Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Cultura escriba una noticia?

Mantiene el Séptimo arte viva la imaginación de Charles Perrault

15/05/2011 06:58 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

El escritor francés Charles Perrault murió el 16 de mayo de 1703, pero su ingenio sigue vivo en la imaginación que desató y que le ha valido incontables adaptaciones de historias como “Caperucita Roja” o el “Gato con botas”, que escribió en el siglo XVII y hoy están de estreno en la pantalla grande. La primera vez que se escuchó la historia de la hoy célebre Caperucita fue 1697, cuando Perrault buscaba prevenir a las niñas de lo malo que era hablar con extraños. Ya en 1812, los famosos hermanos Grimm pulieron la historia y crearon a esta niña que usaba una capa roja y que hoy es conocida mundialmente. La más reciente versión es “La chica de la capa de rojo”, una producción de Catherine Hardwicke, protagonizada por Amanda Seyfried, y estrenada hace unas semanas en cines mexicanos. La otra historia, la del “Gato con botas”, acaba de ser presentada internacionalmente en el Festival de Cine de Cannes, con las voces del español Antonio Banderas y de la mexicana Salma Hayek, en una producción de “Dreamworks”, que será estrenada en 3D en noviembre entrante. Charles Perrault, el creador de estas historias y de muchas otras, nació el 12 de enero de 1628, en París, en el seno de una familia burguesa que le brindó todas las comodidades para que estudiara en las mejores escuelas, como el colegio de Beauvais, donde descubrió su facilidad para las lenguas muertas. No obstante de ese don, estudió Derecho a partir de 1643. Instruido en la abogacía, desempeñó cargos importantes en la administración francesa, donde demostró sus habilidades como funcionario, manteniéndose al margen de malos comentarios en una Francia que vivía momentos agitados en su política. Ello le generó una carrera llena de prebendas. Durante este periodo escribió odas, poemas, discursos diálogos, poemas que referenciaban su linaje burocrático. Los halagos al rey y a los príncipes, se reflejaron en retribuciones simbólicas y honores hacía su desempeño. Fue secretario de la Academia Francesa desde 1663, aunque ya antes había sido parte de la creación de la Academia de Pintura, en sus inicios como funcionario. Luego de ser el protegido de Jean Baptiste Colbert, consejero de Luis XIV. En 1665 se convirtió en el primero de los funcionarios reales, comenzando con ello, un ascenso en su carrera burocrática. El éxito alcanzado lo compartió con su familia. Su hermano Claude realizó los planos del Observatorio del Rey. Entre otros cargos en la administración francesa destacan el de académico, en 1671; canciller de la Academia y bibliotecario en la misma institución, en 1673. Pese a tener una carrera ascendente en la burocracia, en 1680 cedió su puesto como funcionario real. En el mundo literario destacó por célebres trabajos que dieron cuenta de su creatividad para confeccionar personajes que hasta hoy son referentes de la infancia de muchas generaciones. En este tenor escribió "Historias o Cuentos del pasado", más conocido como "Los cuentos de la mamá Gansa" (1697), titulado así por la ilustración de la portada. En este compendio se encuentran la mayoría de sus cuentos, que fueron rescatados por la tradición oral o de leyendas. De este modo, "Historias o Cuentos del pasado" estuvo integrado por “Cenicienta”, “La Bella durmiente del bosque”, “Caperucita roja”, “El gato con botas”, “Pulgarcito” y “Riquete el del copete”, entre otros donde destacaron los finales felices. En estas historias sus protagonistas fueron seres fantásticos que enseñaban una moraleja. Así, las hadas, ogros, brujas y príncipes encantados, fueron los personajes que reflejaron las costumbres de una época. Otras obras literarias son el poema “El siglo de Luis el Grande” (1687), "Los muros de Troya", (1661), trabajo que careció de toda índole imaginativa. Éste fue su primer escrito. Charles Perrault murió el 16 de mayo de 1703, dejando un legado que muchos chicos y grandes conocen, pues forma parte de su biblioteca infantil.


Sobre esta noticia

Autor:
Cultura (17131 noticias)
Visitas:
106
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Empresas
Lugares

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.