Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Laura Velázquez escriba una noticia?

La Verdadera Educación

09/05/2011 01:32 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

De pequeños, se nos dice que hay que ser siempre "bien educados"... Pero... ¿Quién determina lo que es "buena educación"...? Meditemos un poco en ello. Es importante aclarar varias cosas, porque... Saber no es educar... y educar no siempre exige pretensión universitaria.

Cuando somos pequeños, traemos ya el germen de una educación. Los latinos decían que educar era "sacar de dentro del alma, los principios mejores". Reconocían los antiguos que el hombre nacía con una inclinación a la bondad, a la justicia, a la belleza, pero que había que educar, es decir, provocar la madurez de esos principios, haciéndolos parte de nuestra vida diaria.

Instruir. ¡Qué palabra más dificil! Educar... ¡qué palabras más heroica!

Un instructor nos llena de datos para hacer las cosas. Un profesor avanza en esas mecánicas del saber. Un maestro, verdaderamente nos educa. Somos buenos instructores cuando enseñamos a manejar a alguien un tractor. Somos profesores cuando les inculcamos el afán de acumular conocimientos para progresar científicamente. Somos maestros cuando logramos tocar el más profundo deseo para que el prójimo sea mejor, ame la justicia, busque la verdad, realice el amor y no se aparte de la belleza.

Con la niñez, se empieza una instrucción. Con la juventud, se fomenta un profesorado. Con la madurez primera, se anhela un maestro, un verdadero orientador. Por ello nos explicamos que en los pueblos, la sabiduría de los viejos guíe a los jóvenes hacia la virtud y hacia la nobleza. Es que los viejos son maestros, antes que instructores o profesores, categorías por cierto elementalmente escolares.

Seamos instructores de nuestra mente,   profesores de nuestra voluntad, maestro de nuestro espíritu. Cultivemos la verdadera educación, la que nos hace brotar el amor a los grandes valores. Sólo así podremos descubrir grandes momentos de felicidad sobre la tierra.


Sobre esta noticia

Autor:
Laura Velázquez (122 noticias)
Visitas:
567
Tipo:
Reportaje
Licencia:
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.