Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Espectáculos escriba una noticia?

Laura Bozzo, una conductora que vive en el “ojo de la tormenta”

13/12/2011 08:40 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Polémica y retadora, Laura Cecilia Bozzo Rotondo siempre ha estado en el “ojo de la tormenta” y su estilo desenfadado para hacer televisión le ha generado mucha fama, dinero y también fuertes dolores de cabeza. Su vertiginosa carrera comenzó en la década de los 90 en el canal limeño RBC Televisión, donde su programa “Las mujeres tienen la palabra” cobró notoriedad al cuestionar en forma abierta al gobierno del presidente Alberto Fujimori (1990-2000). Allí defendió de manera apasionada a las mujeres peruanas maltratadas, al ex alcalde de Lima y dueño de RBC, Ricardo Belmont Cassinelli y emprendió ataques contra la administración de Fujimori, a quien acusó de perseguir a sus enemigos políticos. Sus críticas y los yerros de Belmont Cassinelli generaron que el canal fuera rentado a un grupo de empresarios afines a Fujimori, lo que llevó a Bozzo a dejar esa pequeña estación y saltar a Panamericana Televisión con el programa “Intimidades”. Bajo la dirección de Alberto Rojas, Bozzo ganó terreno en “Intimidades”, en 1997, y fue primera figura en este país del género conocido como “talk show”, el que lo llevó a cimentar su carrera en México. Nacida en el puerto limeño de El Callao, el 19 de agosto de 1951, Laura Bozzo descartó en entrevistas con Notimex que realice “televisión basura” y rechazó haber recibido tres millones de dólares de Vladimiro Montesinos para apoyar a Fujimori. Una acusación judicial la mantuvo tres años con arresto domiciliario en una productora del distrito limeño de San Borja, donde la diva no perdió el tiempo y se mantuvo activa desde ese lugar con su polémico programa a través de las pantallas de Telemundo. Siempre ha atribuido a “envidias” de sus rivales las afirmaciones de que utiliza a los pobres para obtener fama y dinero, lo cual siempre descartó en las entrevistas realizadas en la productora donde estuvo recluida y en su lujoso departamento del distrito de Barranco. Autodenominada “La Abogada de los Pobres”, Laura Bozzo nunca se derrumbó y, en vez de llorar, se refugiaba en su bicicleta estacionaria Lemond, de color amarillo, desde donde contemplaba la bahía de la costa limeña. Lo primero que hace todas las mañanas esta mujer de contextura delgada es persignarse, dirigir sus pasos a un pequeño altar, ya sea en su casa de Lima o en México, y rezarle a la Virgen de Guadalupe. A la Patrona de América la tiene en todos los rincones de su oficina, en la suntuosa y millonaria casa de sus fallecidos padres y en sus residencias en México y Miami. “El milagro más grande que me ha hecho la Virgen de Guadalupe fue sacarme de la depresión cuando estuve durante tres años bajo arresto domiciliario en Lima por un supuesto enriquecimiento ilícito”, indicó en una oportunidad la animadora peruana. Ella lleva siempre en su cuello la medalla con el rostro de la virgen morena y “es lo único que llevaré siempre conmigo y hasta que muera y, cuando esto ocurra, mis restos serán sepultados en Chiapas (estado del sureste mexicano)”. Otras reliquias que la acompañan son un cuadro de una mitológica mujer alada que emerge de unos volcanes, una esfinge que tiene la cara de la esposa del pintor Carlos Revilla y un cuadro con el rostro de una mujer con una “flor de cartucho” en la mejilla. Coleccionista de historias y de libros de varias personalidades, entre ellos, uno de la princesa Diana de Gales, Laura Bozzo tiene una memoria fotográfica, por lo que sólo necesita darle un vistazo al guión televisivo o leer algún documento para memorizarlo fácilmente. Ella se autodefine como un "exceso viviente" de la televisión, pero rechaza que denigre a la mujer en sus programas, que invente los temas que aborda en ellos y que se haya hecho millonaria a costa de los pobres. En el dedo anular derecho lleva siempre el anillo de compromiso que le regaló su novio, el argentino Christian Suárez, 26 años menor que ella, y nunca se desprende de su reloj de oro que su hija Silvana le trajo de Miami. “La televisión es mi vida, mi adoración, y he hecho programas y ayudado a los pobres. El tiempo me ha dado la razón y soy inocente, no soy una corrupta”, remarcó al recordar viejos pasajes de su vida, como cuando la acusaron de recibir dinero del gobierno de Fujimori. Lo prometido alguna vez en Perú de ir a México, hacerse amiga de famosos, como Juan José Origel, e ir a visitar a la Virgen de Guadalupe lo cumplió y ya ha pasado por las dos más importantes televisoras mexicanas. En la actualidad enfrenta la posibilidad que su programa sea clausurado por expresiones altisonantes en la televisión mexicana, pero ella se defiende que esa es su forma de hablar y, como en otras ocasiones, seguramente saldrá bien librada.


Sobre esta noticia

Autor:
Espectáculos (21096 noticias)
Visitas:
211
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Lugares

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.