Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Redliteraria escriba una noticia?

Las mujeres decentes de la 58

07/02/2012 16:41 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Por Jorge Cortés Ancona

La prostitución ha sido una práctica satanizada, que no siempre ha sido considerada en la cabalidad de los numerosos aspectos que engloba. Hablo, entre tantas cosas, de razones de vida que orillan o fuerzan a la decisión de asumir dicho trabajo, a los problemas con el hampa policiaca, a la condición de servicio sexual y sentimental que no genera compromisos más allá del puro encuentro efímero y, sobre todo, a las circunstancias socio-económicas y emotivas de la familia de las prostitutas, que es el objetivo al que se dirige lo que de positivo tiene para ellas esta riesgosa y discriminada labor.

image

Por eso es de celebrar lo que podemos considerar uno de los proyectos de artes visuales más importantes que se hayan llevado a cabo en Yucatán. Un proyecto que cumple con la función de abrir conciencias, de incidir en la realidad. Exposición llena de valor porque se da voz a una parte negada e importante de nuestra sociedad, permitiéndole expresar afirmaciones que dejan en claro la crudeza de nuestro entorno tan engañosamente hospitalario.

La exposición se encuentra en las salas 4 y 5 del Museo MACAY, se titula "Las mujeres decentes de la 58. ¡Por nuestros hijos!" y consiste en una integración de testimonios de 22 trabajadoras sexuales de la calle 58 x 71 de Mérida, con dibujos y pinturas realizadas a partir de fotografías, de las cuales sólo se presenta una, bajo autorización expresa de la retratada. Cabe señalar que todas estas obras se integran en un libro que por ahora es de artista y que esperamos pueda ser editado este año o el próximo.

Es un proyecto de Christian Rasmussen, fotógrafo danés afincado desde hace décadas en Yucatán, donde ha desarrollado una labor artística y antropológica que es ya parte fundamental de nuestra historia cultural. Para llevar a cabo este proyecto, entrevistó a cada una de las mujeres, pagándoles como si se tratara de un servicio y tomando fotografías de ellas en poses eróticas y total desnudez. Por razones de respeto y protección, bajo acuerdo mutuo no se exponen las fotos, salvo la de Monserrat Altamirano, que emplea el nombre de trabajo de Rosario.

A partir de las fotografías, Gabriel Ramírez realizó dibujos a tinta, en su estilo personal, mientras que Elena Martínez se encargó de la parte pictórica. Con ello, se evidencia una interesante mirada varón-mujer en la plasmación, con la percepción ingenua y distante de Elena Martínez y la más intensa y realista de Gabriel Ramírez. Como quiera que sea, la prostitución se desenvuelve en función de un mundo masculino y de una transacción comercial que no corresponden exactamente a lo que una mujer ajena a esas labores conoce de nosotros, los varones, y de las relaciones sexuales legitimadas por la moral social dominante.

Está presente, a modo de franqueo, la condición de extranjería: un puente para acceder a un trabajo y un ambiente que, como objeto de estudio de campo, no es de fácil acceso para cualquier mexicano. (Aunque debo reconocer lo discutible de considerar culturalmente a Christian Rasmussen como extranjero, dado que sabe mucho más que casi todos nosotros acerca de Yucatán).

Es hermosa la imagen de Monserrat Altamirano, Rosario, con sus increíbles 23 años y su sonrisa que se sobrepone a toda la violencia y la marginación que ha sufrido desde niña. Ella, con otras 20 mujeres y un travesti, nos echan en cara la verdad de las violaciones y de las escasas opciones económicas que no se han dejado de padecer en Yucatán.

Dije que la imagen de Rosario es hermosa, haciéndonos amable esta realidad lacerante, dentro de la cual todavía podemos emitir una leve sonrisa –no exenta de remordimiento- al leer acerca de los clientes fieles de algunas de ellas, uno de los pocos remansos de amistad que ellas pueden tener en su rutina.

image

Esta es una exposición solidaria con estas valientes trabajadoras que no siempre pueden gozar de sus derechos humanos. Que son tanto o más decentes que los que vivimos en la presunta normalidad de la vida social. Bien dice Guadalupe, una de las protagonistas de esta exposición, que: "Tú no puedes discriminar a una prostituta porque una prostituta no va a buscarte a tu casa. Tú vienes a buscarla a ella. Si tú no vas, ella no va por ti. El hombre va a donde quiere".

Vamos a donde queremos. Vamos por ellas. Es una deuda gigantesca la que la sociedad yucateca tiene con estas mujeres. Por medio de este trabajo que no debería existir ya, ellas contribuyen a resolver la cauda de problemas derivados de una obtusa moral sexual, repleta de sobreentendidos y duplicidades. Y ante todo, cuántos crímenes y suicidios se han evitado gracias al sufrimiento y paciencia de su entrega diaria.

Por su visión artística, sociológica y ética, a la vez que por su integración colectiva y multidisciplinaria, esta exposición constituye una convincente pauta para el desarrollo del arte contemporáneo en el Sureste mexicano.

Por esto!, 2 de febrero de 2012.


Sobre esta noticia

Autor:
Redliteraria (173 noticias)
Fuente:
redliterariadelsureste.blogspot.com
Visitas:
2323
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.