Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Elmundodeanita escriba una noticia?

Más allá de la moda

07/06/2011 18:08 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Tiempo estimado de lectura: 4 minutos.

Hace un mes, las especulaciones respecto al vestido que usaría en su boda, la ahora Duquesa de Cambridge, invadían las páginas de los medios de comunicación impresos y electrónicos. Al mismo tiempo, las noticias de la guerra en Libia estremecían al mundo.

Las audiencias marcaron su preferencia el 29 de abril sintonizando la boda real y descansando de los noticieros. Cuando finalmente el vestido de la novia fue revelado, el furor se sintió de inmediato y las imitaciones ó copias al diseño de Sarah Burton de la casa de Alexander McQueen empezaron a producirse.

Desde el principio de los tiempos, el arte ha ido de la mano de las celebraciones más suntuosas y de las guerras más sangrientas. ¿Arte? Si, la Haute Couture bien podría ser considerada como una de las Bellas Artes.

La primera vez que lo pensé como tal, fue después de visitar la exposición en honor a Balenciaga que organizó el Instituto Español Reina Sofía de Nueva York.

La exhibición "Balenciaga: Spanish Master" -dedicada a enfatizar el impacto que habían tenido la historia y el arte español en sus fabulosas creaciones- mostraba como las telas son para el couturier lo que los lienzos para el pintor.

En el primer piso, un salón oscuro, se mostraban alrededor de 22 maniquíes engalanados con los diseños del famoso artista. Debajo de los vestidos, había letreros que indicaban el año de creación y su fuente de inspiración; muchos de éstos hacían alusión a las escenas que visten los cuadros de Zurbarán, Goya, Picasso, Velázquez, Miró, Tiziano, Juan Pantoja de la Cruz y Bartolomé González. En un piso más abajo, los accesorios y vestidos, al unísono con la festiva música que acompañaba la exposición, reflejaban la majestuosidad y la gloria de la época cumbre de las corridas de toros.

Al salir, tuve muy claro que los lujosos y carísimos modelos que alguna vez portaron socialités como Thelma Chrysler, reflejaban tanto la inapagable pasión de Balenciaga por su país como su extraordinario talento.

Hace poco, reafirmé mi idea sobre la Haute Couture, al asistir a la muestra llamada "Alexander McQueen: Savage Beauty" en el Metropolitan Museum of Art de Nueva York. La exhibición abrió sus puertas al público el 4 de mayo, pero dos días antes, la Gala 2011 del Costume Institute (MET Ball) sirvió como acto inaugural, al cual asistieron cientos de luminarias dispuestas a rendirle tributo a McQueen.

Los diseños del maestro McQueen están expuestos, en alrededor de nueve salas, de manera brillante y poco ordinaria. El curador Andrew Bolton hace vibrar la exposición convirtiéndola en una vivencia mágica y única para el visitante. La forma en la que logra fusionar el ambiente con la Haute Couture, es indescriptible. Cada sala está perfectamente iluminada y las paredes y los sonidos que emanan de éstas crean el escenario perfecto para los protagonistas: los vestidos de Alexander.

En una de las galerías, llamada "Romantic Gothic", el sonido de lobos aullando y el rugir y el movimiento del viento sobre algunos diseños producen escalofríos. En los grandes espejos, con marcos góticos y dorados, que cubren las paredes, uno puede verse a sí mismo transformado admirando la confección perfecta de los atuendos. En ese momento, es difícil no pensar en la imagen de Alexander McQueen ahorcado en su clóset sin sentir un nudo en la garganta.

El resto de las galerías son igualmente cautivadoras, los vestidos fabricados con materiales peculiares como conchas, plumas de avestruz y flores muertas, cobran vida, hablan, gritan y transmiten historias al espectador receptivo. La exposición también incluye videos de sus increíblemente creativos fashion shows para las semanas de la moda, así como un holograma de Kate Moss desapareciendo en uno de sus vestidos. Sus creaciones se muestran y convencen como instalaciones de arte.

Quizás, como él lo sugirió, las generaciones del futuro algún día concluirán, que el siglo XXI inició con Alexander McQueen.

Alexander McQueen al igual que Balenciaga, recurría a la historia como fuente de inspiración, y su patriotismo se reflejaba en su trabajo. Sus vestidos son algo más que un pedazo de tela sobre el cuerpo de una artista de Hollywood. Hoy, sus diseños cargados de historia y pasión, definen eras y los dejan inmortalizados en el tiempo.

Para llevar:

Si visitas NY no dejes de visitar el MET, para extender la experiencia, visita además la tienda de Alexander McQueen en el Meatpacking district.

Ingresa al siguiente link, que te llevará a un video de 8 minutos creado por Andrew Bolton, para que disfrutes la exposición.

Http://blog.metmuseum.org/alexandermcqueen/about/


Sobre esta noticia

Autor:
Elmundodeanita (16 noticias)
Fuente:
elmundodeanita.wordpress.com
Visitas:
191
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas
Lugares

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.