Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Roberto Díaz Ramírez escriba una noticia?

México, en estado de irracionalidad

21/01/2014 11:04 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Si se tuviera que definir con una sola palabra los primeros 13 meses del gobierno de Enrique Peña Nieto, la palabra elegida sería irracionalidad, en torno a la cual giran las reformas estructurales aprobadas por el Congreso e incluso la estrategia de seguridad

Foto: Presidencia de la República.Si se tuviera que definir con una sola palabra los primeros 13 meses del gobierno de Enrique Peña Nieto, la palabra elegida sería irracionalidad, en torno a la cual giran las reformas estructurales aprobadas por el Congreso e incluso la estrategia de seguridad, que a juzgar por sus resultados, carece de pies, manos y cabeza.

Irracionalidad, según la Academia Española de la Lengua, es todo comportamiento descabellado, falto de racionalidad, opuesto a lo que se considera razonable, siendo el más crudo ejemplo de esto, el grado de descomposición social que hoy envuelve a Michoacán, estado en donde el gobierno mexicano renunció a su principal obligación: salvaguardar la vida de sus ciudadanos.

Fiel a su estilo, el PRI del presidente Peña Nieto y del gobernador Fausto Vallejo, optó en primera instancia por hacerse de la vista gorda ante el escenario de caos desatado por la delincuencia, saliendo hasta esta semana al quite, al nombrar a Alfredo Castillo como comisionado para resolver el nudo gordiano, intentando apagar a cubetazos el fuego de la rebelión que recorre Tierra Caliente.

El argumento contra tal designación es claro y conciso en las redes sociales: Si Castillo no pudo resolver el caso Paulette, aportando una verdad jurídica más allá de toda duda razonable, encargarle meter orden en un estado en plena ebullición, con miles de guardias comunitarios armados y un número indeterminado de delincuentes puestos  al servicio de los Caballeros Templarios, la suerte del comisionado y de los michoacanos podría estar echada.

Apenas la víspera de la llegada de Castillo a Michoacán, horas después de que el Gobierno Federal intentara tomar el control de la entidad, los ánimos se caldearon hasta el límite entre habitantes del pueblo de Buenavista y un centenar de militares, enfrentados por la muerte de al menos cuatro personas, incluida una niña, quienes fallecieron a manos de otros soldados que llegaron a la zona, enviados por Enrique Peña Nieto, a imponer el orden y al final fomentaron el desorden y el odio de la población.

“Verdaderamente da asco. El país de cabeza, medio país en hambre y algunos políticos consecuentando ilegalidad. ¿Qué pretenden lograr así?”, se preguntó Mark Randolph James, un mexicano víctima de las argucias legaloides de Televisa y no fue muy lejos por la obvia respuesta: Es la irracionalidad como moneda de curso, consecuencia directa del fortalecimiento del Estado Fallido en detrimento de la subsistencia del Estado de Derecho.

De ese calibre es la realidad a la que hoy se enfrentan Michoacán y el resto del país, misma que de tan irracional, ha devenido en una población que decidió armarse para hacer frente a la delincuencia, luego de quedar en estado de indefensión gracias al allanamiento que, en su momento, hicieron los gobiernos de Fox y Calderón, quienes solamente administraron el problema, heredándoselo a un neófito Peña Nieto, que no tiene la más mínima idea sobre cómo solucionar la problemática a la que se enfrentan en esa peligrosa región de México.

Presentación de Alfredo Castillo Cervantes, como Comisionado del Gobierno Federal en MichoacánAsí las cosas, mientras el ex titular de la Profeco se enfrenta a la crisis de seguridad que amenaza con contagiar a los estados limítrofes con Michoacán, si es que no lo ha hecho ya, todo indica que sus acciones serán lo más cercano a arar sobre el océano, pues llega con aires de triunfalismo, incapaz de asumir el descontento provocado por la muerte de cuatro civiles desarmados, a manos del Ejército, en la comunidad de Antúnez, perteneciente al municipio de Parácuaro.

En ausencia del principio de autoridad, con un gobernador que antes que gobernar, estorba, la primera misión encomendada a Alfredo Castillo es desarmar al pueblo michoacano, tarea que se antoja titánica, sino es que imposible, dada la animosidad prevaleciente por la sangre derramada por los militares, la noche del trece de enero.

Da tristeza y vergüenza ver al Ejército Nacional metido en Michoacán, atacando al pueblo al que debería defender, demostrando con hechos que el viejo PRI, señalado por la población de Tierra Caliente como aliado de la delincuencia organizada, regresó al poder para imponerse por la fuerza, privilegiando sus intereses por sobre la razón y el Estado de Derecho, que hoy se han convertido en letra muerta.


Sobre esta noticia

Autor:
Roberto Díaz Ramírez (122 noticias)
Visitas:
489
Tipo:
Opinión
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.