Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Cultura escriba una noticia?

Fue Manuel Gutiérrez Nájera uno de los narradores de la Revolución

21/12/2010 02:35 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

El Museo Mural Diego Rivera exhibe la muestra “El Ateneo de la juventud y la plástica mexicana”, con una selección de pinturas, fotografías, artículos personales y documentos de una generación de artistas que retrataron el origen de la Revolución Mexicana, entre ellos, el poeta Manuel Gutiérrez Nájera, nacido el 22 de diciembre de 1859. “Cuando la sociedad pierde su confianza en la cultura retrocede hacia la barbarie a la velocidad de la luz”, es una frase del escritor Alfonso Reyes con la cual la directora del Museo Mural, Carmen Gaitán, invita a conocer el contexto artístico que vivía el país en los años en que se gestaba la Revolución mexicana. La exposición reúne pinturas de los jóvenes ateneístas Diego Rivera, Roberto Montenegro, Luis Castillo Ledón y Ángel Zárraga, así como obras de los modernistas Julio Ruelas y Jesús F. Contreras y documentos y manuscritos de José Vasconcelos, Jesús Urueta, Ramón López Velarde, Pedro Henríquez Ureña y Manuel Gutiérrez Nájera. El poeta y ensayista mexicano Manuel Gutiérrez Nájera nació en la Ciudad de México, dedicó su vida al periodismo y a la literatura, en la que se inscribió en el modernismo y publicó, entre muchas otras obras "Cuentos frágiles" y "Poesía", por mencionar algunos. Perteneció a una familia de clase media. Creador de numerosos cuentos y de una importante obra en prosa, en la prensa escribió incontables crónicas de temas variados, a las que infundió un ajustado estilo ligero y ameno, a veces voluntariamente superficial, pero de gran personalidad expresiva. Cultivó también la crítica literaria y teatral, pero dejó poco lugar para la actividad poética, que a pesar de ser escasa, ejerció gran influencia en la renovación lírica de sus años. Junto con Carlos Díaz Dufoo fundó en 1894 la "Revista Azul", que llegó a ser órgano primero y central del Modernismo en este país. También fue conocido por el pseudónimo de “El duque Job”. De temperamento religioso y sensibilidad en esencia romántica, a su poética se le siente acercarse a esa concepción romántico-simbolista de la poesía, que nutre lo mejor de la gestión modernista, especialmente en el primer tramo de su órbita. Y ello tanto por su rechazo al realismo y positivismo, y el subsecuente sentido idealista que profesara, como por su defensa de la utilidad de la belleza en sí, liberada de la moral y la preocupación humanista y social. Se sentía heredero de la idea del arte por el arte, que en Francia propagara Theófile Gautier, a quien tanto admiró. Tanto sus lecturas francesas como las italianas le ayudan a comprender la doble vertiente, romántica y parnasista, por las que discurre su palabra poética. Gutiérrez Nájera supo ver la causa primera y fundamental, el aislamiento, que obraba en la decadencia de la poesía española de entonces. A decir de los expertos, comprendió, así, como era necesario, "el Cruzamiento en Literatura (título de un ensayo suyo de 1894), por lo que, en consecuencia, propugnó la apertura cultural y literaria que caracteriza al Modernismo". Defendió, muy alejado de su imagen de afrancesado total, lo permanente y válido de la tradición literaria española a la que, como mexicano, prolongaba, aunque, animado por una oportuna intención paródica, incrustara giros y palabras francesas en algunas de sus composiciones. Pero no falta en su obra la gracia y por la veta parnasista y preciosista que le asistió; dejó exquistas recreaciones frívolas del espíritu francés, aunque adaptadas a ambientes o realidades personales y mexicanas. A decir de los especialistas, no fue un revolucionario en las formas y, cuando más, se limitó a introducir nuevos esquemas en los métodos tradicionales. Lo que sí, fue un avanzado en el ajuste idóneo de un lenguaje colorista y suavemente musical, de un lado, puesto al servicio de la expresión de un dolorido mundo interior, tejido por la melancolía, y de una visión enteramente subjetiva de la realidad exterior. Aunque Gutiérrez Nájera se destacó en su tiempo entre los iniciadores del Modernismo hispanoamericano, sus obras tuvieron muy escasa divulgación en España en su época. Esta situación no puede atribuirse a su extravagancia o mal gusto, pues ni la obra ni el hombre eran capaces de ofrecer la sensibilidad más delicada. Manuel Gutiérrez Nájera falleció el 3 de febrero de 1895, cuando contaba con tan sólo 35 años de edad. Mucho se ha dicho de su prematura muerte, de haber vivido por lo menos cinco años más hubiera encontrado un ambiente más propicio para la aceptación y difusión de su obra en todo el mundo.


Sobre esta noticia

Autor:
Cultura (17131 noticias)
Visitas:
320
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.