Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Cultura escriba una noticia?

Mantiene vigencia la obra y trayectoria del muralista Diego Rivera

23/11/2011 04:06 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

A 54 años de su fallecimiento, el 24 de noviembre de 1957, la vida y la obra del muralista mexicano Diego Rivera permanece vigente, como lo demuestra un par de exposiciones sobre él, una en Nueva York, y un homenaje preparado por el INBA. En el marco de su aniversario luctuoso, la Alianza Francesa de la Ciudad de México inaugurará la exposición fotográfica “Diego y Frida. Una sonrisa a mitad de camino”, en la que se da cuenta a través de las imágenes de la vida conjunta de estos dos grandes de la pintura. La muestra consta de 96 fotografías, de la infancia, juventud y vida en pareja de ambos, y plantea los contrastes en la relación de estas dos importantes figuras del arte mexicano, relación que se dice estuvo definida por las opuestas personalidades de ellos. Mientras que en el Museo de Arte Moderno (MoMa, por sus siglas en inglés) de Nueva York, del 13 de noviembre al 14 de mayo de 2012 se puede apreciar la muestra “Diego Rivera: Murals for The Museum of Modern Art”. Un conjunto de cinco de los ocho murales transportables realizados por Rivera se exhiben en el recinto neoyorquino, con lo que se recuerda la exposición abierta en el mismo espacio en diciembre de 1931, con la presencia del mismo pintor, exponente del nacionalismo. De vuelta en México, este jueves 24 de noviembre el Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA) rendirá un emotivo homenaje al muralista y pintor mexicano Diego Rivera, para conmemorar su aniversario luctuoso. La ceremonia se llevará a cabo en la Rotonda de las Personas Ilustres del Panteón Civil de Dolores, en la capital mexicana, con la presencia de la titular del INBA, Teresa Vicencio Álvarez, y la hija del muralista, Guadalupe Rivera Marín, entre otros invitados. Diego María de la Concepción Juan Nepomuceno Estanislao de la Rivera y Barrientos Acosta y Rodríguez, por su nombre completo, nació el 8 de diciembre de 1886, en Guanajuato. Desde los 10 años de edad empezó a tomar clases nocturnas en la Academia de San Carlos, en la Ciudad de México, y en 1907, gracias a una beca otorgada por Teodoro A. Dehesa Méndez, que por entonces era gobernador de Veracruz, realizó un viaje a España. Durante esta visita estudió las obras de grandes pintores como Francisco de Goya, El Greco y Pieter Brueghel, así también ingresó al taller de Eduardo Chicharro en Madrid. A partir de esa fecha el artista alternó su residencia entre México, Ecuador, Bolivia, Argentina, España y Francia, donde se puso en contacto por primera vez con las reuniones de artistas de Montparnasse, en París, en las que tuvo acercamiento con las nuevas corrientes que por entonces emergían en Europa, como el cubismo. Fue entonces cuando estableció contacto con artistas e intelectuales a los que admiraba, como Alfonso Reyes, Pablo Picasso y Ramón María del Valle-Inclán, logrando con ello acercarse directamente a las vanguardias europeas. Durante este periodo, que abarcó hasta 1922, Rivera se interesó por estas vanguardias, dejando de lado el academicismo. Hacia 1917, influido por las pinturas de Paul Cézanne, se introdujo al postimpresionismo, con lo que logró captar la atención, gracias a los acabados y colores que empleó. Para 1920, y gracias al apoyo del entonces embajador de México en Francia, Alberto J. Pani, el muralista realizó un viaje a Italia, donde estudió el arte renacentista. Sin embargo dos años más tarde, tras la designación de José Vasconcelos como secretario de Educación, Rivera regresó a México para participar en las campañas educativas que Vasconcelos había emprendido, al lado de José Clemente Orozco, David Alfaro Siqueiros, Rufino Tamayo y el francés Jean Charlot. Asimismo, conjuntamente con Siqueiros, se dedicó al estudio del arte maya y azteca, lo cual influyó en su obra posterior de manera significativa. Además, fundó el sindicato de pintores en compañía de Siqueiros y Orozco, del cual surgió el movimiento muralista mexicano que se caracterizó por tener una profunda raíz indigenista. Durante la década de 1920, Rivera recibió varios encargos para la realización de murales de los que destacan el del Anfiteatro Simón Bolívar de la Escuela Nacional Preparatoria, el del Palacio de Bellas Artes, el del Palacio de Cortés en Cuernavaca, en la Escuela Nacional de Agricultura de Chapingo y el Palacio Nacional. En todas estas creaciones dejó de lado las corrientes estéticas del momento para crear un estilo nacional que reflejara la historia del pueblo mexicano, desde tiempos prehispánicos hasta la Revolución Mexicana. Durante esta década también se unió al Partido Comunista Mexicano, hecho que influyó de manera significativa en su obra y causó polémica y reacciones en la prensa y con el gobierno estadounidense, durante una visita que hizo a ese país. Tres años después de estos hechos, el pintor recibió el encargo de pintar el mural del vestíbulo del edificio RCA, en Nueva York, donde realizó la obra denominada “El hombre en el cruce de caminos”, con la que generó conmoción al incluir en ella un retrato de Vladimir I. Lenin, motivo por el cual fue derribado. Sin embargo, en 1934 pintó el mismo mural en el tercer piso del Palacio de Bellas Artes. En 1946 Rivera realizó en el Hotel del Prado una de sus obras más emblemáticas: “Sueño de una tarde dominical en la Alameda”. Para 1950 ilustró el “Canto general”, del poeta chileno Pablo Neruda, Premio Nobel de Literatura, y en ese mismo año fue galardonado con el Premio Nacional de Ciencias y Artes. Una de sus últimas obras fue “La universidad, la familia mexicana, la paz y la juventud deportista”, que pintó en el Estadio Olímpico Universitario, ubicado en Ciudad Universitaria en la Ciudad de México. Diego Rivera finalizó sus días el 24 de noviembre de 1957 en su casa estudio, ubicada en San Ángel. Actualmente esta edificación es conocida como el Museo Casa Estudio Diego Rivera y Frida Kahlo. Sus restos fueron depositados en la Rotonda de las Personas Ilustres, a pesar de que su última voluntad indicaba lo contrario.


Sobre esta noticia

Autor:
Cultura (17131 noticias)
Visitas:
130
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.