Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Redliteraria escriba una noticia?

Mediz Bolio y el crimen

15/02/2011 04:19 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Por Jorge Cortés Ancona

En estos tiempos mexicanos donde la violencia nos rebasa aún más, podemos sentirnos tentados a hacer una mirada retrospectiva sobre el tema del delito, la maldad y la locura en otros tiempos.

Antonio Mediz Bolio da algunas pautas sobre el tema en tres de sus escritos publicados en el periódico El Heraldo de Cuba, en 1915, cuando estaba en el exilio por motivos políticos derivados de la dictadura de Victoriano Huerta. Esos textos fueron recopilados a su regreso a Yucatán en el libro Palabras al viento. Crónicas de Cuba, en 1916, bajo el régimen de Salvador Alvarado.

Los temas de la locura y los crímenes son de llamar la atención, como parte de un ambiente emocional que rompe con la visión idílica que dominaba en los otros artículos de esa compilación. El primero de los textos sobre ese tema se titula "El decapitado de la mazmorra" que inicia con una pregunta: "¿Los locos piensan?". A partir de ahí propone una acción imposible, en base a una analogía, que es la de hacer la autopsia de un espíritu como se hace con un cuerpo.

William Hogarth (1697-1764). The Rake's Progress, Plate VIII "Scene in Bedlam, "

Después vienen las referencias literarias de decapitaciones a partir de los casos literarios de Fierabrás y de Orlando Furioso y una referencia a la "tragedia de la Mazmorra", al parecer una decapitación cometida por algún enfermo psiquiátrico en un manicomio cubano, crimen del que no hemos encontrado más datos que las escasas líneas que le dedica el propio autor. En el artículo se emplean interrogaciones retóricas y la antítesis: "¿En cuál de las cabezas había menos realidad de la vida? ¿En la que estaba separada del cuerpo o en la que estaba separada de la razón? ¿A cuál de las dos había abandonado el espíritu...?".

Por muy falaz que sea, su frase de que "nada es tan fácil camino para la locura como ponerse a pensar en ella" no deja de hacernos cavilar por todas las aristas que conlleva esa situación ante las condiciones actuales que vivimos.

Luego de poner en duda la capacidad de la ciencia para saber lo que ocurre en la mente de un asesino, hace uso de un argumento a través de un ejemplo estremecedor donde se entretejen el juego infantil y el crimen, en este caso un hecho ocurrido en México: un niño que de regreso a su casa, luego de haber sido ingresado en un sanatorio "por temores de atavismo manifiesto", se acerca a su padre sonriente y tranquilo para decirle: "-Papá, ¿no sabes una cosa? Pepito está buscando su cabeza. Pero no la encontrará, porque yo la tengo escondida en el ropero...". Y el hermanito de seis años yacía decapitado en su cama.

Para Mediz Bolio la locura de ese niño es como la transmigración de una remota forma de barbarie, como un instinto que despierta y se apodera de las fuerzas humanas. En ese sentido, invoca a Cesare Lombroso por su teoría de los "criminales natos", pero haciendo una disyuntiva que implica una ética y una aproximación a las teorías de tipo genético a la vez que haciendo alusión a la dudosa condición real de la locura: "¿Es que todos los criminales están locos? ¿O es que el que mata, el que roba, el que infringe los preceptos sociales es 'otro', es uno que vino del fondo de los siglos y se hizo dueño de un cerebro y de una mano como de un instrumento, como de un aparato para hacer el mal? ¿En este caso el asesino es tan culpable como el puñal o el revólver?".

Y luego se pregunta: "¿es que los locos son ellos o es que somos nosotros?", para concluir el artículo con un retruécano de índole tautológica, expresado como una cita y entrecomillado por el propio enunciante: "¿Es mejor la locura de la vida o la vida mejor es la locura?". En todo caso, con esta tautología en que de todos modos la vida está llena de locura se está planteando una evasiva en la respuesta, que bien puede interpretarse como el planteamiento de una duda irresoluble acerca del problema de la conducta criminal humana.

Por esto! 14 de febrero de 2010.


Sobre esta noticia

Autor:
Redliteraria (173 noticias)
Fuente:
redliterariadelsureste.blogspot.com
Visitas:
955
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.