Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Redliteraria escriba una noticia?

Los sabores que se borran

16/01/2011 09:23 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Por Jorge Cortés Ancona

Advierten Manú Dornbierer y el Dr. Gilberto Balam, con razones convincentes, acerca de la falta de nutrientes de tanta comida artificial que consumimos. Comida que, por comodidad y engañosa publicidad, adquirimos e ingerimos a diario, como la margarina, enlatados, gaseosas y muchos aceites y grasas vegetales que generan males incurables y condiciones de fatiga física y mental.

Y es que tomamos leche que no es leche, pan integral que no es pan integral, jugos que no son jugos. Un mundo plasticoso que hemos aprendido a ingerir, como las vacas que en la India se han visto orilladas a comer papel.

Hace unos años, una dama española manifestaba sentirse muy contenta en México porque la comida aquí sí tenía sabor. Que había comido sopas y carnes, sobre todo frutas como la sandía y la naranja que tenían el sabor que dichas frutas debían tener. En comparación, decía que en España la sandía era insípida y que las naranjas eran sospechosamente iguales en tamaño, textura y pobreza de sabor, como si hubieran sido hechas industrialmente en serie.

image

Escuchaba esas palabras con algo de escepticismo, ya que creo que varias de nuestras frutas se han visto también modificadas por fertilizantes y pesticidas, aunque la opinión de la señora era válida en la medida en que se trataba de una comparación que, en efecto, tal vez podamos tener cierta ventaja sobre determinadas frutas europeas.

Pero luego de que hace unos días comí unos plátanos totalmente insípidos, no sólo mi escepticismo es mayor sino también mi alarma. En principio, el error cometido de haberlos adquirido a pesar de la hediondez que emanaba del contenedor de plátanos del supermercado de cadena nacional que los vendía. Un apeste contrario a la tendencia aséptica e inodora que, se supone, debe imperar en ese tipo de comercios.

Al ingerirlos, esos plátanos no sólo carecían de sabor sino que borraban cualquier otro. En la parte triste de mi desayuno, que es la industrial, luego de comer el dichoso plátano le perdí por completo el sabor al yogur de durazno y casi todo al cereal achocolatado. Y no porque esos productos carecieran de sabor, que lo tienen bastante y debo reconocer que muy satisfactorio.

Es triste que luego de los 40 años, haya tirado alimentos que regularmente están entre mis favoritos y que, en otros tiempos, jamás me habían provocado algún disgusto. Así que por el mal sabor derivado, quizá, de la mala calidad de los ingredientes, he tirado algunas veces perros calientes, panuchos, sopes y tacos de relleno negro. No me había tocado tirar frutas frescas hasta que ahora tiré el resto del racimo de plátanos. No hubiera sido para nada prudente ofrecerle esos plátanos a ninguna persona o animal.

image

Este hecho me generó una suposición. Dado que veo a muchas personas jóvenes, muchas en verdad, que no comen frutas, que no sólo no les gustan sino que las detestan —y si acaso las comen es sólo rociándolas de abundante chile en polvo—, ¿no será que alguno o algunos de esos seudo-alimentos les está alterando las papilas gustativas y por ello les desagrada tanto comer fruta?

Entiendo que haya gente a la que no le guste el pescado, el carnero, el pavo, las verduras, las vísceras de res, pero ¿las frutas? Vaya, ni siquiera tal o cual fruta, sino todas.

Nuestra sociedad se tiene que replantear muchas cosas. Y esta de los alimentos es fundamental. Hay tanta hambre y los que podemos comer estamos ingiriendo tanta sustancia artificial, tanto plástico masticable.

Por esto!, 5 de enero de 2011.


Sobre esta noticia

Autor:
Redliteraria (173 noticias)
Fuente:
redliterariadelsureste.blogspot.com
Visitas:
225
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.