Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Stiky escriba una noticia?

El libro verde de las fuerzas armadas.

27/05/2012 14:42 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Aparece la víspera del peor ataque sufrido por las fuerzas armadas por disposición de su alto mando

¿Qué ocurre en el ámbito militar mexicano? Esta es una pregunta que muchos se hacen ante la actitud que toman los diferentes gobiernos y sobre todo el de Felipe Calderón con los profesionales de la milicia, con las características tan peculiares de la sociedad mexicana. La pregunta aparece con mayor fuerza a medida que nos alejamos de la fecha del civilismo inaugurado por el gobierno Miguel Alemán (1946 – 1952), que apartó a los militares de la política activa a la que influían como sector del partido oficial.

De la falta de estudio de la secuencia de la institución militar da fe la cantidad de estudios “especializados” hechos por villamelones que detienen sus aportaciones poco originales, cuando se encuentran con esa especie de indiferencia, sometimiento ante lo inevitable, cansancio o postura de avestruz, con los inevitables desprecios, las ofensas y hasta las condenas morales de miles de militares, retirados o en activo, que caen como imparable lluvia ácida. Una serie ininterrumpida de leyes, actitudes y hechos atacan tan directamente a la dignidad de tantos, que parece imposible que “tantos” guarden silencio y agachen la cabeza sin la menor muestra visible de desagrado.

Es indudable la sospechosa indiferencia de los medios de comunicación ante los temas militares, que sólo puede ser entendida como ignorancia. Ignorancia, sí, cuando aparecen en las pantallas hogareñas los especialistas improvisados por las propias cadenas opinando barbaridades sobre dos rubros favoritos: la guerra en varios escenarios mundiales y la importancia del sector militar mexicano. Pero al lado de estas dos fuentes de información directa hay un tema escabroso que es deliberadamente puesto de lado: el involucramiento probable de las fuerzas armadas mexicanas en un esquema de posguerra fría, lo más probable al lado del bloque atlantista anglosajón en cuyo sistema de defensa de la OTAN jugarían un papel los nuevos altos cargos militares. Me refiero a los nuevos jefes y generales que completaron su formación previa en escuelas militares de países de habla inglesa.

El gobierno de Felipe Calderón ha optado por el encarcelamiento de generales, a quienes se les interrumpio su merecido retiro para protagonizar una pieza teatral al gusto de la alta burocracia panista, para jugar un papel que tenían asegurado varios ex gobernadores priistas. Las detenciones aparecen como dice Rodolfo Sánchez Mena, como un recurso desesperado para reforzar su guerra incompetente contra el crimen organizado y tratar de asegurarse la impunidad tras el poder con la alianza electoral PAN- PRD.

Y como el ambiente público está secuestrado por los partidos nacionales y regionales, únicos agentes y gestores del monopolio político de la representación (de sí mismos), comportada por el sistema proporcional de listas de partido”. La democracia formal no es sinónimo de democracia. Antes bien, ha engendrado una oligarquía tan poderosa, corrompida y asfixiante como pocas tiranías, capaz de admitir cualquier cosa a condición de que la sobrevivencia de los peores sea garantizada

El libro verde de las fuerzas armadas

El divisionario en retiro Roberto Badillo Martínez, veracruzano ilustre, originario de la región de Papantla, en cuya cabecera cursó la enseñanza secundaria que era en su época estudiantil un antecedente para el ingreso en el Colegio Militar. Así comenzó una vida militar asumiendo un progresivo aumento de responsabilidades a medida que ascendía en el escalafón castrense.

Badillo está orgulloso de sí mismo y no es para menos: a su manera ya cumplió con las tareas que en otros medios se resumen en tres: plantar un árbol, tener un hijo y escribir un libro. El militar cuya obra comentamos ha hecho mucho más: nos entrega en su último libro la clave para la seguridad real del estado nacional con instrumentos que incluso con las limitaciones financieras existentes está al alcance de la mano: el rescate de la guardia nacional de cuyas bondades dependen tareas estatales de primer orden:

El militar aparece como dogmático (como él mismo ha explicado que como opuesto al relativismo liberal que desprecia), y describe su modo de argumentación: hechos contrastados. No pide una democracia perfecta moral ni materialmente, sino de democracia formal que incluya la separación de poderes y soberanía popular real.

