Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Distrito Federal escriba una noticia?

Llegan multitudes a las atracciones de invierno en el Zócalo

18/12/2010 07:28 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Los niños Alonso y Héctor, ante una larguísima e intimidante fila de personas que espera su turno para patinar, recuerdan aquella mañana de hace un año cuando sus tías los trajeron al Zócalo capitalino a conocer la nieve. La plancha del Zócalo era entonces, por tercer año consecutivo, lugar para una abigarrada reunión de construcciones temporales a fin de que que los capitalinos se sintieran como en los países polares. Todos los años, desde hace cuatro, por estas fechas decembrinas se instalan en la plaza principal de la capital espacios donde es posible practicar juegos no comunes para estas tierras meridionales: patinaje sobre hielo, deslizamiento sobre hielo, construcción de figuras con nieve de verdad. Ello requiere crear de manera artificial el clima frío que permita contar con esa materia prima exótica que lo haga posible: la nieve. Alonso y Héctor la habían visto en películas, en libros, la confundían con el hielo, esos bloques duros que sirven para enfriar su refresco al tiempo que, lentamente, se disuelven. Alonso y Héctor, a sus siete y seis años de edad, respectivamente, aún recuerdan que un año atrás, cuando tenían seis y cinco años vinieron por vez primera para probar lo que se siente al deslizarse suavemente por el hielo blanco y reluciente. Su deseo quedó frustrado entonces. Necesitaban tener una edad y una altura que todavía no alcanzaban para poder entrar en ese rectángulo donde los movimientos parecen realizarse con más gracia y facilidad. Para aliviar su desencanto, sus tías los llevaron al espacio donde conocieron la nieve. Quedaron maravillados con esa materia moldeable y fría que lo mismo les sirvió como proyectil para enfrentar las guerras que se desataron, que para formar las representaciones de los guerreros victoriosos. Dicen que fue una experiencia inolvidable. Y se complementó con la emoción que les produjo poder deslizarse varias veces por el tobogán de hielo, subidos en esas llantas que daban vuelta al mismo tiempo que descendían veloces. Eso fue hace un año y todavía se acuerdan. Era inevitable entonces que en cuanto se enteraron que el escenario iba a ser recreado, pidieran a sus tías que los trajeran nuevamente a ese lugar frío pero resplandeciente de movimiento y calor humano por las muchedumbres que lo llenan. Ahora hay además el atractivo de una pista de hielo infantil, donde Alonso y Héctor esperan cumplir su deseo largamente acariciado de poder patinar sobre hielo. No saben si lo lograrán. Hay una fila larguísima de gente esperando la misma oportunidad. Alonso quiere mantenerse en la fila hasta que les toque, Héctor, ya fastidiado por la espera, quiere irse para jugar con la nieve y aventarse en el tobogán, como el año anterior. Las tías de Alonso y Héctor dicen que lo más probable es que volverán otro día para entrar a la pista, después de todo, los niños ya salieron de vacaciones y regresarán a clase hasta el 10 de enero, mientras que las pistas permanecerán hasta el 9 de enero de 2011. Miles y miles de visitantes abarrotan cada día este escenario blanco, las autoridades calculan que serán hasta ocho millones quienes pasen por aquí, desde que se abrió al público el pasado 5 de diciembre y hasta el su desmantelamiento. Las multitudes dificultan el pleno disfrute de las posibilidades de diversión y entretenimiento en una pista de motos sobre nieve, una galería de hielo y una fábrica de sueños, aderezadas con nieve natural. Gracias al patrocinio de algunas empresas privadas y a las aportaciones del gobierno de la ciudad, el acceso es gratuito a las atracciones, lo que no significa que no haya costo para los visitantes, puesto que deben invertir en comida y bebida para aguantar los largos periodos de espera. De hecho se estima que la derrama económica dejada por los visitantes supere los gastos de instalación. Negocio redondo para todos. Larga vida, entonces, a las atracciones de invierno del Zócalo capitalino.


Sobre esta noticia

Autor:
Distrito Federal (6654 noticias)
Visitas:
258
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.