Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Cultura escriba una noticia?

Leerán obras del poeta Rafael Alberti para recordarlo en su natalicio

15/12/2011 02:09 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

El Ayuntamiento de El Puerto de Santa María, en Cádiz, España, ofrecerá mañana un recital continuado en donde se leerán algunas de las obras del poeta Rafael Alberti, representante de la llamada Generación del 27, a quien se recordará en el 109 aniversario de su natalicio. Los actos, programados en la ciudad natal del poeta y presentados hace unos días por el concejal de Cultura del lugar, Millán Alegre, incluyeron la presentación de los libros “No soy eterno”, de Francisco Artola y “Densidad del labio”, de Francisco Lambea. Mañana, durante la conmemoración del natalicio de Alberti, ocurrido el 16 de diciembre de 1902, se leerán a lo largo de cuatro horas los textos del poeta muerto el 28 de octubre de 1999, para así continuar con la tradición que dio inicio desde hace 12 años. Rafael Alberti Merello es considerado uno de los máximos representantes de la Generación del 27 en España, al lado de grandes bardos como Federico García Lorca (1898-1936), Dámaso Alonso (1898-1990), Manuel Altolaguirre (1905-1959) y Emilio Prados (1899-1962), entre otros. Nació en el seno de una familia de origen italiano dedicada a la tradición vinícola en Cádiz, por lo que el futuro poeta tuvo una infancia despreocupada hasta que ingresó al Colegio de jesuitas San Luis Gonzaga, donde recibió una educación estatista y tradicional. En 1916 fue expulsado de la escuela y un año más tarde se mudó a Madrid, al lado de su familia, donde decidió pintar algunos cuadros, que resultaron de gran calidad, al grado de que pudo exponer en el Salón de Oro y en el Ateneo de dicha ciudad. A los 18 años, Alberti comenzó a escribir sus primeros versos, tras el fallecimiento de su padre, aunque por complicaciones de salud tuvo que mudarse a la localidad de San Rafael, donde comenzó a trabajar en lo que a la postre formaría el poemario “Marinero en tierra”. Tras la publicación de este libro, en 1925, Alberti recibió el Premio Nacional de Poesía, en el cual logra percibirse la primera etapa de Rafael como poeta, caracterizada por la adopción de formas populares, principalmente las del cancionero tradicional. Una vez mejor de salud regresó a Madrid, donde frecuentó la Residencia de estudiantes de la localidad y conoció a poetas como García Lorca, Pedro Salinas, Jorge Guillén y Vicente Aleixandre, entre otros jóvenes que constituirían, años más tarde, el círculo de brillantes poetas españoles de inicios del siglo XX. A principio de la década de 1930, Alberti sufrió una recaída emocional y existencial a causa de su débil estado de salud, lo cual se vio reflejado en sus poemas, pero logró resurgir del problema con nuevas convicciones e ideales. Tras su mutación de convicciones, participó en revueltas estudiantiles que apoyaban el advenimiento de la Segunda República española, pero al estallar la Guerra Civil, en 1936, y tras la derrota republicana, se vio obligado a exiliarse en Francia y luego en Argentina. En 1977, tras la muerte del general Francisco Franco y con el fin de la dictadura en España, Alberti regresó a su país natal, donde fue electo diputado al Congreso en las listas del Partido Comunista, pero pronto renunció a su labor política. La obra poética de Alberti puede dividirse en cuatro periodos, que comienzan con su poemario “Marinero en tierra” y continúa con “La amante” y “El alba de alhelí”, en donde reproduce la tradición de los cancioneros, situado desde la vanguardia. En “Cal y canto” somete su poesía y los temas que aborda, a una profunda trasfiguración estilística, en donde también se somete a la tradición de Góngora (1561-1627) y trata de igualar la obra del vate del Siglo de Oro. La tercera etapa de Alberti se abre con el poemario “Sobre los ángeles”, en la que se muda al surrealismo, seguida de los libros “Sermones y moradas” y “Yo era un tonto y lo que he visto me ha hecho dos tontos”, con el cual concluye su inmersión en el surrealismo. Finalmente, se puede encontrar la poesía política de Alberti, la cual se deriva tanto de sus problemas de salud como existenciales, y se puede apreciar en los libros “Consignas” y “Un fantasma recorre Europa”, entre otros, y que finaliza al terminar su exilio. El mayor reconocimiento literario que recibió Alberti fue el Premio Cervantes, en 1983; aunque también destacan el Lenin de la Paz, en 1965; el Roma de Literatura, en 1991, y el Nacional de Teatro, en 1980. Rafael Alberti Merello murió el 28 de octubre de 1999, en su casa del Puerto de Santa María, y sus cenizas fueron esparcidas en el mar Mediterráneo, al que quiso tanto y al cual le dedicó una de sus obras.


Sobre esta noticia

Autor:
Cultura (17131 noticias)
Visitas:
58
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.