Para el autor de El libro verde de las fuerzas armadas, no es necesaria la ruptura, cuya impronta histórica abomina como obra de minorías indeseables. Piensa que las reformas serán suficientes cuando estén sustentadas en el rescate de la soberanía nacional, absoluta, apuntalada en el orden público, fecundado a su vez con la maestranza, aunque sea indirecta, de las fuerzas armadas. Badillo lamenta que los políticos hayan arrebatado la soberanía al pueblo. En primer lugar el pueblo no elige a sus gobernantes porque existen listas cerradas y no son los ciudadanos sino los políticos quienes eligen a los representantes del pueblo. Y en segundo lugar, la constitución la han efectuado personajes del liberalismo, salidos de la alcantarilla careciendo de legitimidad democrática. El autor nos enseña con un riguroso método histórico que los legisladores son empleados a sueldo de los partidos, que se limitan en su actuación a cumplir los encargos de los estados mayores partidistas. Eso que es una falacia (en democracia), abre el paso a la oligarquía de los ineptos.

Ahora bien, el estado nacional mexicano o lo que los liberales han dejado de él, tiene en su favor que el estado nacional ha sobrevivido al empeño destructivo de las fuerzas globalizadotas. Y eso en escala planetaria. El puntal del destino de la nueva convivencia de estados nacionales es la seguridad nacional concebida en términos no anglosajones ni dependientes de la pedagogía abominable de la OTAN.

La convivencia se basa en el orden público, al alcance de la mano incluso en un país que es el puente favorito para introducir todo tipo de estupefacientes en el mayor mercado mundial. E incluso en situaciones tan adversas, la defensa de la nación es posible con una guardia nacional que se encargue de las tareas que no corresponden a las fuerzas armadas aunque éste sea el motor imprescindible de a la G.N.

Calderón apostaba a presentar al Chapo como ejemplo del éxito de su campaña contra el narco, dice Sánchez Mena. En vez de ello, lanza una cortina de humo para ganar tiempo, y acusa a ex altos cargos del ejército de estar infiltrado por un cártel. La fiscalía federal anuncia una nueva operación limpieza, como la del 2008 en la SIEDO. Detendrán a más militares de alto y mediano rango y a personal de la secretaria de Seguridad Pública.

La redada de militares que organiza Calderón conduce a situaciones inciertas y desestabilizadoras, en el transito de las elecciones presidenciales y del cambio de poderes, mandatados constitucionalmente. Concluye Sánchez Mena diciendo que Calderón, afecta a la institución armada del Estado, de suyo sometida al desgaste de la guerra contra el narcotráfico, dictada desde fuera, y que busca su remplazo, por una fuerza que de apoyo a corporaciones extranjeras para saquear, más, a México y reprimir toda disidencia contra un estado militarizado.

Remata Sánchez Mena revelando que el entorno del escenario de diversión montado por Calderón, el país vive el terror y la violencia desbordada, producto del avance de los Zetas, que se consolidan hegemónicamente al extender su dominio corporativo desde el territorio norteamericano, hasta el Canal de Panamá, como lo anuncia con beneplácito la correduría Stratfor, la CIA en las sombras.

Una coincidencia con lo expresado varias semanas atrá por el general Badillo, una tesis que reintera en un artículo de aparición reciente: Estados Unidos se interesa porque sea quien sea el próximo presidente de la república, incorpore al gabinete a dos personajes que le son indispensables, el secretario actual de Seguridad Pública federal y la fiscal federal.

El tema militar es central en el debate (evadido) de la sucesión presidencial. La propuesta de modernizar a las Fuerzas Armadas, integración de la Defensa, Marina y Fuerza Aérea, con un solo mando y un Estado Mayor Conjunto; la rotación de su mando; y, hasta la posibilidad de un civil al frente de la secretaria integrada; el nuevo proyecto de seguridad pública y nacional, y su instancia operativa, una gendarmería nacional, son asuntos medulares del próximo gobierno.

El general Ángeles participó, junto con otros siete especialistas, en un encuentro de Seguridad y Justicia, 500 participantes, organizado por el ex gobernador del estado de México, César Camacho, presidente de la Fundación Colosio del PRI, el 9 de mayo en el estado de San Luis Potosí.

Este militar sostuvo, públicamente, la carencia de objetivos definidos en la lucha contra el crimen. Planteó que no existe una estrategia de seguridad nacional; por eso no se tiene rumbo; y, por lo tanto, las líneas de acción no conducen a ningún sitio.

Ha propuesto, como lo hace Badillo en su libro, la creación de una nueva policía nacional o guardia nacional. Para ello tres pasos. Primero, definir objetivos de seguridad; visualizar adónde vamos. Segundo, plantear estrategias y políticas; línea de acción. Tercero, establecer el órgano; garantizar la consecución de los objetivos de seguridad, una policía nacional o guardia nacional.

