimientos históricos que ocurrieron en ellas y que fueron determinantes para las corrientes de pensamiento y los movimientos literarios contemporáneos.

En la novela moderna, el lector deja de ser un espectador de sucesos que podrían o no pasar en la vida diaria y ahora observa desde la reflexión del autor y no sólo desde los hechos relatados tal y como se supone ocurrieron, creo que esto hace que la novela de Woolf más individualista, y ésta última es otra característica en la metamorfosis de la novela.


[1] Que comprende las novelas publicadas desde 1920 hasta 1950 (Albéres, 1971).

Comentarios

No hay comentarios, se el primero en