Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Roberto Díaz Ramírez escriba una noticia?

Tres latigazos contra el Alzheimer Político

10/01/2011 11:40 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

En Chilca, Perú, un funcionario municipal que fue azotado en público mientras tomaba protesta, prometió no robar, no mentir y no ser haragán. Recibió tres latigazos, para que no se le olvide que ha jurado cumplir sus promesas de campaña

<a href="http://www.flickr.com/photos/43355249@N00/2115782565/" mce_href="http://www.flickr.com/photos/43355249@N00/2115782565/" target="_blank">szeke</a> via Flickr

La promesa es curiosa, además de necesaria, acorde con los casos de corrupción y engaño de los que diariamente, se entera uno, ocurren en el mundo, en donde se ven inmiscuidos funcionarios públicos de las más diversas corrientes políticas y niveles de gobierno, quienes acusados de estafar al erario público y, por ende, al pueblo, no tienen empacho en volver a la ubre presupuestal.

Resulta que Abraham Carrasco, un joven de 23 años que recién tomó protesta como alcalde de Chilca, en el distrito de Huancayo, en Perú, recién este 2011 recibió su cargo acompañado de una tercia de azotes, mismos que le fueron dados por Cupertino Sáenz, un hombre calificado como un ciudadano ejemplar, hecho del cual fueron testigos los medios de comunicación y los habitantes de la ciudad.

Si bien, reza la conseja popular, una golondrina no hace verano, los argumentos del nuevo munícipe de Chilca, que lo muestran como un hombre que asume el reto de gobernar para beneficio de sus electores, al mismo tiempo exhiben la calidad moral del común de los políticos, con sus honrosas excepciones que hacen el papel de excepción que confirma la regla.

En Perú como en México y en cualquier otra parte en donde las promesas incumplidas vayan en perjuicio de los ciudadanos y en beneficio de los políticos, sería bueno que los funcionarios de elección popular retomaran el ejemplo del alcalde peruano, quien ha jurado, arrodillado ante un crucifijo y con la cabeza reclinada, cumplir las leyes básicas del imperio incaico: "No seas ladrón, no seas mentiroso y no seas ocioso".

<a href="http://www.flickr.com/photos/16533652@N00/3774175/" mce_href="http://www.flickr.com/photos/16533652@N00/3774175/" target="_blank">Bistrosavage</a> via Flickr

Tomando en cuenta que cuando llega el momento de incumplir lo prometido, en el México kafkiano de nuestros días, aquellos que llegaron al poder por cortesía del voto ciudadano, se llevan las medallas, de oro, plata y bronce, pues para ello se pintan solos, no cabe duda que no les vendría mal una sesión de latigazos al Estilo Cupertino, para que al igual que al alcalde de Chilca, no se les olvide que deben velar por el progreso del pueblo.

Si tal fuera el caso, se matarían tres pájaros de un solo latigazo: se recuperaría la confianza popular en los gobernantes, quienes recuperarían un poco el honor que han perdido y la industria de los látigos se vería sustancialmente beneficiada, dada la gran cantidad de políticos incrustados en la cosa pública, que son merecedores de un castigo a priori, para que no olviden que son mandatarios y no mandones.

<a href="http://www.flickr.com/photos/31983970@N00/2358514073/" mce_href="http://www.flickr.com/photos/31983970@N00/2358514073/" target="_blank">makuneros</a> via Flickr

Sí, por supuesto que se vale soñar que el escenario de los tres latigazos se le aplique a los funcionarios de por acá, sobre todo hoy que en el México Fallido post Bicentenario, las promesas de un político valen poco menos que una moneda de tres dólares, mientras los problemas que deben resolver se acumulan, uno sobre otro, sin que ello melle la desvergüenza con la que actúan o el salario que religiosamente reciben, que no es poco para las escasas soluciones que aportan.

Quizás por eso tenemos un Estado Fallido, porque tras llegar al cargo, a los políticos suele olvidárseles que están para servir al pueblo que les da de comer y no para servirse de él, tal y como lo hacen, no todos, pero sí la mayoría, con la cuchara grande, como si los ciudadanos estuvieran para satisfacer sus caprichitos trienales y sexenales.


Sobre esta noticia

Autor:
Roberto Díaz Ramírez (122 noticias)
Visitas:
418
Tipo:
Opinión
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.