Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Cultura escriba una noticia?

Mantienen libros su capacidad de unir al lector con sus sueños

03/05/2011 08:12 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

La literatura va a sobrevivir no obstante el bombardeo mediático e informático, afirmó el escritor sinaloense Juan José Rodríguez, autor del libro "Sangre de familia", quien se congratuló de que los jóvenes estén leyendo un poco más que antes. Entrevistado para hablar de este material que en octubre próximo será estrenado en el celuloide, con las actuaciones de Liz Vega y Shalim Ortiz, hijo de Charityn Goyco (cantante y actriz dominicana), bajo la dirección de Eduardo Rossoff, Juan José Rodríguez consideró que los libros de papel o electrónicos nos van a seguir uniendo a la imaginación y el sueño. En entrevista con Notimex, el autor mazatleco señaló que esta novela cuyos temas son la pasión, venganza y los vampiros, se estrenará en la pantalla grande con el mismo título. Comentó que el texto, originalmente se llamaba "Asesinato en una lavandería china", pero el director de la película le propuso el título "Sangre de familia", que le gustó porque es menos largo. Abundó que el tema de los vampiros es fascinante, que por generaciones nos ha gustado a muchos, el vampiro es el ser más sensual y elegante del mundo de la fantasía y los monstruos, más accesible que Frankestein o El hombre lobo. “Los vampiros no tienen temor a la muerte, ellos saben que la vida es un parpadeo nada más y que la verdadera vida es en el más allá, lo cual comenta en un momento el personaje Lisandro", explicó. La novela, recordó, la publicó hace cerca de 10 años, cuando no estaba tan socorrido el género, hasta hubo gente a la que no le gustó y le dijo que era una novela de “Halloween”; hoy en día los vampiros han tomado posesión, han salido de sus tumbas y están tomando su espacio propio, quizás sea porque las relaciones actuales son vampíricas, se duerme menos que antes, somos mas inquietos. Hay una impronta familiar, “viví en un barrio lleno de pescadores, de gente sencilla; con el tiempo el barrio se ha superado a sí mismo. Viví entre orientales, no me tocaron las huertas, porque los chinos fueron expulsados en los años 30 y quedaron pocos". En cuanto al tema de la muerte, dijo, para él es una llamarada siempre creciente y es un desconcierto para el protagonista, llegar y hace el amor con ella, una mujer muerta. Lo que más adelante vemos que ellos se conocieron en una vida anterior, en China en la Antigüedad, hay un sueño que tiene Alejandro después de hacer el amor con ella, que se conocieron en la vida anterior y ahora se reencuentran en Mazatlán, justamente", relató. Acotó que el tema de la reencarnación le atrae mucho, "he leído el libro de espíritus de Allan Kardec que nos cuenta que en el más allá no les importa nada, ni los pleitos ni el sexo, ni nada, lo vemos de otra forma todo y eso está por comprobarse". Señaló que su novela "es ficción pero también tiene parte de mi existencia, porque yo también viví en un barrio similar, conocí gente oscura, fui a bares con personas que son de temperamento violento y me ha tocado ver a personas que consumen cocaína y es un ambiente muy agresivo, de estas personas, he vivido mi cuota de realidad como todos". Afirmó que como el novelista tiene que saquear la realidad, hacer un arqueo de experiencias propias y la de los demás es así como ha hecho esa eclusión de la ficción, de su imaginación y también de lo que le han contado mis amigos y familiares para darle forma a esta historia de pasión, de muerte y de reencarnación en un marco vampírico". "Me defino como una persona que le gusta narrar, como dice Orham Pamuk, el nóbel turco de literatura 2006, "ser novelista es amar al mundo, acariciarlo con palabras y creo que los temas más duros, más violentos y más difíciles hay que tocarlos en la novela, porque de esa forma le tomamos el pulso a la vida, nos volvemos un pararrayos de lo que estamos viviendo", apuntó. "Soy un testigo con una pluma en la mano, que pretende alzar el vuelo con ella y también los lectores", enfatizó. "Espero que la gente se divierta como yo, al leer el libro o que reflexione, porque también la parte de la pasión, la historia y la violencia, lo que yo manejo mucho es el asunto de la creencia de un más allá, que existe una vida paralela, y añadió "me da gusto cuando una novela tiene lectores porque quiere decir que la visión de uno encuentra un eco o un espejo o una reverberancia en alguien más." Comentó que sigue escribiendo sobre Sinaloa, su estado, pero le gusta más la memoria nostálgica, porque se considera un alma del pasado, y me gusta mucho escribir sobre las historias del siglo XIX y la antigüedad, aunque también quiero mantenerme en ese mundo de la fantasía y de la nostalgia por el pasado". Juan José Rodríguez nació en Mazatlán, Sinaloa en 1970. Estudió Periodismo con el deseo de acercarse a las letras y desde muy chico le ha gustado escuchar y contar historias. Ha publicado "El náufrago del mar amarillo", "El gran invento del Siglo XX" y La Casa de las lobas". Ha sido ganador de los premios Ignacio Manuel Altamirano de Poesía, Gilberto Owen de cuento y el Mazatlán de Literatura al mejor libro de 2003, por su novela "Mi nombre es Casablanca". "Sangre de familia" es un título publicado por Editorial Planeta y cuenta con 128 páginas.

Más sobre

Sobre esta noticia

Autor:
Cultura (17131 noticias)
Visitas:
81
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.