Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Neofronteras escriba una noticia?

Langostinos, CO2 y protección de costas

09/06/2019 13:22 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Los manglares protegen las costas tropicales de las tormentas y, por tanto, de la erosión, pero están en retroceso en todo el mundo.

Hace unos días la humanidad batió, una vez más, la plusmarca en niveles de dióxido de carbono en la atmósfera al alcanzarse las 414, 7 partes por millón.

Esto significa que el calentamiento global seguirá su curso, subirá aún más el nivel del mar y los huracanes y ciclones tropicales serán más intensos y frecuentes. Ello significa que las costas, sobre todo aquellas situadas en los trópicos, serán más vulnerables.

Muchas veces la primera línea de defensa de la costas tropicales son los manglares, árboles de mangles que prosperan en agua salada y que tapizan la costa del mar formando un bosque impenetrable.

Pero el ser humano, en su afán de hacer las cosas mal o por un egoísmo cortoplacista mal entendido, destruye estos ecosistemas por diversos motivos. Unos de ellos en la explotación de la costa para construir piscifactorías en las que se crían gambas o langostinos.

Cuando un occidental va a la pescadería de su barrio o, cada vez más, a la de un centro comercial, puede ver expuestos langostinos en los que se especifica si proceden de captura o si son "cultivados". Paradógicamente, lo más ecológico en este caso es comprar de los primeros. Los segundos proceden en su mayor parte de las piscifactorías antes mencionadas.

Se ha demostrado rigurosamente el valor económico de los manglares. Para empezar podemos mencionar que forman una red de raíces que sirven de criadero a numerosas especies acuáticas, principalmente peces. Esto también beneficia a las comunidades locales de seres humanos que, mucha veces, dependen de la pesca para comer o vivir. La eliminación de manglares afecta a los pescadores locales que ven como se ven reducidas su capturas.

Además, los manglares almacenan carbono en sus tejidos, su destrucción devuelve ese carbono a la atmósfera en forma de dióxido de carbono. Los manglares cubren sólo un 0, 5% de las costas del mundo, pero son responsables de 10% al 15% de las captura costera de carbono. Si queremos detener el aumento de los niveles de dióxido de carbono atmosférico, la protección de los manglares es imprescindible.

Encima, las raíces de los manglares absorben parte de la energía que de las olas generadas por las tormentas tropicales y ciclones, además de retener el terreno costero. Muchas ciudades y pueblos de las costas tropicales están protegidos por manglares en este sentido. Así, por ejemplo, el ciclón Fani recientemente afectó la bahía de Bengala ha sido una de los más devastadores que han llegado a India en los últimos 20 años.

Un estudio reciente evalúa la importancia de los manglares en todo el mundo y señala la importancia de protegerlos.

Jacob Hochard y sus colaboradores han recolectado datos de cerca de 2000 comunidades humanas en 23 países, así como de 194 áreas de manglares.

Un análisis meticuloso de los ciclones ocurridos entre 2000 y 2012 les proporcionó un modelo convincente de cómo las economías locales son afectadas por estos fenómenos meteorológicos y cómo se recuperan de ello.

Para medir la actividad económica los investigadores se valieron de imágenes nocturnas por satélite, pues cuanta mayor es la iluminación nocturna mayor es el desarrollo económico, correlación bien establecida en la literatura científica. Las pérdidas económicas se estimaron también mediante este procedimiento evaluado la reducción de la iluminación nocturna.

Además, dividieron el área de manglares que protege a cada una comunidades evaluadas por la longitud de la línea de costa para así obtener un promedio de la anchura de manglares por metro de costa.

Vieron cómo muchas comunidades eran escasamente protegidas por pequeñas áreas marginales de manglares, en promedio 6 metros de anchura por cada metro lineal de costa, si se comparaba con los 25 metros de ancho por metro de las áreas fuertemente protegidas.

Evaluaron entonces el impacto económico relativo que los manglares tenían sobre la economía local y los expresaron, no en dólares, sino en función de la economía del país y la meses de productividad económica.

Las pérdidas por ciclones tropicales que afectaban a las comunidades protegidas por sólo 6 metros de anchura promedio de manglares eran el doble que las comunidades protegidas por manglares de 25 m de ancho en promedio.

En concreto, en el primer de los casos las pérdidas en caso de ciclón eran de 5, 5 a 6, 5 meses producción económica, mientras que en el segundo era de 2, 5 a 5, 5 meses.

La protección de los manglares de la costa no es sólo frente a los ciclones, sino que reduce el deterioro a largo plazo de la tierras agrícolas costeras frente al aumento del nivel del mar. Las tormentas pueden depositar agua marina salada en los terrenos cercanos a la costa si el desnivel no es muy grande y los manglares reducen ese fenómeno. Esa sal se va depositando en el suelo, lo que termina impidiendo la agricultura en esos lugares. Así, por ejemplo, en Bangladesh la agricultura del arroz en las zonas de costa ha termina siendo imposible por este fenómeno.

Paradógicamente, en algunos sitios como Sri Lanka, la población local se ha ido pasando a nuevos negocios como las piscifactorías de langostino que, como ya hemos mencionado, exigen la destrucción de los manglares y, como consecuencia, tienen menos protección frente a los ciclones.

Estas piscifactorías, no son el único enemigo de los manglares. Además está su transformación en leña y la contaminación por agua dulce. La actividad humana vierte grandes cantidades de agua dulce en las costas y esto afecta fuertemente a los manglares que han evolucionado para vivir en agua salada. Como podemos ver, hay diversos intereses que entran en conflicto.

Los manglares son sólo un aspecto de los ecosistemas y economías de las costas. Hay que integrar su protección junto a las políticas de conservación de corales, sistemas de algas, etc.

Lo malo es que el tiempo pasa y los manglares están desaparecido rápidamente a lo largo de todo el mundo.

Copyleft: atribuir con enlace a htpps://neofronteras.com

Fuentes y referencias:

Artículo original.

Foto: NeoFronteras.


Sobre esta noticia

Autor:
Neofronteras (1415 noticias)
Fuente:
neofronteras.com
Visitas:
1264
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.