Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Cultura escriba una noticia?

Llevan a escena obra de Francisco de Quevedo y Villegas

07/09/2012 06:55 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Un acercamiento a la España del siglo XVII se mostró a través de la adaptación teatral que realizó el director Daniel Pérez, basada en “El buscón”, del escritor y poeta Francisco de Quevedo y Villegas, el mes pasado, en el Festival del Teatro del Sontomontano, organizado por la Universidad Internacional de la Rioja, en España. La novela de Quevedo revela semejanzas entre la España actual y la del siglo XVII, Pérez intuye una unión estética e ideológica en la literatura del escritor barroco, de acuerdo con lo publicado en el portal de “laopinióndezamora.es”, personaje del Siglo de Oro Español (finales del XVI y principios del XVII), que muere el 8 de septiembre de 1645. Francisco Gómez de Quevedo Villegas y Santibañez Cevallos nace el 17 de septiembre de 1580 en Madrid, era proveniente de una familia hidalga y montañesa. Su padre, Pedro Gómez de Quevedo, fue secretario de la reina Ana de Austria, cuarta esposa de Felipe II. El padre de Quevedo pasó a ser escribano de Cámara de los Reyes, en donde conoció a Maria de Santibáñez, que por entonces era asistenta de Cámara de la Reina y contrajeron matrimonio en la primavera de 1576. Quevedo es nombrado de este modo, pues llega a la vida en el día de la llagas de San Francisco, según confesión hecha a su amigo Sancho de Sandoval. Su infancia transcurre entre la Villa y la Corte, de hecho, sus estudios los realiza en donde se educó toda la nobleza, el Colegio Imperial de la Compañía de Jesús, hoy Instituto de San Isidro de Madrid. Gramática, Retórica y Humanidades, son algunos de los tópicos revisados por Quevedo, quien en la lectura conoció a Cicerón, Séneca, a quien nombraría muchas veces como “Mi Séneca”, Virgilio, Horacio, etc. y donde tradujo a Isócrates, Esopo, Aristófanes y Demóstenes. Entre 1594 y 1595 se traslada a la Universidad de Alcalá, en la Facultad de Artes y Filosofía, donde estudia dialéctica y física hasta junio de 1600, año en el que se matricula en Teología y obtiene su licenciatura en Artes y Filosofía. El sitio “franciscodequevedo.org” señala que el escritor DE Quevedo se traslada en 1601 a Valladolid, con el duque de Lerma, sin dejar sus estudios de Teología en la Universidad Pinciana. En 1602, fallece la madre del escritor. Durante la estancia de Quevedo en Valladolid comienzan a circular sus primeros poemas bajo el seudónimo de “Miguel Musa” y que imitaban o parodiaban a los de Luis Góngora, exponente del gongorismo, quien lo atacó con una serie de poemas. Además, el portal “Wikipedia”, menciona que el escritor se aproximó a la prosa como un juego cortesano, que tenía la intención de exhibir ingenio y razón, por la cual escribe “La vida del buscón” (1626), lo que le sirvió para ganar celebridad entre los estudiantes. Por aquellas fechas, intercambia una serie de cartas con el humanista Justo Lipsio. En 1604, explora nuevos caminos métricos con un libro de silvas a la manera de Publio Papinio Estacio, pero que no llega a concluir. A partir de 1606 y hasta 1611 reside Quevedo en Madrid, donde escribe “Sueños y discursos de verdades descubridoras de abusos, vicios y engaños en todos los oficios y estados del mundo” (1627) su obra filosófica más famosa. Continúa con algunas sátiras breves y de erudición bíblica, como “Lágrimas de Jeremías castellanas; una defensa de los estudios humanísticos en España”, así como su obra política, “El discurso de las privanzas”. En 1613 regresa a Italia con el duque de Lerma como encargado de la hacienda del virreinato, poco tiempo después es arrastrado con la caída del grande Osuna, por se uno de sus hombres de confianza y se le destierra en la Torre de Juan Abad, hasta la entrada de Felipe IV. Continua Quevedo su labor en la política con el duque de Olivares, al tiempo que la Inquisición prohibía sus escritos, pero su actividad creativa no se ve disminuida. En 1634, publica “La cuna y la sepultura” y la traducción de la introducción a la vida devota de Francisco de Sales. En 1639 es condenado por la política del conde-duque y es llevado al Convento de San Marcos en León, donde se dedica a la lectura como cuenta en la “Carta moral e instructiva”, escrita a su amigo, Adán de la Parra, donde describe sus horas de encierro. Quevedo sale de su encierro en 1643, muy enfermo y achacoso por lo que renuncia a la corte. Se retira a la torre del Abad, donde a falta de médico y botica se traslada a Villanueva en enero de 1645 con su amigo Bartolomé Ximénez Patón. El 15 de Abril empeora y decide mudarse al convento de Santo Domingo. Tras la muerte del Conde-Duque, escribe a su tocayo Oviedo “Señor don Francisco, yo, que estuve muerto el día de San Marcos, viví para ver el fin de un hombre que decía había de ver el mío en cadenas”. Finalmente, fallece en el convento de los padres dominicos de Villanueva de los Infantes, el 8 de septiembre de 1645. Sus amigos no respetan su voluntad y lo sepultan en la parroquia de San Andrés en la Capilla de los Bustos. No respetaron sus huesos que siglo y medio después fueron mezclados en una fosa común.


Sobre esta noticia

Autor:
Cultura (17131 noticias)
Visitas:
182
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.