El nuevo organismo que relevaría la PFP, dotaría de doctrina policiaca y daría “unidad de criterio a todos los policías del país en el pensamiento, la acción, en el sentimiento, en las tácticas operativas y policiales”. Evidentemente, para bien del país, el general Badillo no está solo. Le acompaña en su concepción del orden público por lo menos dos de los militares convertidos en héroes de la resistencia a la imbecilidad presidencial

Estados Unidos construye el gabinete presidencial mexicano 2012 - 2018

Dice el general Roberto Badillo:

En el Libro Verde de las Fuerzas Armadas, los Presidentes de México y los Militares, expongo sus andanzas antes de la Independencia Mexicana.

El autor nos enseña con un riguroso método histórico que los legisladores son empleados a sueldo de los partidos

La Independencia provocó 66 años, de 1810 a 1876 de luchas fraticidas internas, revoluciones, golpes y contragolpes militares, pleitos de masones yorkinos por un lado, y de masones escoceses por otro lado. Y en ese tiempo el país pierde 3 millones de km cuadrados en el norte, incluyendo Centroamérica.

Desde la independencia ha habido entonces permanentes intervenciones diplomáticas, políticas y militares de Estados Unidos, a tal grado que tras 200 años de historia “independiente”, las decisiones que se han tomado en nuestro país, en los momentos más graves de la historia, atrás de las mismas, ha estado presente Estados Unidos y sus personeros diplomáticos. Muchos libros documentan esas intervenciones.

La última grave intervención diplomática, política y militar es la nefasta Iniciativa Mérida que hará que el sexenio del presidente Felipe Calderòn sea recordado como el de los más de 60 mil muertos y continuando.

Las Fuerzas armadas mexicanas son, a pesar de lo que digan los izquierdistas mexicanos que están en decenas de organizaciones y partidos políticos, el último bastión de la defensa de la patria, del territorio, de los recursos estratégicos y del pueblo de México.

Dividirlas y desestabilizarlas sólo puede provocar problemas y agravios al conjunto de lo que conocemos, como la mexicanidad. Lo anterior no quiere decir que son intocables, quien comete delitos en las Fuerzas Armadas sufre las consecuencias. Cuatro años después de la aceptación por parte del presidente de la república de la Iniciativa Mérida los resultados están a la vista:

-El país ha sufrido más de 60 mil muertes violentas,

-Se cuenta a miles de secuestrados y desaparecidos.

-Hay cientos de muertos aún no identificados.

-Miles de mexicanos esencialmente los radicados en la frontera, la han traspasado, han comprado viviendas y establecido negocios en Estados Unidos; provocando un vaciamiento poblacional y económico aún incuantificable y no estudiado, en grandes áreas rurales y ciudades del norte de nuestra República.

-Estados Unidos logró controlar grandes áreas gubernamentales que tienen como propósito la seguridad pública y la aplicación de la justicia, vía penetración en oficinas de la Procuraduría General de la República y de la Secretaría de Seguridad Pública; donde su personal prácticamente dirige esas dependencias pues así se deduce de un cable de Wikileaks, no desmentido, donde el secretario de Seguridad Pública le informa al embajador de Estados Unidos: “que tendrá acceso a la información de dicha dependencia”.

-Estados Unidos controla completamente la Procuraduría general de la república, una dependencia donde despacha una persona que permitió a la embajada de Estados Unidos entrometerse en la SIEDO, luego por ello fue condecorada en Washington, y luego por ello, fue nombrada procuradora.

-Estados Unidos promovió la construcción de un centro de espionaje en la capital de la República, en coordinación con la Secretaria de Seguridad Püblica. Ello le permite no sólo obtener información criminal sino política, y de otras fuentes que utiliza en su provecho. Desde luego que esto le permite interiorizarse de toda la inmundicia que existe en México y que aprovecha en contra de nuestro país.

-Estados Unidos logró la presencia en todo México de sus agencias de información, como la CIA, DEA, FBI y otras, así como del Pentágono en México de forma irrestricta.

-Estados Unidos logró la autorización para sobrevolar el territorio mexicano con aviones que ellos controlan y que le ha permitido ejercer acciones en un país presuntamente soberano; como es el caso de los militares presuntamente involucrados en el narcotráfico, encabezados por el General Tomás Ángeles; para demostrar esto, (que Estados Unidos dirige las acciones en México) sólo transcribiré algunos párrafos de esa información procedentes del Universal, diario de la Ciudad de México:

El Universal, con fecha 17 de mayo del 2012, dice en su primera plana: “Estados Unidos: más militares están bajo sospecha. Investigan a generales detenidos por presunto nexo con el cártel de los Beltrán. La nota dice en parte: “La investigación a militares por presuntos vínculos con el narcotráfico no se limita a los generales Tomás Ángeles y Roberto Dawe, detenidos el martes pasado, de acuerdo con el gobierno estadounidense.

