Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Elbuenfutbol escriba una noticia?

Las esperanzas belgas

19/10/2012 13:11 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

image

El precoz Scifo

Hace algunos años

A sus 20 años se ha instalado en el firmamento futbolístico gracias a su labor en la zona del mediocampo. Hace tres años debutó profesionalmente con Anderlecht y está a punto de cumplir con el sueño de disputar un Mundial. Llamado el jugador precoz, Enzo Scifo sabe que prensa y aficionados tienen la mira puesta en él para comprobar si es cierto que un joven con su edad es capaz de echarse a la selección de Bélgica a los hombros.

Además de la presión futbolística que existe hacia él, Scifo llega a México herido en lo personal. No le gusta hablar de ello en público, sin embargo le ha expresado su pena al diario El País. Conocido también por la madurez que muestra fuera de la cancha, Enzo esperará a que culmine la Copa del Mundo para atender el tema que le lastima, el éxito.

Haber aterrizado rápido en la cumbre le ha perjudicado. Sus amigos le han dado la espalda en su mejor momento, se han alejado. Creyendo que Enzo cambiaría con la fama, sus viejos compañeros de travesuras se anticiparon a tomar distancia para evitar un posible desprecio. Scifo no comprende la situación (la ironía de que fueron ellos los que perdieron el piso) y quisiera decirles que todo sigue igual, que es el mismo de antes.

Pero a Guy Thys, entrenador de la escuadra belga, no le preocupa el estado anímico de su dirigido. Sabe que el muchacho cuenta con una herramienta que utiliza desde que era niño, el balón. A manera de terapia, Scifo exorciza todos sus demonios cada vez que tiene la pelota en los pies. Angustias, miedos y enojo los cura tocando el esférico. En lugar de acongojarse, Thys quiere aprovechar las circunstancias en favor de todos y una de sus indicaciones habrá de consistir en pedir que el balón se lo den a Enzo.

Bélgica deposita sus esperanzas en Scifo y él asumirá la responsabilidad...

Muchos años después

"No estoy aquí para hacer regalos y Bélgica necesita al mejor Eden", declara Georges Leekens, director técnico del seleccionado belga. Así explica a la prensa la sanción que ha impuesto a Eden Hazard. De paso exhibe al llamado nuevo talento precoz y provoca que la afición le exija a la de ya echarse al equipo a los hombros.

El entrenador ha decidido ponerle un castigo al muchacho por sus berrinches. No le ha gustado para nada que el chico se fuera enojado del campo después de haberlo sustituido. Para que aprenda a calmar su carácter opta por suspenderlo tres partidos.

No son buenos momentos para él, se siente impotente. En Francia, sus amigos le piden que no se venga abajo. Lo animan, le demuestran que no está solo. Algunos aficionados compasivos, quienes quieren quitarle la carga de las comparaciones con Scifo, le acercan las palabras que alguna vez pronunció Enzo: "Arsène Wenger dijo un día que todo jugador debe pasar por un mal momento en su carrera para aprender a situarse frente a las decepciones. A mi juicio, cuanto más joven lo atravieses, mejor".

Bélgica no logra la clasificación a la Eurocopa y Leekens sabe que tiene que dejar el cargo. Por su parte, Hazard agradece la eliminación, pues le ha enseñado lo que es el fracaso y al mismo tiempo lo ubicó en piso firme respecto a la fama.

Eden está dispuesto a cargar con el paquete de buscar el pase al Mundial de Brasil. No estará solo. Encontrará en Kompany, Fellaini, Vermaelen, entre otros, un grupo solidario que entenderá su necesidad, tener la pelota.

También contará con el respaldo de un nuevo técnico, Marc Wilmots. Su timonel tendrá como rasgo distintivo el hecho de haber compartido vestuario con Scifo. Repasará en la memoria y sabrá que a tipos como Enzo y Eden la mejor manera de quitarles presión es haciéndolos jugar, dándoles un balón.

Wilmots tratará de sacarle jugo a la presión que existirá sobre el chico y una de sus indicaciones consistirá en pedir que el objeto redondo circule por los botines de Hazard. A su vez, el jugador comprenderá que así inicie de titular o entre de cambio el esférico será su mascota.

Bélgica deposita sus esperanzas en Hazard y él asume la responsabilidad.


Sobre esta noticia

Autor:
Elbuenfutbol (276 noticias)
Fuente:
elbuenfutbol.com
Visitas:
208
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas
Lugares
Empresas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.