Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Salud Y Medicinas escriba una noticia?

Lentes de contacto, tecnología para la salud visual

27/05/2013 02:44 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Lentes de contacto, tecnología para la salud visual SyM - Sonia Robles

La vista es uno de los sentidos más importantes del ser humano, pues gracias a ella podemos reconocer infinidad de objetos, colores, formas y personas, nos permite comunicarnos con el mundo exterior y abre la puerta a todo tipo de sensaciones. Desafortunadamente, la visión puede resultar afectada por múltiples factores, entre los que se encuentran malformaciones del ojo, lesiones, accidentes, envejecimiento y diversas enfermedades.

Los problemas de agudeza visual son algunas alteraciones oculares cuyos síntomas, a menos que sean muy evidentes, no se descubren hasta que el individuo se realiza un examen especializado, el cual suele solicitar el paciente al presentar trastornos como dolor de cabeza, cuello o en párpados, lagrimeo constante, enrojecimiento y dificultad para leer, entre otros.

Tales afectaciones son de diferentes tipos:

  • Miopía. Las personas que presentan este padecimiento tienen los ojos más grandes de lo normal; por ello, la imagen se forma por delante de la retina (membrana interior del ojo donde las sensaciones luminosas se transforman en impulsos nerviosos). En la práctica, esto se traduce en dificultad para ver nítidamente los objetos lejanos, teniendo, por el contrario, buena visión de cerca. Suele manifestarse durante la infancia o pubertad, aunque tiene claro componente hereditario; sufre cierta progresión constante y relativamente acelerada hasta los 20 años de edad, momento en que, en la mayoría de los casos, cesa su avance. Se corrige utilizando lentes cóncavos o de curvatura hacia dentro.
  • Hipermetropía. Al contrario de cómo ocurre en el padecimiento anterior, el paciente tiene los globos oculares más pequeño de lo debido, lo que dificulta su visión próxima y lectura, pues la imagen se crea detrás de la retina. En este caso, el uso de lentes convexos o de curvatura hacia fuera corrige el problema y previene su retorno o complicación
  • Astigmatismo. Distorsión de la vista que se produce porque la córnea (estructura transparente en forma de bóveda que se encuentra delante del ojo) tiene forma dispareja, es decir, en lugar de ser redonda se achata por los polos y aparecen distintos ángulos de curvatura en cada uno de sus ejes principales. Puede presentarse como defecto aislado; sin embargo, generalmente ocurre combinado con miopía o hipermetropía. Se corrige con el uso de lentes cilíndricos.
  • Presbicia (vista cansada). El cristalino es un lente elástico en el interior del ojo, y gracias a esta característica, puede modificar su forma bajo el efecto de un músculo (ciliar) que une a dicha estructura a través de cierta especie de tendón llamado zónula.

Cuando necesitamos fijar nuestra vista en algún objeto cercano, leemos, escribimos o laboramos ante la pantalla de la computadora, por ejemplo, el músculo ciliar se contrae y el cristalino aumenta su diámetro, transformándose en lente de más dioptrías (unidad del poder de magnificación de un lente y que se emplea para medir la agudeza visual) que nos permite enfocar correctamente dependiendo de la distancia de trabajo.

A lo largo de la vida, la citada estructura va perdiendo fuerza y el cristalino deja atrás su elasticidad, por lo que las actividades en visión próxima, en especial la lectura, se dificultan cada vez más.

Candidatos especiales

De forma natural, a partir de los 45 años de edad disminuye la claridad en la visión al leer, salvo por cortos periodos o en lugares con muy buena iluminación, defecto que progresa con lentitud hasta que, hacia los 55, suele alcanzar su máximo nivel.

La solución a este problema está en el uso de lentes de armazón bifocales o la opción de contacto multifocales, que poseen varias graduaciones y son adecuados para individuos que no requieren mucha precisión visual, es decir, no aptos para trabajos muy finos de captación, pero sí para leer algún libro o el menú de un restaurante, señala el director comercial de Lentes de Contacto de Baush & Lomb México, José Luis Monroy Camacho, quien hace énfasis en que estos productos no corrigen el astigmatismo asociado, pero sí resultan de gran utilidad cuando se padece miopía e hipermetropía.

Por su parte, el Dr. Jaime Mustri Penhos, cirujano oftalmólogo del Hospital Ángeles Lomas de la Ciudad de México, menciona que en todos los casos (salvo contadas excepciones), cualquier sujeto que requiere anteojos es candidato a emplear lentes de contacto, previa evaluación completa por parte de un especialista.

Primero "hay que valorar la graduación, condiciones oculares específicas, la lágrima o si se tienen ojos sensibles, entre otras cosas. También es importante saber que la córnea, junto con el cristalino, son los lentes naturales del ojo. La primera está en contacto con el ambiente, protegida por los párpados y lágrimas que la recubren constantemente, humedeciéndola, limpiándola, defendiéndola químicamente, lubricándola y permitiéndole la respiración (intercambio de oxígeno con el aire ambiental)".

