Globedia.com

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Pensativo escriba una noticia?

El milagro del hijo de la viuda de Sarepta

04/11/2009 10:31

3 Uno de los más bellos sucesos del antiguo testamento, es la historia de la viuda de Sarepta. El hambre, la desolación y la muerte estaban a los pies de esta viuda, que ve transformar su vida por la mano milagrosa de Dios

3

Vivía en Sarepta, una región situada en Sidón, y rodeada por ciudades como Tiro, Damasco, Siria, Amon y Palestina. La historia se desarrolla en el antiguo testamento. Aquella viuda recibiría a un hombre enviado por Dios, que le demostraría cuan grande era su poder. En aquellos tiempos la idolatría hacia dioses como Baal y Aserá era común en aquellas tierras, especialmente en Israel, gobernada por Acab, y Dios le había retirado su ayuda por idolatras, convirtiendo toda esa región en tierras áridas, puesto que no había llovido durante años. La viuda recogía leña cuando un hombre la llamo y le dijo; por favor, tráeme una vasija con un poco de agua para beber. La viuda hizo lo que el hombre le pidió, pero mientras lo hacia volvió a llamarla para pedirle también un pedazo de pan, porque tenia hambre. Ella le dijo; ¡vive el Señor, tu Dios, que no tengo nada de pan cocido; solo me queda un puñado de harina en una vasija y un poco de aceite en una jarra! Precisamente estaba recogiendo un poco de leña para preparar algo para mi hijo y para mí; lo comeremos y luego moriremos.

El hombre le dijo; no temas, ve a casa y haz lo que has dicho, pero antes hazme a mí una pequeña porción de pan y tráemela. Para ti y para tu hijo la harás después. Porque así dice el Señor, Dios de Israel; no faltara harina en la vasija ni aceite en la jarra hasta el día en que el señor haga caer la lluvia sobre la tierra. La viuda fue e hizo lo que ese hombre le había pedido, y tuvieron comida para él, para ella y para toda su familia durante mucho tiempo. No faltó harina en la vasija ni aceite en la jarra, según la palabra que el Señor pronunció por medio de este hombre, llamado Elías. Poco tiempo después se enfermo el hijo de aquella viuda, y tan grave se puso que finalmente murió. La viuda le reclamo a Elías diciéndole ¿Qué tienes contra mi, hombre de Dios? ¿Has venido a mi casa para recordarme mis pecados y dar muerte a mi hijo? Elías le contesto; Dame a tu hijo. Y arrebatándoselo del regazo, lo llevó al cuarto de arriba, donde estaba alojado, y lo acostó en su propia cama. Entonces Elías clamo al Señor; Mi Dios, ¿también a esta viuda, que me ha dado alojamiento, la haces sufrir matándole a su hijo? Elías se tendió sobre el muchacho tres veces y clamo al Señor; ¡Mi Dios, devuélvele la vida a este muchacho! El Señor escuchó el clamor de Elías y el muchacho volvió a la vida. Elías tomo al muchacho y lo llevo de su cuarto a la planta baja. Se lo entregó a su madre y le dijo; ¡tu hijo vive! ¡Aquí lo tienes! Entonces la viuda le dijo a Elías; ahora se que eres un hombre de Dios, y que lo que sale de tu boca es realmente la palabra del Señor.

Elías resucitó al hijo de la viuda, quien dijo; ahora se que eres un hombre de Dios

Elías fue uno de los grandes profetas del antiguo testamento. Era oriundo de Tishbé, en la región de Galaad, al oriente del río Jordán. En los tiempos de este profeta, el pueblo Hebreo que habitaba en el reino de Israel, comenzó a apartarse de la fe y a venerar a los dioses paganos como Baal y Aserá. El profeta Elías fue enviado por Dios para prevenir a Acab, el Gobernante, de que habría una gran sequía provocado por su idolatría. Pero el rey Acab no le creé y decide matarlo; Dios previene a Elías y lo envía a esconderse a un lugar llamado Querit, un arroyo situado al este del río Jordán. Dios le había dicho a Elías que le enviaría comida con los cuervos y que agua no le faltaría en este arroyo. Tiempo después el arroyo se seco. Dios le dice a Elías; Ve ahora a Sarepta de Sidón y permanece allí. A una viuda de ese lugar le he ordenado darte de comer. Pero la viuda era una mujer muy pobre, puesto que no tenía para comer más que un puñado de harina y aceite. Elías pudo haber reclamado y decir; Dios ¿Por qué no me enviste con un hombre rico? Esta mujer era pobre ¿Cómo iba a alimentarlo? Dios tenía sin duda un gran plan y Elías decide llevarlo a cabo sin objeciones. La viuda por su lado hace lo mismo y obedece lo que Elías le pide. La Biblia dice; y tal como la palabra del Señor lo había anunciado por medio de Elías, no se agotó la harina de la tinaja ni se acabo el aceite del jarro. Tuvieron comida para el, para ella y para su hijo durante mucho tiempo. El plan de Dios no terminaba para la viuda dándole sustento a Elías. La historia cuenta que su hijo murió y que la viuda, en su desesperación, culpa a Elías de su muerte. De antemano Dios sabia que el hijo de la viuda iba a morir. Lo que la viuda no sabia es que Elías estaría con ella para realizar uno de los más bellos milagros del antiguo testamento. La resurrección de su hijo.

Elías es considerado un gran profeta. Muchos creyeron que Juan el Bautista fue el Elías que vino al mundo a preparar el camino de Jesucristo. Malaquias lo anunció; He aquí, dice el Señor, yo envío mi mensajero, el cual preparara el camino delante de mí. Y también dice; mirad, yo os envío al profeta Elías, antes de que venga el grande y temible día del Señor. El convertirá el corazón de los padres a los hijos y el corazón de los hijos a los padres. No sea que yo venga y hiera la tierra con maldición. La historia del milagro del hijo de la viuda de Sarepta, nos da una gran lección; confiar ciegamente en Dios, tal y como Elías lo hizo. Elías depositó toda su confianza en Dios y sabia que le concedería lo que le había prometido. Y Dios cumplió sus promesas.

Era una mujer pobre que no tenia para comer. ¿como iba a sustentar a Elias?

Comentarios

×
¿Desea borrar este comentario?
Borrar
2
+ -
Responder

Usuario anónimo (04/11/2009)

Muy interesante y edificante, nos hemos olvidado de ayudar desinteresante a los demás y esta mujer nos recuerda que cuando se obedece a Dios, Siempre estará con nosotros. Felicidades por esta nota.

0
+ -
Responder

Pensativo (04/11/2009)

También es edificante leer comentarios de que la noticia gusta. Muchas gracias y hasta luego.

0
+ -
Responder

Usuario anónimo (05/05/2010)

Me he estado preparando porque tengo que representar el personaje de la viudad de sarepta... Gracias por su valiosa informacion... Recordemos siempre confiar en el Senor y en sus promesas... No en las circunstancias que nos rodean que muchas veces nos desenfocan del plan que Dios ya tiene trazado para nosotros sus hijos... Dios les Bendiga!