Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Estados Mexicanos escriba una noticia?

Leyes migratorias no impiden el amor, señala connacional deportado

13/11/2012 05:11 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

La línea divisoria entre México y Estados Unidos fue el marco de una ceremonia civil que permitió a Isael Hernández y Breann Nelson unirse legalmente en matrimonio, luego de que autoridades migratorias lo deportaron por esta frontera. Como si fuera una novela de amor, los contrayentes formalizaron su unión en la línea fronteriza, él en la parte de Reynosa y ella del lado estadunidense, aunque saben que este trámite de ninguna manera les permitirá vivir juntos en Estados Unidos. La unión de la pareja, que ya tiene dos hijos de cinco y tres años provocó incluso un juicio promovido por los abuelos de los pequeños quienes no desean que éstos se trasladen a vivir a Reynosa, ante el clima de inseguridad que vive esta frontera. La globalización actual, donde las fronteras se cruzan fácilmente y personas de todas partes del mundo se encuentran y buscan hacer su vida en pareja, pese a los inconvenientes que las leyes y gobiernos les impongan, es el caso de Isael Hernández. Mexicano, originario de Michoacán, desde pequeño fue llevado a vivir a Estados Unidos sin la documentación legal para hacerlo, pues sus padres cruzaron la frontera de manera ilegal en busca de una mejor calidad de vida. Hernández pasó su infancia en varios estados de Estados Unidos, predominando Iowa, donde acudió a la escuela básica y por ende el dominio del idioma inglés, que habla mejor que su legua natal. Pese a que el michoacano lleva gran parte de su vida en territorio estadunidense, nunca logró regularizar su situación migratoria, lo que llevó a que autoridades de la Patrulla Fronteriza lo deportaran en múltiples ocasiones. Estas deportaciones le impiden tener la oportunidad de arreglar su residencia legal en Estados Unidos, pues es considerado un reincidente en la violación de leyes migratorias. Sin embargo, esto parece no importar, pues luego de la última deportación el mexicano quiso legalizar su unión con la estadunidense Breann Nelson, con quien ya mantenía una relación y procreó dos hijos, de cinco y tres años. Lo anterior, a pesar de que legalmente no podrá vivir en el país de su esposa, ni podrá volver a estar con sus hijos, ya que incluso si lo hace, corre el riesgo de ser encarcelado por varios años. La boda, celebrada esta semana, tuvo lugar en las inmediaciones del Puente Internacional “Nuevo Amanecer” que une esta frontera con Pharr, Texas, donde la juez del condado de Hidalgo, Texas, Rosa Treviño, unió a la pareja en matrimonio. Ante la imposibilidad de estar juntos, la esposa decidió cambiar su residencia a esta frontera, donde Hernández se encuentra viviendo tras su proceso de repatriación, desde el pasado abril. Nelson declaró que sus hijos son cuidados por sus abuelos paternos en Iowa, quienes lucharon ante una corte federal por su custodia, debido a que no querían que los infantes cambiaran su residencia a esta frontera, argumentando un elevado índice de inseguridad. Hernández reconoció que “hice mal en no arreglar mi situación migratoria antes de ser deportado, pero tengo la esperanza de poder regresar con mis hijos a Estados Unidos”. Tras la deportación de Isael, el matrimonio ha tenido que buscar la manera de subsistir y por ello, la joven de 25 años, rubia y de ojos azules se traslada diariamente de Reynosa a McAllen, Texas, en donde consiguió emplearse en un Hospital del Valle de Texas. Mientras que Isael, de 35 años de edad, realiza trabajos temporales, pues reconoce que la presencia de tatuajes en varias partes de su cuerpo dificulta encontrar algo estable. La implementación de las leyes estadunidenses propicia la separación de padres e hijos, matrimonios y demás familiares, quienes llegan a Estados Unidos a trabajar o estudiar pero no arreglan su estatus migratorio, situación que provoca familias desintegradas.


Sobre esta noticia

Autor:
Estados Mexicanos (36803 noticias)
Visitas:
146
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.