Por ello, añade, "el lente de contacto debe amoldarse a la perfección a dicha estructura con el fin de evitar dañarla; de hecho, no se apoya directamente sobre ella, sino por encima de la película lagrimal que la cubre, así que en realidad 'flota' adhiriéndose por cierta especie de mecanismo de ventosa funcional".

Entonces, para adaptar el lente de contacto es necesario conocer la curvatura de la córnea y la ametropía (defecto de refracción en el ojo que impide que las imágenes se formen debidamente en la retina). A su vez, personas con episodios repetidos de infección ocular o reacciones alérgicas severas no son buenos candidatos a utilizar dicho artículo, añade el especialista. Asimismo, el éxito de su uso dependerá de la motivación personal para superar el periodo de adaptación y seguir cuidadosamente las instrucciones de mantenimiento y tiempo de empleo.

Tipos

De acuerdo con el Dr. Mustri Penhos, existen esencialmente dos tipos de las también llamadas lentillas: duras y blandas o hidrofílicas. Las primeras son pequeñas y rígidas, y se encargan de corregir miopía, hipermetropía y astigmatismo; por su tamaño se colocan y retiran fácilmente de la superficie de la córnea, en tanto que requieren periodo de adaptación prolongado, ya que su textura constituye cuerpo extraño a cuya presencia el ojo debe habituarse.

Respecto a los lentes blandos, son mucho más grandes (su diámetro es mayor que los anteriores) y más tolerables por ser sumamente suaves; por cierto, además de los trastornos citados, también son útiles para corregir otros, como presbicia.

Su manejo difiere, pues los duros requieren sólo cuidadoso aseo y desinfección periódica, en tanto que los blandos deben mantenerse siempre húmedos, de lo contrario, pierden sus propiedades ópticas y se rompen. También deben ser desinfectados constantemente, ya que por su estructura porosa pueden acumular bacterias.

Cabe añadir que existen lentes cosméticos que permiten modificar el color de ojos y corregir ciertos problemas al mismo tiempo, ya que es posible graduarlos, aunque en menor nivel que los antes descritos.

Contraindicaciones

Los lentes de contacto, a excepción de los de uso prolongado (los cuales son blandos y permiten programar su reemplazo en 8, 15 ó 30 días) deben retirarse diariamente —después de 10 a 15 horas de uso— a fin de permitir que la córnea se oxigene de forma adecuada (de lo contrario puede sufrir daños, al igual que los mismos lentes), dándole especial cuidado a su limpieza, además de que es necesaria su esterilización periódica.

Por otra parte, la irritación ocular, con el consiguiente enrojecimiento, se presenta cuando las lentillas se utilizan durante largo tiempo, pues actúan como cuerpo extraño en el globo ocular, ocasionando que la córnea se inflame y lesione. Además, se pueden desarrollar depósitos de proteína en los lentes o presentar reacción alérgica a las soluciones con que se limpian.

En diversas enfermedades de córnea o conjuntiva (tejido que recubre al ojo e interior del párpado) el uso de dichos auxiliares es imposible, ya que producen dolor, gran molestia o agravan la afección misma, en cuyo caso los anteojos son la única solución óptica al problema. a su vez, agrega el Dr. Mustri Penhos: "Cabe destacar que no es recomendable aplicar gotas (a menos que sean lubricantes) con los lentes de contacto puestos, pues éstos absorben el medicamento y mantienen al ojo permanentemente expuesto a su efecto".

Reemplazo programado

La degradación de los lentes blandos hidrofílicos se produce al acumularse sobre su superficie múltiples sustancias provenientes de la película lagrimal, incluidas proteínas, colesterol, ácidos y sales, entre otras. Ante ello, actualmente existen soluciones multipropósito que evitan que los contaminantes se adhieran a las lentillas, además d que contienen químicos especializados que mantienen la humedad de dichos objetos, según lo señala José Luis Monroy Camacho.

Es importante insistir en que los citados auxiliares de la visión se deben cambiar frecuentemente, lo que se traduce en notable reducción de padecimientos oculares. Otro punto destacable es que el uso de lentes de reemplazo programado requiere absoluta responsabilidad de quien los usa, ya que debe desecharlos al cumplirse el tiempo estipulado para evitar daño visual.

Entre las principales ventajas de hacer esto destacan:

  • Mayor salud visual mediante su cambio programado.
  • El reemplazo frecuente previene la formación de depósitos de diversos materiales de desecho, como proteína, calcio o, incluso, hongos y bacterias.

Sin embargo, innovadoras tecnologías que combinan oxígeno y agua hacen que cierto tipo de lentes puedan utilizarse hasta 30 días continuos —incluso, de noche— sin tener que retirarlos, ya que permiten respirar a los ojos", finaliza el ejecutivo de Baush & Lomb México.

SyM

Última actualización: 05-2013


Sobre esta noticia

Autor:
Salud Y Medicinas (358 noticias)
Fuente:
saludymedicinas.com.mx
Visitas:
72
Licencia:
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.