Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Cultura escriba una noticia?

Llegan los lujosos y simbólicos entierros mayas al MNA

12/08/2010 06:18 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Las joyas con que fueron enterrados con seis gobernantes mayas del Periodo Clásico (200-900 d.C.), incluidas las máscaras que revelan sus caras, serán exhibidas por primera vez en la exposición “Rostros de la divinidad. Los mosaicos mayas de piedra verde”, que esta noche se inaugurará en el Museo Nacional de Antropología (MNA). En conferencia de prensa, la curadora de la muestra y responsable del Proyecto Máscaras Funerarias, Sofía Martínez del Campo Lanz, expuso que se trata de una exposición que tiene por objeto exhibir la riqueza de las ofrendas funerarias del área maya, elaboradas durante el periodo indicado. Conformada por 147 piezas, la exhibición presenta los ajuares funerarios con que fueron enterrados seis dignatarios mayas, hace más de mil años en templos prehispánicos de las ciudades de Palenque, Calakmul, Dzibanché y Oxkintok. Según la curadora, estas ofrendas son plenas de significado, ya que nunca antes se habían mostrado en su conjunto, para poder leer el simbolismo que está planteado en ellas. En la sala Culturas Indígenas del MNA se recrearán los sepulcros de los seis soberanos mayas, que arqueólogos del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) y otras reconocidas instituciones descubrieron y exploraron en las décadas de 1980 y 1990. Explicó que las máscaras funerarias, que dan título a la exposición, refieren la facultad del personaje inhumado de transformarse en el “Dios del Maíz” al momento de morir para descender al inframundo, derrotar a los señores de la muerte y ascender al plano divino para interceder como ancestro ante las deidades del bienestar de sus súbditos. En “Rostros de la divinidad. Los mosaicos mayas de piedra verde” destaca un corpus de 13 máscaras funerarias mayas de piedra verde y un pectoral zoomorfo de concha. Para Martínez del Campo Lanz, la exhibición deriva del esquema bajo el cual, durante casi una década, se ha realizado la restauración de estas máscaras, con el fin de devolverles sus atributos estéticos y su carácter ritual. La muestra, abundó, contempla además una serie de objetos en los que están acuñados símbolos mayas que explican la percepción de esta civilización, tanto de la realidad tangible del mundo material como de las esencias sobrenaturales, a partir de la naturaleza. “Son un sincretismo de imágenes, de seres humanos, de animales, de plantas, del entorno que lo rodea. Toda esta concepción mitológica y esquema sagrado que define la vida de la civilización maya, es una percepción de su realidad del mundo y esta plasmada en su arte, pues es éste donde el artista puede expresar este pensamiento que rige la vida de los ciudadanos”, mencionó. De las 13 máscaras que se presentan, ocho corresponden a los rostros de dignatarios del periodo Clásico que contribuyeron al apogeo de las dinastías mayas, entre ellas la que portaba K´inich Janaab´ Pakal, gobernante de la ciudad de Palenque, en Chiapas, entre 615 y 683 d.C. Del resto de las máscaras de dignatarios mayas, de los cuales se dijo se desconoce su nombre, tres corresponden a dos diferentes gobernantes de Dzibanché y la otra al de La Rovirosa, ambos sitios ubicados en Quintana Roo. Otras dos corresponden al de Calakmul, en Campeche, y una más al soberano de Oxkintok, en Yucatán, lugar en el cual se halló también el pectoral zoomorfo de concha que se incluye en esta exposición. Del conjunto de 13 máscaras funerarias, precisó la arqueóloga, cinco muestran rostros de deidades que acompañaban las acciones de los señores mayas y fueron dispuestas en las ofrendas, como pectorales o cinturones ceremoniales. De esta manera, destacó, la exhibición reunirá por vez primera seis ofrendas funerarias completas pertenecientes a dignatarios mayas: una de Palenque, dos de Calakmul, dos de Dzibanché y otra de Oxkintok, esta última que carece de máscara de piedra verde pero posee un mosaico zoomorfo de concha sobresaliente. Destacó que por ser sociedades que se desarrollaban en un medio en el que la vegetación era predominante, el cultivo de la planta del maíz fue lo que garantizo su subsistencia, de ahí la importante que le dio dicha civilización a esta planta y a la personificación de los gobernantes como dioses de ella, tanto en vida como en el momento de la muerte. Indicó que para un soberano maya el hecho de ser el “Dios del Maíz” implicaba una serie de responsabilidades, pues era considerado como el árbol del mundo y el centro del universo. “Toda esta concepción mitológica no era una propuesta de pensamiento, sino que estaba plasmada en la vida láctea; así como el mundo occidental se aprecian los signos del Zodiaco, ellos (los mayas) percibían una serie de imágenes que corresponderían a una puesta en escena en el que seres tortugas y otros animales son los protagonistas y esencias divinas”, detalló. Máscaras, collares, anillos, brazaletes, petos, pectorales y figurillas ceremoniales conformaban el ajuar funerario con que fueron ataviados los gobernantes al momento de ser enterrados. Piezas que se mostrarán tal y como fueron halladas por los arqueólogos, junto con otros objetos de cerámica, concha y caracol, lo que permitirá comprender su simbolismo de acuerdo al orden en que fue dispuesto cada objeto en la ofrenda. “A partir de que las tumbas fueron exploradas, las ofrendas se disociaron y los objetos se exhibieron en diversos museos, de tal manera que nunca se habían presentado en su conjunto de la forma en que fueron encontradas originalmente, por lo que no había sido posible hacer una lectura completa para comprender su significado”, precisó. “La importancia de presentar los ajuares íntegros, radica en que cada pieza forma parte de un conjunto simbólico, sí se disocian pierden ese carácter”, comentó Martínez del Campo Lanz. Entre otras piezas que se pueden observar, destaca una alfombra funeraria creada con cerca de ocho mil caracoles y semillas, que hace mil 600 años formó parte del ajuar de un personaje de alto rango de la antigua ciudad maya de Calakmul. La pieza, de un metro de largo por 25 centímetros de ancho, fue rearmada y restaurada por la propia especialista Sofía Martínez del Campo, entre 2008 y 2009. “El propósito de esta muestra no es sólo dar a conocer al público los rostros de los gobernantes, sino que el visitante se adentre de algún modo en el universo de los antiguos mayas”, añadió. La exposición se complementa con una serie de objetos introductorios y cédulas museográficas e información multimedia, que ayudarán a comprender el significado de cada objeto y la magnitud de los contextos funerarios de esta antigua civilización. Luego de su presentación en el MNA, donde estará hasta septiembre próximo, “Rostros de la divinidad” viajará a Italia, para ser exhibida en el Museo Arqueológico de Nápoles, de noviembre a enero de 2011, y posteriormente se mostrará en París.


Sobre esta noticia

Autor:
Cultura (17131 noticias)
Visitas:
232
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.