Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Serrome escriba una noticia?

Malformaciones craneales bebés

20/02/2020 07:03 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Hay muchas formas de cabeza que se consideran normales, pero si su hijo tiene un punto plano significativo en la cabeza, o se le ha diagnosticado un trastorno cefálico posicional, probablemente estés ansioso y preocupado

Hay muchas formas de cabeza que se consideran normales, pero si su hijo tiene un punto plano significativo en la cabeza, o se le ha diagnosticado un trastorno cefálico posicional, probablemente estés ansioso y preocupado. Este artículo te proporcionará información básica sobre las posibles causas y efectos de la cabeza planas en los bebés, y sobre las posibles opciones de tratamiento disponibles, en función de la gravedad de la deformación.

Hay dos condiciones que favorecen la cabeza plana en los bebés: los trastornos cefálicos posicionales y la craneosinostosis. La mayoría de los niños que muestran aplanamiento en sus cráneos son eventualmente diagnosticados con plagiocefalia, braquicefalia o escafocefalia posicional. La aparición de estas condiciones se ha asociado con el tiempo prolongado que pasan en una posición, la mala posición en el útero o un traumatismo durante el nacimiento. 

En la mayoría de los casos de síndrome de cabeza plana, el aspecto aplanado del cráneo de un bebé puede revertirse mediante técnicas de reposicionamiento, fisioterapia u ortopedia. La facilidad del tratamiento es en parte el resultado de la maleabilidad de los huesos craneales del bebé, y el hecho de que las suturas craneales no se han cerrado.

Se sigue investigando sobre los efectos a largo plazo de la plagiocefalia, la braquicefalia y la escafocefalia. Algunos expertos creen que los cráneos de los niños afectados volverán a la normalidad cuando lleguen a la adolescencia, incluso sin tratamiento. Otros cuestionan esta creencia, citando la falta de estudios de calidad sobre los efectos duraderos de la afección. 

Una de las razones por las que los datos sobre esta afección son escasos es que se produjo un aumento drástico de los casos tras la puesta en marcha de la campaña Back to Sleep a principios de los años 90, que logró reducir en un 40% el número de casos de Síndrome de Muerte Súbita del Lactante, al tiempo que aumentó el número de casos de plagiocefalia, braquicefalia y escafocefalia posicional. 

La investigación sigue luchando por estudiar las ramificaciones de este pico en los trastornos cefálicos posicionales. Hay algunos médicos que creen que los niños que desarrollan plagiocefalia posicional pueden ser más propensos a retrasos en el desarrollo y problemas de habilidades motoras que sus compañeros.

Existen algunos factores de riesgo para desarrollar un trastorno cefálico posicional que no están relacionados con la posición en la que se coloca al niño para dormir. Entre ellos se incluyen el ser varón, ser prematuro, especialmente en casos de escafocefalia, o tener un entorno uterino restringido.

Los niños a los que se les diagnostica craneosinostosis, y no trastornos cefálicos posicionales, tienen cráneos de forma extraña o cráneos aplanados como consecuencia de suturas craneales que se fusionan demasiado pronto. Pueden presentar síntomas idénticos o muy similares a los de la plagiocefalia, la escafocefalia y la braquicefalia. Lamentablemente, en los casos de trastornos cefálicos posicionales, se requiere una cirugía para aliviar la creciente presión craneal y evitar consecuencias graves como la ceguera, las convulsiones y los retrasos en el desarrollo.

Existe, potencialmente, un componente genético en la craneosinostosis. Las personas con antecedentes familiares de Apert, Crouzon u otro de los más de 150 trastornos familiares corren un mayor riesgo de padecer craneosinostosis. Sin embargo, en la mayoría de los casos no hay antecedentes familiares de esta condición.

Si cree que su hijo tiene craneosinostosis o síndrome de cabeza plana, es importante que busque tratamiento inmediatamente. Desafortunadamente, la ventana de tratamiento para ambas condiciones es pequeña, preferiblemente, los niños estarán en tratamiento antes de los 6 meses de edad, y no más tarde de 1 año de edad para recibir los resultados óptimos. El cráneo de un bebé crece y los huesos generalmente se fusionan a los tres años de edad, aunque el período primario de crecimiento es el primer año de vida. Después de este punto, ambas condiciones se vuelven mucho más difíciles de corregir con seguridad.

 


Sobre esta noticia

Autor:
Serrome (11 noticias)
Visitas:
3947
Tipo:
Nota de prensa
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.