Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Cultura escriba una noticia?

Llega caricatura de Abel Quezada a las Rejas de Iztapalapa

06/07/2010 12:39 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Las caricaturas sobre las costumbres, ambientes y personajes de la capital mexicana que Abel Quezada (1920-1991) realizó a lo largo de medio siglo, integran una exposición inaugurada hoy en la Galería Abierta de la Macroplaza Cuitláhuac, en las Rejas de la Delegación Iztapalapa. Bajo el título “Adorable y enemiga. La Ciudad de México en los trazos de Abel Quezada”, la exhibición presentada en noviembre del 2009 en las Rejas del Bosque de Chapultepec, muestra cerca de un centenar de obras gráficas con temática urbana, cartones, viñetas e ilustraciones, que permitirán el reencuentro de peatones y automovilistas con un clásico de la caricatura mexicana. En el acto, Guadalupe Lozada de León, coordinadora de Patrimonio Histórico y Artístico de la Secretaria de Cultura capitalina, celebró la apertura de esta muestra en la que las evocaciones nostálgicas, crónicas de lo importante y lo superfluo, propuestas atendibles o desaforadas para sobrevivir al apocalipsis citadino, revaloran el tino, malicia y actualidad del creador de diversos personajes. Entre ellos, el Charro Matías, Gastón Billetes, la Dama Caritativa de las Lomas, el policía con moscas y el perro Solovino. La muestra con la que se rinde un homenaje al cartonista mexicano y que estará hasta el 26 de febrero del 2011, recorre medio siglo de trayectoria del dibujante, de los años 30 a los 80. Dicha exposición refleja la historia de un país en su minucia: desde la picaresca de un sistema político y las expresiones por demás bizarras de la identidad nacional, a las modas, aficiones y mitologías que fueron signos de la modernidad mexicana. Curada por Alfonso Morales Carrillo, quien realizó un amplio trabajo de documentación e investigación que tuvo como principal objetivo la revaloración de la obra gráfica, pictórica y literaria de Abel Quezada, ofrece una pequeña probadita de la inteligencia y buen humor del que gozaba el dibujante, el cual dice mucho más de lo que los propios cartones representan. Con un estilo en el que la caligrafía, el dibujo y otros recursos gráficos se ensamblaban para articular un comentario actual, explicar propuestas racionales o desquiciadas, armar cuentos breves, señalar los defectos o desfiguros de personajes públicos, Quezada llevó a cabo una de las crónicas menos complacientes y más antisolemnes de los sucesos y milagros del México moderno. Reconocido por los cartones en que exhibía los inútiles desplantes del patrioterismo y la picaresca convenenciera de la clase política, Quezada fue también un notable retratista de los ambientes, calles y tertulias de la capital mexicana, la ciudad-república en que se concentraba, como ahora, lo mejor y lo peor de la nunca bien ponderada “Raza de Bronce”, según autoridades de la Secretaría de Cultura capitalina. Comentaron que los cartones del artista cambiaron "el rostro de esa urbe trasnochadora y antojadiza, sobre todo durante la regencia de Ernesto P. Uruchurtu, quien la gobernó de 1952 a 1966, del lamento nostálgico por la pérdida de lugares y costumbres que fueron entrañables a Quezada".


Sobre esta noticia

Autor:
Cultura (17131 noticias)
Visitas:
740
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.