Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Elbuenfutbol escriba una noticia?

Mi debut

13/12/2011 14:46 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

imageNunca debuté en Primera División, de hecho, jamás estuve cerca de ser jugador profesional. Sin embargo, me confieso uno de esos adictos al fútbol, lo soy desde pequeño, lo traigo en la sangre. Jugué mil cascaritas y me gustaba hacer túneles a diestra y siniestra, en el barrio nomás. Soy un adicto al fútbol y una de las diversas ramificaciones de esta adicción me ha llevado a sentir lo que sentí la semana pasada, cuando en el Distrito Federal, un grupo de capos me abrió sus brazos para empujarme a mi debut y comenzar con esta historia.

¿Alguna vez se han puesto en la cabeza de un jugador? Emulando que ustedes son ellos, o que por un momento están en la cabeza de un Rudi Voëller, de un George Hagi, o un Roger Milla. A mí me pasa constantemente, es un ejercicio que disfruto por el simple placer de dar rienda suelta a mi imaginación.

Continuamente me desprendo de mí, para tratar de ubicarme en el interior de un futbolista. En específico, uno de los momentos que más me gusta imaginarme, es ese en el que los llaman a la cancha para hacer su debut, ante la afición, para demostrar todo lo que los llevó a estar ahí. A vivir su momento de la verdad.

En estos viajes mentales veo a los futuros debutantes en muchas facetas, con semblantes de todo tipo. Unos más nerviosos, algunos quizá ni lo imaginan porque al final de cuentas debutan por una ocurrencia inesperada de su técnico o alguna lesión de un infortunado compañero, o simplemente porque el destino así lo tenía marcado.

Miles de versiones encuentro, sólo un denominador común: todos están emocionados, con la ilusión a flor de piel. "El día ha llegado, gracias", me imagino que debe ser la frase más pensada entre todos los debutantes...

EL FUT Y YO

Les contaba entonces que mi perfil nunca fue el de futbolista, a pesar de que en la secundaria me rapé para parecerme a Mohamed y más o menos con los mismos kilitos de más que el Turco, repartí caños, sombreritos, uno que otro quiebre y dizque clase en la cuadra, donde los apodos de mis compañeros de equipo y rivales eran La Perra, El Verruga, El Caver, El Natas, La Pulga, La Polla y El Puma, por nombrar a algunos de los más constantes del cuadro.

En la prepa me saltaba las clases para jugar futbol y en la Universidad mis dotes defensivos me hicieron ganarme el apodo de Príncipe, por la elegancia de mis movimientos que provocaban que me confundieran con Rafa Márquez (sarcasmo).

El fútbol ha sido un eje paralelo en mi vida y aunque siempre fui consciente que lo mío no era jugarlo de forma profesional, decidí entonces vincularlo con mi vocación: El periodismo. Al final de cuentas soy un adicto a este deporte.

La pubertad se marchó seguida de la adolescencia. De esas veces que vas ganando 2 a 0 y que te dan vuelta el partido en un santiamén, así se voltea la vida de repente cuando caminas por la veintena de años, cuando ya eres un adulto y te cuesta dejar de comportarte como un niño. El famoso marcador mas engañoso.

Con la Universidad por llegar a su fin y después de la época más pasional de mi etapa como aficionado (Locura 81), de repente la vida me da un regalo anticipado, el cual no supe conservar. Trabajar en el área de mercadotecnia y comunicación de un equipo profesional, donde tuve la fortuna de trabajar con mentes brillantes, además de vivir un sueño, ya que parte de la chamba consistía en ser la sombra del primer equipo, es decir, viajar con ellos, compartir concentraciones, enojos y anécdotas de muchos profesionales, algunos ídolos particulares como Darío Franco o el Fantasma Figueroa.

Después de cuatro años de vivencias, dejé de ser parte del equipo de mi vida, pero comencé entonces a formar mi camino en el mundo de las letras. Gracias a un gran amigo llegué a la redacción de un periódico para escribir sobre deportes, amateurs en su mayoría. Fuentes tan diversas como el ajedrez o el tae kwon do me correspondían, cada una con su peculiar sabor y así la pasión por el periodismo brotó.

