Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Cultura escriba una noticia?

Llega desde Nueva York al Auditorio Nacional ópera de Wagner

11/02/2012 07:09 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Intriga, amor y venganza se entrelazan en la ópera “El ocaso de los dioses” (Gotterdammerung), de Richard Wagner, bajo la dirección orquestal de Fabio Luisi, con la participación de las sopranos Deborah Voigt y Wendy Bryn Harmer y el tenor Jay Hunter Morris, todos de Estados Unidos, que se transmitió en el Auditorio Nacional en vivo desde el Metropolitan Opera de Nueva York. La obra, que contó con la dirección de escena a cargo de Robert Lepage, plasma una historia de época en que el amor y desamor, así como el poder, emergen en un mundo de lucha, donde todavía los héroes destacan por su valentía y arrojo ante los grandes peligros. En una pantalla gigante de alta definición se pudo apreciar esta conmovedora historia de hombres desafiantes y bellas mujeres, que lo único que desean en la vida es tener a su lado una fuerte presencia varonil, sin importar las consecuencias. La historia inicia en el salón de los Gibichungos, en la ribera del Rin. “Hagen” aconseja a sus hermanastros, “Gunther” y “Gutrune”, que fortalezcan su poder a través del matrimonio. Sugiere a “Brunnhilde” como esposa para el primero y a “Siegfried” a la segunda. Como sólo el más osado de los héroes puede atravesar el fuego de la roca de “Brunnhilde”, “Hagen” propone un plan: una poción que hará que “Siegfried” se olvide de “Brunnhilde”, una bella mujer que todos desean, y se enamore de “Gutrune”. Y luego la reclamara para “Gunther”. Cuando se escucha el cuerno de “Siegfried” sonando desde el río, “Hagen” lo llama, “Gutrune” le ofrece la poción, y él la bebe y de inmediato confiesa su amor por ella. Entonces “Gunther” describe los peligros para ganar a la esposa que ha elegido, el valiente “Siegfried” ofrece usar el Tarnhelm, una tela de color oro, para cambiar de personalidad y transformarse en “Gunther”. Los dos hombres hacen un juramente de sangre para la hermandad y se marchan a su conquista por la bella mujer “Brunnhilde”, quien posee un anillo que le dio “Siegfried” antes que éste se marchara, sin saber lo que le espera al encontrarse con su amor. De noche, afuera del salón, el padre de “Hagen”, “Alberich”, se aparece a su hijo como en un sueño y le recuerda que debe recobrar el anillo. Con el amanecer llega “Siegfried”. “Hagen” convoca a los Gibichungos a dar la bienvenida a “Gunther”, quien entra con una humillada “Brunnhilde”. Al ver a “Siegfried”, ella lo denuncia furiosa, pero él, aún bajo los efectos de la poción, no entiende su furia. Al notar el anillo en el dedo del varón, ella le exige decir quién se lo ha dado, ya que le fue arrebatado supuestamente por ”Gunther” apenas la noche anterior. Después de algunos sucesos, “Siegfried” recobra la memoria y describe cómo caminó a través del fuego con la lanza. “Gunther” se horroriza ante esto. “Hagen” le dice que ha vengado un falso juramente. Entonces el valiente hombre recuerda a “Brunnhilde” con sus últimas palabras y muere.


Sobre esta noticia

Autor:
Cultura (17131 noticias)
Visitas:
78
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.