Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Guadalupe Lizárraga escriba una noticia?

México, débil en la aplicación de las leyes ambientales

04/12/2009 22:52 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

No hay aplicación efectiva de las leyes ambientales, pese a los altos índices de contaminación que reconoce el gobierno mexicano en la frontera norte del país

Los desechos tóxicos depositados ilegalmente en la zona fronteriza del norte mexicano por grandes corporaciones estadounidenses ha sido un problema viejo con repercusiones nuevas. Los riesgos ambientales se han multiplicado y la contaminación no cede. Sin embargo, el problema no ha logrado la atención por parte del gobierno mexicano.

La burocracia ambiental de este país ha reconocido en varias ocasiones su poco control ecológico, cuando ha sido enfrentada por grupos ambientalistas de la región fronteriza. Pero esto no es reciente, durante años, las autoridades no han instrumentado medidas efectivas para poner un alto al problema, y las empresas han aprovechado esa falta de severidad en la aplicación de las leyes ambientales, especialmente cuando los empresarios son los mismos que gobierno.

En 1994, por ejemplo, en el municipio de Tijuana fueron internados 20 mil toneladas de residuos industriales tóxicos por la empresa estadounidense Alco Pacífico. En ese entonces, la empresa aceptó su responsabilidad en el problema. No obstante, no fue el único responsable. Para poder operar, era obvio que Alco Pacífico tuvo que estar en contubernio con una lista selecta de personajes clave del estamento burocrático-político, empezando por las autoridades aduaneras y ecológicas, dependientes de la hoy Secretaría de Desarrollo Social del Estado de Baja California (SEDESOE).

Al demostrarse que esa empresa también había violado la ley californiana, las autoridades de México y Estados Unidos anunciaron un pago de 2.5 millones de dólares, de los cuales 2 millones se iban a canalizar a labores de limpieza del sitio en Tijuana. Al respecto, la autoridad ambiental mexicana declaró que, para la limpieza del sitio, contribuiría con una cantidad estimada en 10 veces más a lo incautado. Declaración que tuvo resonancia política, ya que se encontraba en el marco de la negociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte.

La activista Rosa María O´leary denuncia 300 mil toneladas de desechos tóxico en Hermosillo, producto de Tijuana hace más de quince años

Dos años más tarde, y recibido el fondo millonario por parte de California, el gobierno mexicano decidió el traslado de los residuos a Hermosillo, Sonora, donde fueron abandonados en el confinamiento Cytrar. Actualmente, este basurero tóxico aún contiene 300 mil toneladas de tóxicos, según la denuncia de la activista ambiental Rosa María O´leary, reconocida por su resistencia hacia la instalación en Sonora de confinamientos de residuos tóxicos como éste.

Otra omisión del gobierno mexicano en la aplicación de las leyes ambientales fue con la empresa Metales y Derivados, SA, empresa de fundición de baterías ubicada también en las afueras de Tijuana, Baja California, la cual permaneció en completo abandono durante seis años, después de su clausura. Una omisión más del gobierno mexicano para aplicar las leyes ambientales fue con la empresa Molymex, procesadora que residuos de compañías estadounidenses y mexicanas en la ciudad de Cumpas, Sonora, y actualmente en operación.

El gobierno mexicano, a través de SEMARNAT, su dependencia de protección ambiental, sostiene que ha estado informando la importación y exportación de residuos peligrosos a través de una base de datos computarizada que incorpora la totalidad de sus guías ecológicas. Sin embargo, no hay información pública disponible de los lugares en donde se generan estos residuos, a dónde van, qué compañías de transporte se utilizan y qué compañías cumplen debidamente con los reglamentos sobre importación y exportación

Estos son sólo algunos episodios de las omisiones del gobierno mexicano para aplicar las leyes ambientales. Episodios que ponen de relieve no sólo la contaminación que genera México, incrementando un problema público mundial, sino la falta de responsabilidad social del presidente Calderón, como autoridad número uno, encargada de promover y resguardar el cuidado ambiental de nuestro país.

Existe discrecionalidad en la aplicación de las leyes ambientales en México desde hace más quince años


Sobre esta noticia

Autor:
Guadalupe Lizárraga (28 noticias)
Visitas:
9185
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.