Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Cultura escriba una noticia?

Llega a 50 funciones “Proyecto M-H. Confesiones de despedida”

22/08/2011 02:15 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

La vida privada de una madre y su hijo es el tema central del espectáculo de danza “Proyecto M-H. Confesiones de despedida”, la cual celebró anoche 50 representaciones con la develación de una placa en el Teatro de la Danza en el Centro Cultural del Bosque (CCB). La develación corrió a cargo de Carmen Bojórquez, coordinadora de Danza del Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA); Mauricio Jiménez, escritor y director teatral; Gabriela Medina, directora del grupo La Manga video y danza, y de los creadores e intérpretes de la obra, Cecilia Appleton e Yseye M. Appleton. En entrevista, el joven Yseye, beneficiario del Programa Creadores Escénicos “B” del FONCA, describió la relación de madre-hijo y coreógrafa-bailarín como “una experiencia difícil pero única”. Confesó que al entrar a la compañía Contradanza, hace 10 años, la señora Appleton lo trató igual o peor que a un compañero de trabajo, pero “me inspiraba mucho su obra, poco a poco me fue dando más espacios”. Llegó el punto en el que tuvimos tanta confianza que nos peleábamos, de hecho ya pasamos por varias crisis y últimamente la relación se empezó a hacer más orgánica”, reconoció el bailarín. Recordó que “Proyecto M-H. Confesiones de despedida” surgió en el 2007, durante una crisis familiar en la que él quería irse de casa definitivamente. “Entonces empezamos a poner en la mesa muchas confesiones (razón por la que se llama así) que no nos habíamos dicho. Por ejemplo, “¿dónde está mi papá, o por qué me dejaste tanto tiempo?”. La idea de la escenografía, un espacio pequeño con dos puertas, dijo, fue gracias al estudio en el que comenzaron a planear la obra en la ciudad de Montreal. “Nos dimos cuenta que teníamos mucha intimidad en cada uno de nuestros cuartos. A partir de ahí, el proyecto empezó a hacerse una bola de nieve más grande”, mencionó Yseye M. Appleton. El espectáculo se divide en dos áreas: la social y la natural. La primera “es la parte en la que todos vivimos”. La segunda se trata de algo más instintivo, sin ningún tipo de restricción social. “Ahí no importa si tocas a tu mamá o no”, mencionó. Por su parte, la bailarina Cecilia Appleton recordó que el proyecto fue hecho gracias a la unión del trabajo de siete artistas, “no solamente de mi hijo y mía”. En un momento de mucha alegría para el dueto, la directora de la compañía dancística recalcó la importancia de “seguir soñando e imaginando y continuar haciendo danza, teatro y arte en este país”. Carmen Bojórquez felicitó a la familia por su esfuerzo, trabajo y por la evolución que ésta ha tenido desde sus inicios. Mientras que Gabriela Medina calificó al espectáculo como un acto significativo para la danza mexicana. “Es una relación extraordinaria, conmovedora, envidiable; muy pocas veces se puede tener esa confianza con la familia. Sin duda es una fuente de inspiración para muchos maestros y alumnos”. Por último, Mauricio Jiménez utilizó las palabras de privilegio, autenticidad y esencia para referirse a la obra. “La virtud mezclada con la sabiduría, el desparpajo con la libertad, cuando una creadora ha definido un tema puede hacer lo que quiera, como en este caso: volar, decidir, soñar, ponernos en esos estados trepidantes y oscilatorios”, consideró.


Sobre esta noticia

Autor:
Cultura (17131 noticias)
Visitas:
23
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.