-Penetración de centenares de miles de armas y millones de cartuchos como única política de Estado de ese país, lo cual puede ser declarado como una intervención militar.

Fuentes del Departamento de Justicia revelaron que hay más militares y marinos mexicanos bajo investigación de Estados Unidos y México.

El funcionario que pidió el anonimato, señaló que la Agencia Antidrogas Estadounidense (DEA, por sus siglas en inglés) ha obtenido información de que algunos militares y marinos han estado colaborando con Los Zetas y los cárteles del Golfo, Sinaloa y Juárez.

La fuente expresó que se ha mantenido la premisa de que son inocentes hasta que se compruebe lo contrario".

Como los estadounidenses son muy respetuosos de la ley aclaran lo siguiente: la fuente (del Departamento de Justicia) expresó que se ha mantenido la premisa de que son inocentes hasta que se compruebe lo contrario.” Qué hermosa forma de aplicación de la ley tienen los norteamericanos, o sea, les echan encima a los generales miles de medios de comunicación en Estados Unidos, México y en todo el mundo, pero aclaran que se presume que son inocentes.

Más claro ni el agua. La Iniciativa Mérida, el mayor error político, diplomático y militar del presidente Felipe Calderón, que lo hunde desde ya, en lo más negro de la historia de México, les ha permitido a los estadounidenses hacerse cargo de la planificación de las actividades de seguridad pública, crimen organizado y narcotráfico en nuestro territorio en las dependencias: la Procuraduría general de la república y la secretaria de Seguridad Pública.

Pero no solo ello, si estuvieron desde la Independencia, la Reforma, las intervenciones militares de ese país en los siglos XIX y XX, la Revolución Mexicana desde su inicio en forma preponderante, hasta la expropiación petrolera, y en forma más discreta durante el siglo XX, en esta sucesión presidencial que está por decidirse el 1 de julio del 2012, se puede asegurar que ya están preparando el gabinete al sucesor, sea quien sea.

Un antecedente es la declaración del secretario de Seguridad Pública, Genaro García Luna, que hace algunos meses, como una sibila de cumas, dijo que la violencia del narcotráfico y el crimen organizado comenzaría a ceder “por el año 2015”. Ningún augurio puede ser más preciso. Lógicamente esa declaración tuvo la bendición de los intervencionistas estadounidenses que aplican en México la Iniciativa Mérida; con ello García Luna quiere “engancharse” con el triunfador de las elecciones 2012. Con ello, la Secretaría de Seguridad Pública, los patrones yanquis y García Luna creen que la continuarán manejando.

Tomando como base esa dirección, algunos candidatos presidenciales ya han dicho que apoyarán aumentar los efectivos en forma por demás desproporcionada, de la Secretaría de Seguridad Pública para el próximo sexenio; lo anterior sin hacer una evaluación de resultados ni tampoco de costos de todas las instituciones que han participado en la lucha contra el narcotráfico y el crimen organizado. Hay que menciona en forma general, que actualmente cada elemento de seguridad pública le cuesta al erario nacional cuatro veces el costo de un soldado del Ejército y Fuerza Aérea; hay que considerar que la Secretaría de Seguridad Pública no cuenta con instalaciones en ninguna parte de la República, que en muchos estados se aloja en hoteles, y hay que considerar que las instalaciones en diversos estados del país necesitarían construcciones para miles de sus elementos. Tan sencillo que los candidatos evalúen costos y actuaciones de todas las instituciones que han participado en el sexenio de Felipe Calderòn, antes de tomar decisiones. Es lo lógico, es lo natural, es lo conveniente..

Por lo que se refiere a la Procuraduría general de la república, Estados Unidos impondrá a quien gane la presidencia de la República a la actual procuradora y a su equipo.

Por ello han implementado la operación contra los militares; empleando a delincuentes comprobados que mediante el sistema de “testigo protegido” viven no solo como tal, sino con un salario del gobierno de Estados Unidos o el de México que prácticamente asumió o copió dicho sistema. Los testigos protegidos siempre responderán a quienes los sostienen y les pagan. No tardan en ubicar a la Procuraduría, como la dependencia que llevó a cabo todas las investigaciones, cuando sabemos que fue la DEA y el gobierno estadounidense.

Muy pronto los medios estadounidenses, y por imitación los mexicanos, empezarán a presentarla como la “procuradora de hierro”, la que se atrevió a procesar a militares de alto rango. Le crearán una leyenda que le servirá para explotarla hasta que el gobierno mexicano se deje.


Sobre esta noticia

Autor:
Stiky (10 noticias)
Visitas:
525
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.