Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Cinevertigo escriba una noticia?

MICGénero 2012/II

01/09/2012 09:28 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

image La quinceañera Amy Williams (Katie Jarvis, magnética) no cabe en ningún lado. Sale en estampida de su pequeño departamento ignorando los gritos de su alcohólica madre (Kierston Wareing), le rompe la nariz de un cabezazo a una vecina, al soltar a una yegua se deja perseguir por unos muchachos que la tienen amarrada... El único momento de tranquilidad para Amy es en un departamento abandonado donde, con una grabadora, practica incansablemente los ritmos de hip-hop. Su cuerpo brinca, se deja caer, se tuerce y detiene: en esos momentos la energía de Amy tiene un sentido. Por dicha premisa -la muchachita pobre que encuentra en el baile una razón para vivir- uno podría creer que Fish Tank (Ídem , GB-Holanda, 2009) es una versión femenina y contemporánea de Billy Elliot (Daldry, 2000). Nada de eso. Pese a que el segundo largometraje de la actriz y cineasta inglesa Andrea Arnold (multipremiada ópera prima Red Road /2006, inédita en México; espléndida adaptación Cumbres Borrascosas /2012, presentada en el el FICUNAM 2012) sí es, en efecto, un melodrama de crecimiento femenino, el guión escrito por la propia directora se aleja de todos los convencionalismos genéricos para entregarnos el ambiguo retrato de una dura jovencita que no da ni pide tregua. Amy vive en Essex, sin padre a la vista, descuidada por la madre, expulsada de la escuela y aislada. Su alienación termina cuando su mamá lleva a la casa a su nuevo novio, Connor (Michael Fassbender), un atractivo hombre con un natural instinto paternal. Y, también, un natural instinto sexual. Lo que uno espera sucede, pero no exactamente como uno lo esperaba. Los personajes actúan como seres humanos complejos, con virtudes y dobleces. Ninguno es inocente, pero ninguno es un monstruo. Son capaces de lo peor, pero no carecen de conciencia. La puesta en imágenes de Arnold, a través de la cámara en mano de Robbie Ryan, siempre está en movimiento, siguiendo a Amy. Por lo mismo, es obvio que Fish Tank no puede tener un desenlace convencional: la vida de Amy sigue, aunque nosotros ya no la sigamos. Fish Tank se exhibe hoy sábado 1 de septiembre en el Centro Cultural Universitario a las 12 horas.

Sobre esta noticia

Autor:
Cinevertigo (1097 noticias)
Fuente:
cinevertigo.blogspot.com
Visitas:
575
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.