Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Cultura escriba una noticia?

Legó Antonio Machado a la posteridad versos como los de “Cantares”

25/07/2011 03:51 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

De Antonio Machado se pueden decir muchas cosas, todas ellas favorables, pues fue un poeta sobrio, de hondura filosófica; creador de una poesía sincera, desprovista de halagos retóricos, que supo acercarse a la posteridad con versos como los que inspiraron el tema “Cantares”, que popularizó Joan Manuel Serrat. “Nunca perseguí la gloria, ni dejar en la memoria, de los hombres mi canción...”, reza uno de esos “Cantares” de Machado, que resultan la mayor paradoja del bardo, quien ha pasado a la historia como un reconocido poeta de la corriente Modernista. “Murió el poeta lejos del hogar. Le cubre el polvo de un país vecino. Al alejarse le vieron llorar. Caminante no hay camino, se hace camino al andar...", escribió en un texto que parece vaticinar su muerte en Francia, el 22 de febrero de 1939. Antonio Machado nació el 26 de julio de 1875 en Sevilla, fue un hombre de vida silenciosa, que creó una poesía sincera, desprovista de halago retórico, con un lenguaje sobrio. Aunque con pocos recursos económicos, estudió con su hermano Manuel en el Instituto Libre de Enseñanza. Cursó filosofía en París, mientras era traductor en la Casa Garnier, en esa época conoce a Rubén Darío. Posteriormente gana una cátedra de francés y es destinado a Soria. En 1909 se casó con Leonor Izquierdo, quien trabajaba en casa de Vicente García de Diego, teniendo ella 15 y él 34 años. Más adelante, la pareja se dirigió a la capital francesa, donde sigue los cursos de Bédier y Bergson. Su esposa enfermó de gravedad y falleció poco después de su regreso a Soria en 1912, causando una irreparable herida en el alma de Antonio. Ejerció el profesorado en Baeza y Segovia, además de colaborar con su hermano en obras teatrales. Más adelante, lo eligieron miembro de la Academia Española, mientras que en Francia le otorgaron las Palmas Académicas. En 1931 se trasladó al Instituto Calderón de Madrid y poco después de que empezó la Guerra Civil, cinco años más tarde se dirigió a Valencia. Sus más antiguas poesías fueron recolectadas de un libro titulado "Soledades", 1903; otras obras son "Campos de Castilla", 1912; "Nuevas canciones", 1925; "Poesías completas", 1917. Fue miembro tardía de la generación del 98 y conoció a personalidades como Valle-Inclán, Oscar Wilde y Pío Baroja; asistió a las clases del filósofo Henri Bergson. También conoció a Federico García Lorca, con el que entabló gran amistad. Escribió textos en prosa que luego serían recogidos en los dos apócrifos Juan de Mairena y Abel Martín. Por entonces cortejaba a una dama casada, Pilar Valderrama, que en los versos de "Nuevas canciones" aparece bajo el nombre de Guiomar. Entre 1937 y 1939, Machado publica un total de 26 artículos en "La Vanguardia", que en aquella época era el órgano de expresión del gobierno de la República y recogía firmas de los más destacados intelectuales y escritores que apoyaron la causa republicana. A finales de enero de 1939 y ante la inminente ocupación de la ciudad sale de Barcelona viajando con Joaquín Xirau Palau en una ambulancia que les fue proporcionada por José Puche Álvarez, director general de Sanidad. Tras unos días en Raset, Gerona, pasa su última noche en España, la del 26 al 27 de enero de 1939, en Viladasens. En la tarde del día 28 llegó finalmente a Collioure, Francia, en donde murió el día 22 de febrero de ese año en el Hotel Bougnol-Quintana. A los tres días, fallece su madre. En el bolsillo de su abrigo se encontró un último verso: “Estos días azules y este sol de la infancia”. En febrero de 2010 la especialista en Machado, Monique Alonso, hizo público que, poco antes de morir el poeta, la Universidad de Cambridge le había enviado una carta ofreciéndole un puesto en su rectorado. La carta llegó a Collioure al día siguiente de su entierro.


Sobre esta noticia

Autor:
Cultura (17131 noticias)
Visitas:
82
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.