Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Raul Peniche escriba una noticia?

Mexicano recibe el “Premio Medioambiental Goldman”

29/11/2009 04:29 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

El Lic. Francisco Sunderland Álvarez nos hace llegar esta valiosa noticia que creo debemos difundir para que la sociedad se de cuenta de que todos podemos colaborar por proteger el ambiente

“El tequio”, que es el trabajo comunitario no remunerado

Después de muchos años, he vuelto a estar en contacto con los campesinos y el campo mexicano: esa tierra negra y fértil para el cultivo; esos terrenos de riego o de temporal que proveen de lo necesario cuando se saben cuidar y administrar; esas parcelas que, con el sol a plomo, la lluvia o el frío, endurecen las manos y forjan el espíritu y el carácter de quienes las trabajan.Con ese antecedente, de alguna manera ha llegado a mi poder una información que me ha causado un gusto enorme, mucho orgullo, una gran satisfacción pero también pena y vergüenza ajenas aunque, sabemos que hay personas cínicas, no conocen la pena o la vergüenza… ni por el nombre.El asunto empezaré a comentarlo así: pocos lo saben, pero desde 1990, se ha instituido un premio, digamos del tipo del “Premio Nobel”, solo que éste es exclusivo para la materia ecológica y se trata del “Premio Medioambiental Goldman”.Los generosos filántropos y activistas cívicos que lo crearon fueron los estadounidenses Richard N. Goldman y, su esposa, Rhoda H. Goldman y consta del otorgamiento anual de la cantidad de $150, 000 dólares americanos que se entregan en el mes de abril en la ciudad de San Francisco, Cal. U.S.A.Solo como dato adicional les comentaré, apreciables lectoras y lectores, que en 1991 lo ganó la africana Wangari Maathai quien, por cierto, en 2004 fue galardonada con el Premio Nobel de la Paz.Ahora, en el mes de abril de este año 2009, el “Premio Medioambiental Goldman 2008” se le otorgó a un campesino mexicano que ha estado realizando, durante los últimos 25 años, un excepcional trabajo de reforestación en la Mixteca Alta del Estado de Oaxaca.Este hombre de campo, este trabajador, esta persona inconforme por la deforestación, la explotación indebida de la tierra, por los campos yermos y polvorientos, por la falta de agua y carencia de frutos, se llama Jesús León Santos, de 43 años.Jesús León Santos, desde que tenía 18 años, decidió cambiar ese paisaje de la Mixteca Alta, la "tierra del sol" en donde vive y en la que había que recorrer grandes distancias en busca de agua y de leña. Casi todos los jóvenes que también ahí vivían, emigraban para nunca regresar, huyendo de semejantes páramos y de esa vida tan dura. Así, con otros comuneros del lugar, Jesús León se fijó el objetivo de reverdecer los campos y, para ello, decidió recurrir a unas técnicas agrícolas precolombinas que le enseñaron unos indígenas guatemaltecos y, de esa manera, se esforzarían por convertir esas tierras áridas en zonas de cultivo y arboladas. ¿Cómo llevó a cabo este proyecto? Haciendo revivir una herramienta indígena, también olvidada: “El tequio”, que es el trabajo comunitario no remunerado. Reunió a unas 400 familias de 12 municipios, creó el Centro de Desarrollo Integral Campesino de la Mixteca (Cedicam) y juntos, con recursos económicos limitadísimos, se lanzaron en la gran batalla contra la principal culpable del deterioro: la erosión, provocada por abusos y desatención.En esa región Mixteca existen más de 50.000 hectáreas que han perdido unos cinco metros de altura de suelo desde el siglo XVI. La cría intensiva de cabras, el sobre pastoreo y la industria de producción de cal que estableció la Colonia, deterioraron la zona. El uso del arado de hierro y la tala irresponsable e intensiva para la construcción de los imponentes templos dominicos, contribuyeron definitivamente a la desertificación.Jesús León y sus amigos impulsaron un programa de reforestación. A pico y pala cavaron zanjas-trincheras para retener el agua de las escasas lluvias, sembraron árboles en pequeños viveros, trajeron abono y plantaron barreras vivas para impedir la huida de la tierra fértil. Todo eso favoreció la recarga del acuífero. Luego, en un esfuerzo titánico, plantaron alrededor de cuatro millones de árboles de especies nativas, aclimatadas al calor y sobrias en la absorción de agua. Después se fijaron la meta de lograr para las comunidades indígenas y campesinas, la soberanía alimentaria. Desarrollaron un sistema de agricultura sostenible y orgánica, sin uso de pesticidas, gracias al rescate y conservación de las semillas nativas del maíz, cereal originario de esta región. Sobra decir que, del importado, ni por equivocación y menos por donación. Hoy la Mixteca Alta está restaurada. Ha vuelto a reverdecer. Han surgido manantiales con más agua. Hay árboles y alimentos. Y la gente ya no emigra.Actualmente, Jesús León y sus amigos luchan contra los transgénicos y siembran unos 200.000 árboles anuales. Cada día hacen retroceder la línea de la desertificación. Con la madera de los árboles han rescatado una actividad artesanal que estaba desapareciendo: la elaboración, en talleres familiares, de yugos de madera y utensilios de uso corriente. Además, se han enterrado, en lugares estratégicos, cisternas de ferrocemento, de más de 10.000 litros de capacidad, que también recogen el agua de lluvia para el riego de invernaderos familiares orgánicos. El ejemplo de Jesús León es ahora imitado por varias comunidades vecinas, que también han creado viveros comunitarios y organizan, temporalmente, plantaciones masivas. Ojalá no se contamine todo este trabajo con intervenciones extrañas y ajenas al lugar, a la zona, a ese campesinado esforzado y trabajador que se ha logrado zafar del paternalismo asfixiante, explotador, manipulador.Y ya para concluir, señalaré que es preciso, en mi concepto, que en un mundo en el que las noticias, cada vez con mayor frecuencia son negativas y deprimentes, esta historia ejemplar no debe pasar desapercibida, como hasta ahora.Pareciera que los noticieros debieran, en lugar de pintar de color canario algunas noticias, difundir y apoyar este tipo de actividades con tanto ímpetu como lo hacen con todos los “tones” y canalizarles fondos, como lo hacen con las “llamadas salvadoras” en programas tipo “reality shows”, para apoyar esfuerzos de esta naturaleza.Dejo pues para su reflexión este ejemplo de perseverancia, de tesón, de esfuerzo, digno de multiplicarse en todos los renglones de actividad laboral y productiva que tanto necesita México.Universalmente les deseo a todos, hoy y siempre, Salud, para que logremos nuestros objetivos en la vida; Fuerza, para que no nos desalentemos ante las adversidades y, Unión, para que no seamos divididos en nuestras convicciones. (Www.goldmanprize.org/theprize/about_espanol)

FSA


Sobre esta noticia

Autor:
Raul Peniche (106 noticias)
Visitas:
365
Tipo:
Nota de prensa
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.