Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Cronicasrevista escriba una noticia?

Michoacán: La impostura que Reyna/Hugo Rangel Vargas

30/07/2013 04:29 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

image

Hugo Rangel Vargas

El camaleónico arte de la impostura ha sido ejercitado por muchos maestros de ésta a lo largo de la historia y sus efectos han quedado de manifiesto en muchos sentidos. Por ejemplo, los estudiosos de las grandes falsificaciones han demostrado la ilegitimidad de la famosísima Carta del Preste Juan, misma que hablaba de un bellísimo reino en el oriente y que sin embargo fue la inspiración de los viajes de Marco Polo y de muchos marinos portugueses en la Edad Media y el mundo moderno. De manera más reciente, se ha evidenciado la falsedad de la existencia de armas de destrucción masiva que fueron el pretexto para la invasión de Estados Unidos a Irak. Pero la potencia de un secreto simulado se encuentra en su vacio: mientras más vano y hueco es, mucho mayor es la dificultad de develarlo.

Las tierras michoacanas y su clase política han sido el escenario y los protagonistas de una historia reciente de imposturas. El 23 de abril del presente año, la licencia del Gobernador Constitucional del Estado derivó en la designación de Jesús Reyna como Gobernador Interino. Esta decisión, no exenta de cuestionamientos jurídicos en su momento; representa una emulación democrática que suplanta, a pesar de los argumentos leguleyos, la voluntad ciudadana expresada en las urnas.

Los ejercicios camaleónicos continuaron su reproducción y llevaron a la ratificación del interinato el pasado 22 de julio, y como virus que viaja por el viento y se inocula en distintos seres, la simulación infectó también a quienes parecían ser los detractores mediáticos de la posibilidad de esta decisión. Pero es sabido que las transformaciones que el camaleón puede adquirir van desde el negro al verde tierno, y que solo el blanco, color de la inocencia, le está vedado adoptar; por lo que no resulta extraño que esta impostura sincronizada haya tenido como telón de fondo la obscuridad y el misterio, sustancias que dan forma al poder inundado de vacío.

Pero la impostura ha llegado al exceso de la necedad reflejada en la negación de la realidad y la transmutación de ella en realidades paralelas. Existen dos estados de Michoacán: el de los discursos armónicos y triunfantes de la clase política, y el del baño de sangre inocultable a pesar del control de daños mediático.

Muestra de ello es que después del operativo militar de las fuerzas federales en Michoacán en mayo pasado, el gobierno de Jesús Reyna declaró incesantemente que el estado estaba en paz y que la normalidad había llegado a regiones como la tierra caliente. Pero el vacio de esta retórica ha venido siendo develado al paso del tiempo, dejando en claro que el despliegue militar fue otra impostura más presentada como una supuesta estrategia; de la cual por cierto no se han dado a conocer resultados concretos, ni medidas de acompañamiento en materia económica y social.

No obstante la confusión de las fronteras entre la realidad simulada en discursos y las circunstancias materiales que laceran a la sociedad michoacana cotidianamente; la indignación parece coexistir también en estos mismos niveles: al interior de la clase política formando parte de la conjura misma de la impostación, ya que sin "critica" es imposible fingir; y en la sociedad michoacana en su conjunto, manifestándose con tintes de indiferencia e incluso de extravío de la capacidad de asombro.

Pero mientras la impostura palaciega del poder en Michoacán permanece elucubrando distintas maneras de mimetizar la realidad, hay quienes hacen cálculos políticos futuristas desde la oposición, como sí las complicidades fingidas derivaran en una mayor factibilidad para sus apuestas electorales posteriores.

A propósito de esto último, el fenomenologista de lo falso, Simone Simonini (personaje de la novela El Cementerio de Praga) bien podría traer a colación una parte de su diario: "Mirad, en cada ministerio, en cada palacio de gobierno siempre hay un topo, un sous – marin, que deja salir noticias. Normalmente, se lo deja vivir para que se filtren a través suyo noticias falsas que el ministerio tiene interés de difundir..."


Sobre esta noticia

Autor:
Cronicasrevista (4993 noticias)
Fuente:
grupocronicasrevista.org
Visitas:
290
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.