Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Octavio Aristeo López escriba una noticia?

Los enemigos del pueblo

14/07/2014 12:34 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Hablar de injusticias, vicios de corrupción que encierran las instituciones públicas y privadas: es asunto primordial de los demócratas

Los enemigos del pueblo.

Por Octavio Aristeo López

 

El pueblo no es sordo, es democrático. Los que se interesan por la democracia: hablan, reflexionan y escriben sobre el tema. Es levantar la voz en un valle de ecos para que escuchen los que están por encima del pueblo. Que sucedan actos como en Francia, donde el expresidente Nicolas Sarkozy fue detenido por sospechas de tráfico de influencias.

Hablar de injusticias, vicios de corrupción que encierran las instituciones públicas y privadas; describir las miserias que existen y plantear soluciones para aliviarlas, con propuestas adecuadas y razonables: es asunto primordial de los demócratas.

Los pobres y miserables solo con la muerte encuentran felicidad y pan; mientras la clase media está sometida, domesticada, adorando su milésimo pedazo de riqueza, su “becerro de Oro”; esta es la felicidad que buscan, ser usureros del usurero, ser esclavo de otro esclavo, y se niegan a pagar impuestos; es un adversario poderoso, astuto y preparado. En Venezuela, ya existe el Viceministerio de la Suprema Felicidad, creada en octubre de 2013.

Niklas Luhmann (1927-1998), sociólogo alemán, alumno de Talcott Parsons, trata de explicar los fenómenos sociales desde un enfoque multidisciplinario, señala: “La separación tajante entre cuestiones jurídicas y políticas no es usual en muchos Estados del sistema mundial y poco sirve, entonces, tachar de “corruptas” las soluciones a los problemas que allí se practican. Las estrategias de repartición de las ventajas, del aseguramiento del futuro, del tráfico de influencias, muchas veces se orientan por redes de “recomendaciones” personales —directas o mediadas; y eso aun ahí donde las relaciones de clientelismo condicionadas por la situación agraria se han derrumbado y, en su lugar, se echa mano a cargos en organizaciones” (Niklas Luhmann, La sociedad de la sociedad).

Cruzada contra el hombre, no es dar mendrugos de pan y proteger a los acaparadores, a los monopolios, a los privilegiados. No es violar, matar o asesinar a los que defienden o son protegidos por la Constitución. Existen datos alarmantes del elevado índice de asesinatos de mujeres en México.

Un gobierno que pone en práctica falsas medidas para solucionar la miseria de un pueblo, pone en riesgo y dejar morir de hambre al pobre y desvalido; la ambición de los integrantes del Congreso de la Unión al impedir medidas para controlar la avidez de los empresarios y políticos de agrandar sus riquezas a cambio del sufrimiento de un pueblo: son enemigos del pueblo. Por lo mismo, los inversionistas extranjeros tienen mucho cuidado de invertir.

Si estos grupos cooperan entre sí para conservar sus privilegios y estar por encima del pueblo, sosteniendo que solo ellos pueden solucionar sus males, puede surgir la cólera del pueblo, que se puede expresar de diversas maneras; por ello, las clases superiores y privilegiadas deben preocuparse por la suerte del pueblo, antes que el pueblo sea colérico y surja un malestar improductivo y destructivo. Más cuando existe pleito constante entre ellos.

“Los Estados, por ejemplo, compiten por el capital en los mercados de finanzas internacionales con la finalidad de que se invierta en la región. Esta diferencia global/regional se pone de manifiesto sobre todo en el Estado, aun cuando el sistema político de la sociedad mundial es un sistema-de-Estados que ya no permite considerar a los Estados particulares como unidades para sí.” (Niklas Luhmann, La sociedad de la sociedad).

No se busca compadecer al pueblo, sino buscar procedimientos productivos para aliviar la situación económica

No se busca compadecer al pueblo, sino buscar procedimientos productivos para aliviar la situación económica; exponer a la luz pública los principales abusos que sufren por los gobernantes y los ricos, criticar las leyes fiscales que les perjudican, resaltar que el dinero que se destina a los servidores públicos sea para construir infraestructura y no otra clase de ricos, de otra casta de privilegiados.

No es componer un cuadro espantoso, ni multiplicar al infinito los males que afligen; la inconformidad está presente hablando su propio lenguaje y mostrando su rostro.

“A pesar de estos indicadores bastante claros, no se deriva de esto que las diferencias regionales ya no tengan importancia. Al contrario: el modelo dominante de la diferenciación funcional parece precisamente ofrecer el punto de apoyo para producir las diferencias.” (Niklas Luhmann, La sociedad de la sociedad).

Somos un pueblo diferente ante un sistema mundial funcional; cólera y codicia están presentes; el desprecio a las instituciones es una innovación que provoca vicios que avecinan tiempos de violencia; si la innovación y las reformas democráticas crean incertidumbre, pueden provocar cambios bruscos en instituciones antiguas para conservar derechos adquiridos, los privilegios; ya no se respeta la memoria de los muertos como es la Rotonda de las Personas Ilustres en el Panteón Dolores del Distrito Federal.

Aquí están presentes dos clases que buscan reconciliarse: la clase más civilizada y la más atrasada, “lo viejo y lo nuevo”, ambas ejecutan su destino, en el cual no tienen ningún lazo ni entendimiento, pero pueden convertirse en un poder dirigente con espíritu de gobierno democrático. Cuyo deseo es vivir entre iguales y libres. La igualdad y la libertad los unen, son pasiones sinceras que están vivas: vivir iguales dentro de la libertad en instituciones democráticas creadas por instituciones libres.

Días angustiosos tenemos; corazones llenos de furia en esta época de cambios y retrocesos de un sistema federativo a uno centralista; un gobierno encerrado en su ratonera que lanza golpes tiránicos a ciegas en la oscuridad, en la que se mueven sombras y se desvanecen en la noche; vivimos tiempos en las tinieblas, inmovilizados. La salud de la República es importante, pero los buitres están al acecho.

Tal es nuestra generación. No perder el amor a la libertad en medio de la dictadura popular o la dictadura de las minorías. No permitir padecer sacrificios del cuerpo para poder sobrevivir, ser “parte de los sacrificios que debía aguantar”, de ninguna autoridad moral, jurídica o política; que cínicamente con burla y desprecio al pueblo que les da de comer gritan a los cuatro vientos: “Pueden seguir haciendo el ruido que quieran”: estos son los enemigos del pueblo. Para conservar la vida exigen el sacrificio del cuerpo en un acto ceremonial religioso o político.

 

Señala Carlos Fuentes: “… Llegan los españoles y te proponen adorar a un Dios muerto hecho un coágulo, con el costado herido, clavado en una cruz. Sacrificado. Ofrendado. ¿Qué cosa más natural que aceptar un sentimiento tan cercano a todo tu ceremonial, a toda tu vida?” (Chac Mol).

 

Profesor de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales,

Universidad Nacional Autónoma de México.

Oaristeolopez@gmail.com


Sobre esta noticia

Autor:
Octavio Aristeo López (23 noticias)
Visitas:
201
Tipo:
Opinión
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.