Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Euriux Abogados escriba una noticia?

Los gastos de una franquicia

23/03/2015 11:40 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Tras explicar los elementos del contrato de franquicia y los pasos necesarios para su registro, hoy exponemos los diferentes gastos que se afrontan desde su creación

 

Tras explicar los elementos principales del contrato de franquicia y los diferentes derechos obligaciones de las partes, revisamos los pasos que hay que llevar a cabo para registrar una franquicia.

Siguiendo la temática, hoy vamos a analizar la inversión necesaria para adquirir una franquicia con la exposición de los diferentes gastos que se afrontan desde su constitución. No nos vamos a referir únicamente a la inversión inicial, relativa a la adquisición de los permisos y derechos, sino de toda una serie de gastos que acontecen desde las etapas más tempranas hasta en el día a día del negocio. Hablamos, por tanto, de costes fijos pero también de variables, cuyo montante dependerá del tipo de franquicia y del tipo de operación.

Sin embargo, pese a su variabilidad, existen una serie de gastos de una franquicia que pueden considerarse generales, aplicables a la mayoría de las mismas:

Cuota de franquicia o Canon de ingreso. Es el pago que se ha de satisfacer al franquiciador para poder formar parte de la red de franquicias. Marca, estructura, soporte, know-how, etc., se incluyen como contraprestación del pago de este concepto que, lógicamente, se abona antes de la apertura del negocio. Inversión inicial. Además del canon de ingreso, se requieren una serie de gastos previos a la apertura del negocio, tales como la adaptación del local, el mobiliario, el inventario inicial…

Royalty. Es la cuota periódica consistente en un determinado porcentaje de las ventas del franquiciado, que se satisface a modo de comisión por ser parte de la “familia” de la marca. Se trata de un gasto variable que puede ser satisfecho con diversa periodicidad. A modo de ejemplo, podemos señalar que en el sector servicios el porcentaje ronda el 12%, mientras que en el sector alimentario baja al 5%. Como podemos observar, ya nos hemos adentrado en gastos que tienen lugar tras la apertura del negocio.

Canon publicitario. Aquí encontramos un tipo de gasto distinto, pues es llevado a cabo de forma conjunta por el franquiciador y el franquiciado. La explicación radica en que la publicidad que genere una determinada franquicia afecta a la matriz y viceversa. No obstante, podemos afirmar que existen dos tipos de gastos publicitarios, uno a nivel institucional y otro a nivel más local, centrado en un establecimiento concreto. Según la franquicia, su tipo y tamaño, se invertirá más en uno u otro tipo.

Gastos generales. Nos referimos a gastos en reposición de inventario, capital humano (sueldos, seguros, formación…), alquiler mensual del local, y su mantenimiento (luz, agua) etc.

Resto de gastos generales. Gastos administrativos, legales…

 

Por otra parte, existen una serie de costes relacionados con el presente y futuro de la franquicia, que no siempre llegan a producirse y que podemos reunir bajo la denominación de gastos adicionales:

Más sobre

Renovación del contrato de franquicia. Se produce cuando el contrato llega a su fin, siempre y cuando las partes quieran continuar con el negocio. El coste en sí puede traducirse en un nuevo canon de ingreso, una renegociación del royalty, etc.

Traspaso. Coste que puede producirse en el caso de que el franquiciado traspase la franquicia, ocasionado por el trabajo de investigación que el franquiciador debe realizar sobre esta nueva persona.

Mejoras y actualizaciones corporativas. Ya sea en concepto de software, mobiliario, imagen corporativa o cualquier cambio similar, cabe la posibilidad de que esos gastos deban ser soportados, total o parcialmente por el franquiciado. No obstante, obviamente eso debe quedar registrado en el contrato de franquicia.

 

La importancia del fondo de maniobra

Cuando hablamos del fondo de maniobra, hablamos de un concepto que, normalmente, se encuentra muy subestimado. Se trata de uno de los “costes” que más en cuenta deberían tenerse y, sin embargo, es uno a los que menos se atiende. Y entrecomillamos la palabra coste porque no se trata de un gasto concreto propiamente dicho, sino de una serie de cantidades que no podemos olvidar que habrán de ser satisfechas.

Pero, ¿qué es el fondo de maniobra? El fondo de maniobra es una especie de colchón de seguridad que consiste en la diferencia entre lo que invertimos en el momento de la apertura del negocio y el montante total que se necesita para llevar al mismo al umbral de la rentabilidad, es decir, para que comience a producir beneficios.

De nuevo, eso sí, nos encontramos con que es un coste que varía mucho en función del tipo de franquicia, pero que siempre está presente. Y no sólo en franquicias, sino también en cualquier negocio “convencional”, por lo que nunca debemos perderlo de vista.


Sobre esta noticia

Autor:
Euriux Abogados (18 noticias)
Visitas:
1578
Tipo:
Tutorial
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.