Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Blogdelavirgen escriba una noticia?

Leyenda de los ángeles de Nuestra Señora de las Angustias

02/09/2010 17:07 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

image

En 1667 se avecindó en la calle de los Uribe una familia formada por un matrimonio y dos hijos pequeños gemelos. Antón, que así se llamaba el padre, encontró trabajo en las obras de la Catedral como escultor. Era un hombre taciturno, poco dado a conversación. Tampoco ni su mujer ni sus hijos se dejaban ver. Tan discretos resultaron ser, que pronto terminaron por provocar la curiosidad de sus vecinos.

Cuatro años después de su llegada, desaparecieron sin dejar rastro. Una noche, ya de madrugada, se oyó un estrépito en la calle y cuando los vecinos se asomaron a las ventanas, vieron a Antón correr calle arriba tras unos jinetes, en dirección a la Puerta de Martos.

Pasaron diez años y un extraño personaje fue recogido en el convento de los Carmelitas Descalzos. Se trataba de Antón, notablemente envejecido. Allí se quedó como hortelano y jardinero, sumido en un estado permanente de postración y silencio. Finalmente, el Prior del Convento logró averiguar la historia de Antón. Resultó haber sido prisionero en Argel, en donde se enamoró de la hija de un importante moro. Huyeron hasta Sevilla, donde se casaron y tuvieron los dos niños, pero se trasladaron a Jaén pensando que allí estarían más seguros finalmente, aquella noche, los envidados del moro dieron con ellos y le arrebataron a su esposa e hijos.

Fue hasta Almería persiguiéndolos y allí estuvo diez años, buscando noticias, infructuosamente. Y al final regresó a Jaén.

El Prior Le encargó entonces un retablo para la Virgen de las Angustias. Para sus pies, talló dos figuritas, dos ángeles llorando, que dicen eran la imagen de angustia de sus dos hijos la noche del rapto. Tras acabar las tallas, dejó una nota para el prior, explicando que no podría soportar la visión de aquellas figuras, y desapareció.

La historia fue publicada en Diario Jaén en 1980 por Manuel Pestaña, pero muchos la toman como una leyenda tradicional.


Sobre esta noticia

Autor:
Blogdelavirgen (233 noticias)
Fuente:
blogdelavirgen.net
Visitas:
694
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.