Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Lovily escriba una noticia?

La muda

03/06/2009 18:53 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

La violencia que nos consume digerida sin alimento

Se comienza con punto y seguido; se pronuncia con acento y se enuncia con una grave al final: La violencia en el estado de Guanajuato. Con todo aquello que hace que el enunciado arribe en la mente y rebote en oriente, que signifique en el primer párrafo y que confunda al terminar. Hoy se puede decir y presumir que el mundo es de todos, o de algunos cuantos que dicen tenerlo y se saben de el. Las injusticias, la delincuencia, los actos en contra del gobierno, la desigualdad, la corrupción, la falta de libertad común.... son solo ingredientes necesarios para que el pastel este por terminarse. Actualmente donde se habita más que vivir, donde se chilla pero sin gritar, donde se esconde anunciándose, es ahí donde se arriba sin que pueda nombrarte quien es el que busca o quien es el culpable. Resulta de esta paradójica hermenéutica casualidad, que las grandes personalidades de la vida política nacional e internacional se ven involucradas en sucesos tan perecederos y tan absurdos, que nadie del medio o de la misma sociedad pudiera entender tal fenómeno.... creo que es un insulto a nuestras autoridades, quienes están encargadas de buscar simplemente el bien de la ciudad, y perezosos aquellos ciudadanos incontrolables e impacientes que juzgan tales actos, cuando nuestros mandatarios estiman que "nadie estará por encima de la ley". Atento aviso a la ciudadanía que no valora el sufrimiento y el compromiso uniforme que tiene nuestro gobierno para con la sociedad. Quien entonces se preocupa por los baches de la calles tormentosas y desafiantes por donde nuestros sicarios recorren la mejor ciudad para vivir. Nadie se preocupa si el vecino muere a los tres días de nacido, o quienes son aquellos que ciegan su mirada cuando se hablan de esos grandes y alarmantes cambios que se reducen en una proporción de acuerdos insaciables, de esperanzas de un futuro asombrador. Y ante tal promesa estamos los desmesurados, los beneficiados acorralados que nos escondemos en las faldas del gobierno, que somos incapaces de poner a prueba hasta la mas mínima sospecha de que Dios existe y de que es hombre. Pero ante esta situación que día a día naufraga de páginas saturadas en periódicos, en revistas, en la radio, la televisión...y todo esto a quien se les atribuye, para que un buen día como hoy te puedas dar cuenta, que soñar no cuesta nada y que la realidad de lo que se vive, es la realidad imaginada de nuestra política de esta gran ciudad, donde la vida no vale nada. Y no me atrevo a llamarlo situación actual de nuestro país, ya que siempre estuvo en los matorrales de la tierra, un día se acelero el proceso de cosecha política y se dio el fruto. Me niego a creer que las autoridades y sus procesos de acción ante el Estado sean productivos, más bien son cubre bocas prestados para que el virus no se extienda, aún cuando nisiqueira se ha pensado en la vacuna ante este mal social.

Ayer recordé el día en que nací, hoy empiezo a reconocer el lugar donde vivo y quizás mañana recuerde este hecho como una más de las tragedias que se disparan sin control. Por el contrario pudiera fingir que no he olvidado la tan eventual bienvenida de esas importantísimas personas de respeto y prestigio que inauguraron el ciclo violento en esta ciudad, como olvidar la seguridad con la cual fuimos sobreprotegidos por nuestro gobierno, al confundir si éramos cómplices o si el incrédulo delito me alcanzaba.

Me preparé entonces para entender porque la violencia estaba tan cerca y yo tan lejos de ella, me sentía apenas un bebe desesperado que piensa y no lo puede hablar, solo balbucea y te hace enloquecer, gatea para después andar, aun sabiendo que el piso es frío y que puede enfermar.... la violencia no existe o es lo que me hacen creer. Y me pregunto yo y te lo pregunto a ti: ¿será acaso que somos hombres libres de pensamiento y acción sujetos a un mundo de parentescos? O las causualidades son inmediatas al primer acercamiento con lo no visible, con lo inverosímil y fantasioso. Engañados o no, comunes y sedentarios, el hombre es así por naturaleza, sumiso y represivo, feroz y débil en un campo de batalla tan efímero como la política, como nuestros dirigentes, y peor aún, como su presidente al rescate de esta sociedad en hambruna.

O las causualidades son inmediatas al primer acercamiento con lo no visible, con lo inverosímil y fantasioso

Y encontramos a los culpables o mejor dicho a aquellos que me dibujan el rostro de pura agonía y compasión, de miedo y de angustia, pero que aún así mi sentimiento de amor y agradecimiento por no dejarlos ir, se encuentra de lado de su cámara y su micrófono. No hablo de los medios faranduleros que propagan mercancía importada regateada al mejor postor, hablo más allá de quien pudiera ser mi peor pesadilla o mi monstruo de cabecera, mi diario de cada día que distrae hasta al más oportuno caballero de la noche, mi sabio consejero que me pinta un mundo mejor, un mundo feliz y no precisamente el mismo del que habla Aldous Huxley, sino de aquel mundo tan utópico lleno de admoniciones basto de intelectuales y sabios, que creen que la solución esta en el quehacer de la unión, de la igualdad y de la falsa formación adictiva y perjudicial hacia ellos.

No se sientan heridos ni atacados, ni formen ese sentimiento de odio que yace por sus ojos y que se ve venir, recuerden que soy su lector y así mismo, su consumidor preponderante que los sigue paso a paso. Y antes de terminar, solo quisiera agregar que esta ciudad que ha podido contra el maravatío del narcotráfico, de la delincuencia, de la prostitución, de los secuestros, son solo cuestiones de interés social poco comunes, por lo tanto sonriamos una vez más y emocionense aquellos libres de pecado, que lo mejor esta por venir.

Esa que calla... con la boca abierta

Christian Díaz


Sobre esta noticia

Autor:
Lovily (1 noticias)
Visitas:
249
Tipo:
Opinión
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.