ELBUENFÚTBOL*

No tuve la fortuna de escuchar al maestro Ángel Fernández y mi inclinación siempre fue más a la forma en la que Marcelo Araujo narraba las hazañas de River y Burrito Ortega, era otra época del Millo claro, allá por el año 2000, cuando jugaban juntos los 4 Fantásticos, Ortega, Aimar, Saviola y Ángel. Uno de mis sueños es narrar con esa vehemencia y ritmo algún partido.

Cito como ejemplo a Araujo porque nunca me he conformado con lo que el periodismo deportivo en México está acostumbrado a ofrecer. Los apellidos de siempre y sus aportaciones me parecían cada vez menores, de repente me enfrenté a una ausencia de interés por el contenido de los medios de comunicación, puesto que hablar de fútbol dejó de ser prioridad en muchos de los casos.

En esas andaba cuando en un rato de ocio me asomé al Twitter y descubrí una página, FutbolSapiens. "Interesante", pensé. Al cabo de revisarla constantemente durante dos semanas no pude más y me aventuré a pedir chance para colaborar en ella, mandando crónicas de los juegos de Morelia. Me dijeron que sí y entonces sentí que daba un paso hacia delante.

Muchas han sido las satisfacciones en esta faceta de dar rienda suelta a los dedos y teclear para informar, pero la que más me llena, es sin duda la de contar historias, reales, ficticias, mitad y mitad, o como sea, pero siempre con sentimiento, con algún dejo de nostalgia, con la oportunidad de aprender algo al leer.

Elías, Jairo, Sergio, Emiliano, Marcelo, Jorge, Rodrigo. El grupo de capos citados al principio de este relato llegaron a tapar ese hueco. Los conocí por su trabajo, su valiente obra, su aventurada osadía de ir contracorriente y hacer una pausa en el mundo virtual para escribirnos de futbol, de su esencia, sus héroes, mitos, realidades y fantasías, como solo ellos pueden hacerlo. Me enamoré de su proyecto y me convertí en un seguidor.

EL DEBUT

La semana pasada recibí una invitación, asistir al DF para repartir talento entre la gente que hace posible FutbolSapiens. En el viaje de ida en el autobús comencé a escribir este relato, sin saber en que terminaría, sin siquiera imaginármelo, simplemente brotó porque me sentía como aquellos jugadores a los que solía invadir antes de su debut.

Sentía esa emoción, un nudo de nervios en el estómago, ganas de mostrarme, de aparecer, por fin conocería a esos cuates que admiraba, al grupo de piratas que invadió la red para tratar de cambiar la forma en la que se lee el fútbol. A los precursores de este movimiento que intenta mostrar el lado más noble de este deporte, el que se siente y no se vende.

La cáscara estuvo buena. No apareció ningún crack como era de esperarse. Barak soltó algún improperio producto de la impotencia de estar con el equipo perdedor y cerramos con una convivencia con sabor a hamburguesas, nada mal para el viaje de un provinciano, apenas lo justo para soltar el nervio.

El sol apretó, raro en diciembre en el Distrito Federal, y entonces alguien tuvo la idea que cambió la tarde. "Vamos por unas cervezas". 90 minutos para romper el hielo en el siempre relajante tránsito capital hasta llegar al Salón Corona. Ambientazo, al fluir de la buena vibra, la charla llegó natural.

Fútbol argentino, uruguayo, que si los uniformes de los ochentas eran más bonitos que los de ahora, aquellos cuartos de final donde el Mudo Juárez echó al América en el ’97, el Mundial de Estados Unidos. Otra cerveza. Que si el mítico Venustiano Carranza, el regalo de Andrés D' Alessandro que llegó a mis manos gracias a Wilson Tiago, anécdota sobre Cholita y El Mago, que si el América otra vez, la anécdota de Ángel Fernández narrando bailes, que las tortas del estadio Azul, la sencillez de todos, nuestra responsabilidad como periodistas de no dejar morir ese fútbol, la bienvenida imborrable. Una tarde para enmarcar.

Dejé por primera vez de imaginarme lo que sienten los debutantes para vivir el mío propio. Mi compromiso es con el buen fútbol, con los valores, con la nostalgia. Soy Marco y este es mi debut. Gracias.


Sobre esta noticia

Autor:
Elbuenfutbol (276 noticias)
Fuente:
elbuenfutbol.com
Visitas:
228
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas
Lugares
Empresas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.