Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Sociedad Mexicana escriba una noticia?

Llama Iglesia a fieles católicos a multiplicar sus buenos actos

13/02/2011 08:02 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

El cardenal Norberto Rivera exhortó a los fieles católicos a practicar y multiplicar las obras que son aceptables y agradables a Dios, pues recordó que en el juicio final todos los hombres tendrán que dar cuenta de sus actos. Durante la misa dominical en la Catedral Metropolitana también se oró por los políticos, juristas y empresarios que tienen en sus manos las decisiones más importantes de este mundo, para que atienden las demandas de los más necesitados. El arzobispo primado de México señaló en su homilía que los cristianos no pueden olvidar que el juicio final no llegará simplemente si dejan de pensar en él, pues “sería fatuo creer que se elimina la realidad de la muerte sólo porque dejamos de tenerla presente”. En este contexto, insistió en que los católicos deben estar preparados para que el juicio final no los tome desprevenidos y puntualizó que la mejor manera de hacerlo es actuar de acuerdo a las enseñanzas de Jesucristo. En el momento final, añadió el cardenal, Jesús no actuará como adversario sino como abogado ante el Padre, por lo cual se requiere actuar de acuerdo a sus principios y criterios; si se actúa de acuerdo a sus enseñanzas, se estará cumpliendo la voluntad de Dios, aseveró. Rivera Carrera pidió a los fieles católicos no perder el rumbo ni llenarse de soberbia pensando que son suficientes las fuerzas y habilidades propias para alcanzar la salvación, puesto que los hombres son frágiles y deben ser conscientes de que cualquier tempestad los puede hundir. Recurrió a la metáfora del barco Titanic, nombrado así en honor de los antiguos titanes que desafiaban a los dioses y del que llegó a decirse que era un navío que “ni Dios podría hundir”, sin embargo ahora permanece en el fondo del mar. En esta vida, comentó, todas las personas son navegantes, caminantes que buscan la felicidad como destino, que no deben perder el rumbo que está bien señalado por Cristo, que es el poder de Dios. Por ello exhortó: “Subamos a su barca, que es la Iglesia, y así llegaremos a puerto seguro, sanos y salvos”.

Más sobre

Sobre esta noticia

Autor:
Sociedad Mexicana (21910 noticias)
Visitas:
49
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Lugares

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.