Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Cultura escriba una noticia?

"Molino de imágenes", más de medio kilómetro de arte y tecnología

09/07/2009 02:43 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

La noche cae y las luces del viejo puerto de Québec se apagan, mientras miles de personas distribuidas a lo largo de poco más de medio kilómetro observan atentas como un gran edificio de molienda de cereales se transforma en la pantalla más grande del mundo para proyectar el espectáculo "Le Moulin a images" (Image Mill o Molino de Imágenes), un trabajo multimedia que da cuenta de lo que puede ser el binomio arte y tecnología. Realizado por Robert Lepage y Ex Machina, el proyecto fue preparado inicialmente con motivo del 400 aniversario de fundación de esta ciudad, que se celebró en 2008, por eso el guión temático está basado en la historia local, no obstante, el éxito de esta producción de cerca de ocho millones de dólares canadienses ha hecho que se decida mantenerla como punto de atracción turística por los próximo cinco años. Mario Brien, director de producción artística, explicó que para darle vigencia, la edición 2009, que se estrenó hace unos días y que de julio a septiembre ofrecerá un total de 57 funciones, ha sido modificada en un 20 o 25 por ciento, de esta manera se ha actualizado con nuevos materiales que llegaron a sus manos tras su proyección inicial y se le despojó del toque de los 400 años que ya han pasado. Durante un recorrido detrás de cámaras para medios mexicanos, el creador, quien cuenta con trayectoria en México al lado de compañías como Human steps o Carbono 14, resaltó que se trata no sólo de un montón de imágenes, sino de una representación escénica plenamente emocional, poesía visual y auditiva que muestra cómo se puede conjugar el binomio del arte y los más modernos avances tecnológicos. Un total de 200 altavoces colocados al lado de las luminarias públicas comienzan entonces a emitir todo tipo de sonidos, es hora de comenzar; luces multicolores permiten ver a la distancia cómo desaparecen los cilindros de molienda, con sus formas curvas, para dar paso a una superficie multidimensional que poco a poco se unifica y comienza a dar vida al espectáculo. Dividido en cuatro secciones que guían al espectador a través de los cuatro elementos de la naturaleza (agua, tierra, fuego y aire) comienzan a desfilar una sucesión de imágenes que van desde la constelación de Piscis y la estrellada via láctea, hasta los primeros pobladores, representados con dibujo, gráfica y recreaciones, en lo que se denomina el camino del agua. Sigue "Molino de imágenes". dos. agua. Con una resolución de uno 40 millones de pixeles, la imagen cobra una nitidez impresionante que se conjuga con la sucesión, sincronía y pertinencia de lo que se mira y muestra la evolución de los quebequenses, desde la época en que se dedican a la caza, la pesca y la recolección, hasta nuestros días, con sus vaivenes y su inmersión a las nuevas tecnologías. Las imágenes fundacionales se distribuyen ahora a partir de las cuatro estaciones del año, con sus representaciones icónicas, como lo son la nieve, el alce y sus raíces indianas, acompañadas por sonidos de la naturaleza. El siguiente apartado es el camino a la tierra, donde pueden verse representaciones religiosas de diversa índole, la construcción de lo que es el primer asentamiento francés en América, la flor de liz que los caracteriza y sus luchas internas. El camino al fuego trae consigo la modificación de las ciudades, la llegada de los británicos, el choque cultural, esa especie de mestizaje que los ha llevado a dividirse en francófonos y anglos; personajes célebres locales, la llegada del tren de vapor, inventos como la fotografía y la llegada de la Primera Guerra Mundial. El último camino es al aire, con su magia etérea, la llegada de la radio, los grandes edificios, el automóvil, la industria cervecera, la Segunda Guerra Mundial, el desarrollo de la ciencia, la tecnología y las humanidades; la Universidad Lavall, un icono educativo de esta ciudad, los avances médicos, la prevalencia de los grandes espectáculos, la televisión, el Internet y el láser. La modernidad, los video juegos y el celular se mezclan con el grafiti, los fuegos artificiales y los eventos masivos en un recuento completo, lleno de poesía visual, de remembranzas locales impregnadas de historia pero también de recuerdo colectivo. Las imágenes van desapareciendo de la pantalla que poco a poco regresa a ser el viejo edificio de enormes cilindros de concreto, el azoro de la gente tarda en disiparse y es hasta que se encienden las luces del puerto que se escuchan algunos aplausos y el movimiento de gente que regresa a la realidad luego de esta aventura onírica que deslumbra por sus dimensiones pero también por su arte y su ejecución. En este trabajo, detalló Brien, se emplearon unos tres años de intensa actividad, de un equipo de unas 150 personas, de las cuales sólo 15 son ejecutoras finales, distribuidas en diversas cabinas instaladas en la Marina de la laguna Louise, parte del río San Lorenzo, donde se ubica un mundo de planos, computadoras, cables, monitores, pero sobre todo, de sueños que durante las funciones se vuelven colectivos. Sigue "Molino de imágenes". tres. colectivos. Las proyecciones son hechas en la más alta tecnología, con dos proyectores principales de 20 mil lumens, a partir de enlaces vía Internet y a través de fibra óptica; apoyados además por el soporte de una empresa de videojuegos y el Instituto Nacional de Optica, que les provee de los efectos láser que se distribuyen sobre más de 600 metros de largo por 33 de alto, equivalentes a la superficie de unas 25 pantallas IMAX. "Le Moulin a images" (Image mill o Molino de imágenes), creado por Robert Lepage y Ex Machina, puede ser apreciado de manera gratuita desde diversos puntos de la ciudad, dadas las dimensiones de la imagen; pero también puede ser seguido por radio (97.5 FM), y en el mejor de los casos, gracias a una reservación de 15 dólares, con asiento incluido, en las inmediaciones de la laguna, donde las panorámicas de postal añaden un atractivo más a la exhibición. Las funciones, que duran unos 40 minutos, son de miércoles a domingo en diferentes horarios, desde julio y hasta septiembre, y buscan si no atraer por sí mismas turismo a la zona, sí propiciar que se alargue la estancia de los visitantes, que en esta ciudad pueden encontrar infinidad de atracciones, tanto naturales como histórica, arquitectónicas, artísticas y culturales.


Sobre esta noticia

Autor:
Cultura (17131 noticias)
Visitas:
156
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.